Crisis en Carrefour: ajuste y revés al modelo económico del Gobierno

País 16/04/2018 Por
La multinacional francesa, que representa el 24% de los supermercados en el país, acusa las consecuencias de una caída del consumo del 7% en dos años.
tapa
Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Por: Facundo Piai - Especial para La Nueva Mañana

A pocas semanas del anuncio de la reducción de la pobreza y de la eventual remontada de la actividad, el balance crítico hecho por Carrefour fue una cachetada a las intenciones de Cambiemos de hacer creer que su modelo económico estaba dando buenos frutos. Contrariamente, la situación declarada por la multinacional francesa pone en evidencia el deterioro del consumo desde que Mauricio Macri es Presidente. Rami Baitieh, el CEO que la multi francesa designó para Argentina, visibilizó la caída del consumo en el mercado interno como el principal factor que afecta a la estrategia comercial de la empresa en el país.

La semana pasada el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, avaló el pedido del gigante del comercio minorista y activó el Procedimiento Preventivo de Crisis. Tal procedimiento, reglamentado por la ley Nacional de Empleo n° 24.013, se desarrolla cuando “por razones de fuerza mayor, causas económicas o tecnológicas”, se ven afectados más del 5% de las fuentes laborales en empresas de más de 1000 trabajadores. De lo anterior se desprende que Carrefour pretende reducir su personal en, al menos, un 5% por ciento. Este mecanismo también les permite a compañías que atraviesan situaciones adversas reducir en un 50% la indemnización de los trabajadores despedidos (este punto está sujeto a la negociación con el sindicato). En efecto, se esperan días de intensas negociaciones (desde el 9 de abril, día en que el Ministerio de Trabajo convocó a las partes, contando con diez días para resolver la crisis, tal cual lo estipula la ley en su artículo 101).

Dujovne
Nicolás Dujovne, Ministro de Hacienda

Condiciones económicas “desfavorales” en Argentina

De este modo, las autoridades de la empresa francesa comunicaron en un informe que las operaciones en la Argentina no son sustentables, que si bien tuvieron una buena performance en Brasil, registraron pérdidas operativas aquí debido a un “consumo débil” vinculado a condiciones económicas “desfavorables”. La situación descripta por la compañía es verosímil si tenemos en cuenta los datos de la consultora Focus Market sobre la caída del consumo. Las estimaciones de la consultora se hacen analizando los tickets de venta de supermercados, y concluye que durante el año 2016 el consumo en autoservicios cayó 4,5%, mientras que durante el año pasado continuó a la baja, cerrando el año en una merma de 3,1%. En solo dos años de gestión, el consumo presenta una caída acumulada de más del 7% en comparación con el 2015.

Sin embargo, la reestructuración de Carrefour no es un fenómeno solo local, que responda únicamente al desempeño de la economía argentina. Por el contrario, la compañía está redefiniendo su estrategia de comercialización en todo el mundo en busca de maximizar sus ganancias. La tendencia dicta que en la mayoría de los países las empresas dedicadas al comercio minorista abandonan las grandes superficies y adoptan otras estrategias de comercialización más modernas basadas en el comercio online, con pocos empleados y mucha productividad.

El balance crítico hecho por Carrefour fue una cachetada a las intenciones de Cambiemos de hacer creer que su modelo económico estaba dando buenos frutos.

El portal francés Mirador (Observatoire Critique des Multinationales) afirma en una profunda investigación que el grupo se propone ahorrar cerca de 2.000 millones de euros “de aquí al 2020”. Para lo cual planea invertir en comercio utilizando plataformas web, puesto que “los costes fijos son menos importantes y los márgenes elevados”. Este plan de transformación hace que peligren “más de 10.000 puestos de trabajo” vinculados a Carrefour en todo el mundo. Una estrategia que el grupo viene desarrollando desde hace algunas décadas, que pasó de tener 495.287 trabajadores en 2008 a 364.969 en 2012. El mismo sitio sostiene que la reestructuración se profundizó con la designación de Alexandre Bompard (ex asesor del ministro de trabajo francés) en la mesa ejecutiva, quien se encargó de que se ejecute el nuevo programa en todas las sucursales, inclusive en Francia. Carrefour es el principal empleador privado en el país galo, en donde el plan de transformación implica la suspensión de más de dos mil empleados.

Un plan a futuro con menos empleados

El plan de “racionalización”, como lo llama el CEO, consiste en reducir el personal, aumentar la productividad (encararán el mismo volumen de negocio con menos personal); achicar las superficies comerciales; aplicar mecanismos de automatización y nueva logística para reducir las tareas; desarrollar el comercio online; el desarrollo de locales pequeños de barrio bajo la expansión de la marca mediante franquicias que no pertenecen directamente a Carrefour (aquí se conocen como Carrefour Express), en donde los empleados tienen peores condiciones de trabajo que en los hipermercados, para lo cual necesitan modificar los convenios colectivos para garantizar una maximización de la ganancia sobre el aumento de la tasa de explotación.

En Bélgica, la reducción del personal para maximizar las ganancias generó 8 mil pérdidas de fuentes de trabajo en el lapso de ocho años, luego de que la compañía haya implementado dos “rescates” como los que proponen implementar en Argentina. Por su parte, Myriam Delmée, vicepresidenta de SETCa (sindicatos de empleados y gerentes de Bélgica, a cargo del sector comercial), dijo que “estamos en la misma situación que cuando ocurrió la última restructuración en 2010. Los trabajadores han hecho esfuerzos, arrimaron el hombro para lo que se presentaba como un plan de rescate y esta es la situación hoy en día”, en relación a la segunda ola de despidos masivos.

Durante el año 2016 el consumo en autoservicios cayó 4,5%, mientras que durante el año pasado continuó a la baja, cerrando el año con una merma de 3,1%.

Desde hace tiempo que la facturación de Carrefour se diversifica entre la distribución y comercialización de alimentos y el mundo bursátil. De hecho, las familias Defforey y Fournier, quienes montaron la gran red de cadenas de hipermercados en la década del sesenta, luego de fusiones comerciales y asociación con distintos grupos financieros de accionistas, perdieron total relevancia en el organigrama de esta sociedad anónima, en donde los empresarios fueron reemplazados por los hombres de negocios ligados al mundo de la especulación bursátil. Tal es así que el informe Offshore Leaks vincula al Grupo Carrefour SA con cuentas en paraísos fiscales.

Carrefour representa el 24% de los supermercados del país

Un informe sobre el sector supermercadista publicado por la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios (Faecys) informa que con 590 bocas de expendio, Carrefour es la segunda firma con mayor cantidad, representando el 24% de los supermercados de la Argentina. Entre el año 2010 y 2016 aumentó sus bocas en un 195%. Este crecimiento está motorizado por los establecimientos pequeños (Carrefour Express) que representan más de la mitad de los establecimientos que la firma tiene en el país, puesto que estos súper abren mediante el esquema de franquicias y no implican mayores riesgos para Carrefour. En el año 2016 presentaba una facturación anual de más de 22 mil millones de dólares, siendo la segunda firma de mayor recaudación en el país.

En Córdoba, 17 establecimientos con más de 600 empleados

En Córdoba se estima que son más de 600 los empleados que dependen del segundo distribuidor de alimentos del mundo que se desempeñan en 17 establecimientos (15 en la ciudad de Córdoba, una en Río Cuarto y otra en Carlos Paz). De acuerdo a la reestructuración de la firma, es probable que los empleos que se pierdan sean de grandes superficies, particularmente de los hipermercados, generando un disciplinamiento en todos los trabajadores del sector.

En Bélgica, para maximizar sus ganancias, Carrefour expulsó a 8.000 empleados en el lapso de ocho años, luego de que la compañía implementara dos “rescates” como los que proponen realizar en Argentina.

La difícil situación que atraviesan los trabajadores de la compañía francesa se debe a la caída del consumo como consecuencia de las políticas económicas del macrismo que afectan al poder adquisitivo del salario y perjudican al mercado interno. No obstante, esta realidad es tomada por la empresa solo como justificativo para poder implementar su plan de restructuración, aprovechando la debilidad de Cambiemos por atender a los intereses de las multinacionales en detrimento de los trabajadores. Pero también es consecuencia de tener un mercado minorista concentrado en manos extranjeras. La firma chilena Cencosud, la francesa Carrefour, la española Día % y la norteamericana Walmart, representan poco más del 70% de la facturación total del sector supermercadista, de acuerdo a investigaciones del año 2016. Esto implica que las estrategias de comercialización y negocio de estas firmas se tomen afuera del país, priorizando una maximización de ganancias a como dé lugar.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar