Obama en el último tramo de su mandato: ni pato rengo, ni paloma

Mundo 25/09/2016
Tras su última participación en la Asamblea General de la ONU como presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien llegara hace 8 años al Salón Oval con un halo de esperanza, deja tras de sí un largo sendero de expectativas incumplidas y contradicciones.

Durante su discurso en la 71.ª Asamblea General de la ONU, el presidente estadounidense Barack Obama, tuvo la oportunidad de dejar abierta una puerta a la esperanza que supuso su llegada a la Casa Blanca, sin embargo pudo más el enfrentamiento dialéctico contra Moscú, por lo que una buena parte de su participación fue dedicada a fogonear una lucha sorda contra Rusia y su apoyo al gobierno sirio o el debilitamiento de Ucrania.

Nada dijo de la crisis que atraviesa el mundo por las guerras y conflictos, en muchos casos apoyados por su gobierno,  y las dificultades que significan para la primera economía del mundo el corrimiento del eje económico mundial del Atlántico Norte a la cuenca Asia-Pacífico, y las dificultades de sus principales socios y clientes comerciales en la compleja Europa.

Rusia, China e India son un nudo complejo y aún inabarcable para Washington. Pero la economía mundial seguramente seguirá inclinándose en esa dirección.

Mientras tanto, tras 8 años de gobierno, el premio Nobel de la Paz, Barack Obama, deja tras de sí el desastre perpetrado en Libia, con cierta anuencia de su gobierno; Afganistán aún sin solución; Pakistán enemistado, Irak desmembrado y un liderazgo Saudí preocupante en Medio Oriente, apoyando grupos yihadistas que siembran el terror en la región y el mundo.

Buenas y malas

Entre las expectativas que generó su llegada al gobierno, el primer presidente negro de Estados Unidos deja muchos flancos para analizar:

Guantánamo: Lo que fue mencionado como un tema moral para Obama, aún sigue siendo una vergüenza internacional para la mayor democracia global.

Control de armas: A pesar de las numerosas propuestas de su gobierno, jamás logró resolver políticamente un tema que mantiene a su país en las tapas de los medios del mundo cada vez que ocurre una masacre por la falta de control sobre la posesión de armas por parte de los ciudadanos.

Fuerzas Armadas: Los principales programas de defensa alcanzan cifras siderales sin mostrar la efectividad que prometen y sus sistemas de armas en servicio han perdido capacidades.

Acercamiento a Cuba: Tal vez sea uno de los pasos más importantes dados durante su gobierno, pero aún falta mucho camino por recorrer.

Obamacare: La Ley de Cuidados de Salud Asequibles fue su mayor logro a nivel social, a pesar del costo político que debió pagar.

Guerra en Siria: Tal vez su mayor error político. Hace pocos días luego de acordar un proceso de paz con Rusia, para solucionar el problema del terrorismo islámico, sus fuerzas armadas atacaron en cuatro oportunidades al ejército sirio, dando por tierra los avances alcanzados y poniendo en tela de juicio el verdadero interés de Estados Unidos en el conflicto. El apoyo militar a “rebeldes moderados” es un fracaso que alimenta a las fuerzas del ISIS.

Cambio climático: el tema avanza lentamente y el principal objetivo parece ser penalizar a países en vías de desarrollo, más que en resolver el problema puertas adentro.

Finalmente, el problema de la inmigración no tuvo solución alguna a pesar de sus discursos, por el contrario, la situación empeoró notablemente.

En la economía, durante el comienzo de su gobierno debió enfrentar una de las peores crisis económicas y logró trasladar buena parte de ella a otras regiones del globo, sin embargo la deuda de la mayor economía del mundo es cercana a los 20 billones de dólares, según The Washington Times.

 

Te puede interesar