Estruendos en Navidad: Reporte por las comunas del Sur de Punilla

Opinión 25/12/2016
Por Griselda Gómez (*)

En esta noche navideña vale recordar los compromisos con la flora y con la fauna, especies en extinción por la desidia humana. Las comunas del Sur de Punilla, sus habitantes, en su mayoría respetaron el compromiso de no vulnerar con estruendos, ni fuegos de artificio la geografía lugareña.
Sin embargo, el cielo se pintó de amarillo en el este de las comunas, fueron estampidos alzados hacia el cielo de la Villa Carlos Paz, y algunos otros del municipio San Antonio de Arredondo. Aislados, pero ciertos. Fuegos dispersos en los nidos de los árboles y en los huecos donde aovan los peces del río.
Los impunes siguen de bombas estériles, mientras muchos apuestan a la naturaleza presente. La naturaleza no tiene partido, es del pueblo que la cuida y del estado que la compromete.
La ley será pareja el día en que todos los seres vivos del planeta puedan disfrutar la oportuna equidad. Será un cielo repleto de ráfagas en artificios, será entre la luna y la montaña, será entre ola y arena. Será la carne del pez, de la res, de cigota, de higuera, de manzano verde, de talas caídos por espinas.
Cada tanto un estruendo en las comunas del Sur de Punilla, cada tanto alguien cercano siente lo mismo, por los nidos del arriba y las cuevas del abajo.
Denunciarlo no es una acción partidaria es un hecho político.

(*) Escritora y periodista.

Te puede interesar