Se cumplen 45 años de una fecha memorable para Cortázar y El Gráfico

Deportes 07/04/2018 Por
El 7 de abril de 1973 Julio Cortázar acepta la invitación de la mítica revista y asiste después de 22 años al Luna Park, el templo del box argentino.
5a847aa359259_1200x0
- Archivo de El Gráfico

Hay noches que aunque parezcan habituales, quedan en la historia. Y la del 7 de abril de 1973 es una de ellas. Esa fecha está enmarcada en el periodismo gráfico argentino.

Es que esa noche,  Julio Cortázar aceptó la invitación de la mítica revista El Gráfico y asistió después de 22 años al Luna Park, el templo del box argentino.

Fue invitado para escribir la crónica de la pelea en que el campeón argentino de los mediano junior Miguel Angel Castellini venció por puntos a Doc Holliday.

Recientemente, tras el cierre de la histórica publicación, se buscó en el archivo de aquella gloriosa redacción y se publicó nuevamente, aunque en la web, el texto que supo publicar el célebre escritor.

Lo compartimos:

Un triunfo con algunas nubes

“Como es lógico, el público fue a ver ganar a Castellini. Como también es lógico, Castellini ganó. La única cosa ausente en tanta lógica fue lo que justifica y da su auténtica belleza al deporte: la alegría. A la victoria del argentino le faltó todo, salvo la fuerza del punch, y ni siquiera éste pudo definir una situación que por lo menos dos veces se volvió crítica para Doc Holliday. Fue una victoria chata, sin nada que permitiera festejarla como se esperaba. Frente a Castellini hubo un hombre que en buena ley deportiva merecía los aplausos que tan sin ganas cosechó el vencedor. Pero Doc Holliday fue además otra cosa: el símbolo amenazante del futuro. Si Castellini no aprende todo lo que le falta aprender, de nada le valdrán las interminables instrucciones que le gritaba Ringo Bonavena. En la actualidad no faltan los Doc Holliday a la espera de su hora y algunos, además de la alegre y clara técnica yanqui, tienen punch. Cualquiera de ellos puede malograr la carrera de Castellini si éste no se decide a convertir la potencia física en ese mecanismo más complejo y eficaz que define a los grandes boxeadores, y que da a sus victorias el esplendor que tanto faltó anoche”.

Por Julio Cortázar (1973).

Te puede interesar