Domingo Benso: “Lo que el Estado hace con las cooperativas es un despropósito”

Córdoba 03/04/2018 Por
El referente del movimiento cooperativo del interior del país, advierte sobre avances del Estado sobre las entidades de la economía solidaria.
Benso01-gestarsalud
- Gentileza: Gestarsalud

chapa_ed_impresa_01

Con más de 30 años de ardua labor en el movimiento cooperativo y mutual, Domingo Benso no se priva de opinar sobre la realidad y las consecuencias de acciones gubernamentales que afectan el presente y el futuro de esas entidades.

“Considero que la política de este gobierno es no apoyar al movimiento cooperativo y mutualista. Por ejemplo, en el caso de las mutuales, intentando aplicar el Impuesto a las Ganancias pero esto fue rechazado por el Congreso de la Nación. No tienen dimensión de lo que son las mutuales en el interior del país, especialmente en nuestra provincia, en la provincia de Santa Fe. Sacarle dinero a través del Impuesto a las Ganancias cuando las mutuales sostienen toda la actividad deportiva, colaboran con las escuelas, colaboran con un montón de instituciones, es una canallada”, sostuvo el dirigente que ocupa la gerencia en el Grupo Cooperativo Mutual Devoto.

En Córdoba están en la escena las cooperativas de servicios públicos por la cuestión tarifaria, pero en Buenos Aires se les aplica el Impuesto a los Ingresos Brutos y la Nación intentó extender el Impuesto a las Ganancias pero el Congreso lo frenó. Estos hechos ponen en evidencia una coyuntura complicada para el desarrollo del movimiento cooperativo en el país.

El Grupo Cooperativo Mutual Devoto

Luego de una crisis institucional en el municipio, se inició un proceso que derivó hacia principios de los ’80 en la conformación de la Cooperativa de Servicios Públicos que logró impulsar la telefonía y la llegada del agua potable a la localidad de Devoto, ubicada a 190 kilómetros al este de la ciudad de Córdoba. El apoyo de los vecinos permitió revertir una situación de atraso y poco a poco se fueron logrando metas.

El Grupo Cooperativo Mutual Devoto da trabajo a más de 500 personas de forma directa y genera un movimiento económico que derrama hacia una localidad de alrededor de 6 mil habitantes. De las unidades productivas desarrolladas en el último tiempo se logró exportar diferentes productos elaborados dentro del Grupo.

Una “grieta” inesperada

“El Estado no llega a nuestros pueblos. Si no lo hacemos nosotros mismos, no nos llega”, reitera Benso con énfasis. Es que la situación que se generó en la provincia de Córdoba con la determinación de intervenir sobre la facturación de servicios que prestan las cooperativas generó rispidez entre los asociados y las autoridades de esas organizaciones, dejando de lado el eje real de la discusión que es el costo de la energía eléctrica que se vende a localidades del interior de la provincia.

Benso cuestionó que el tema tome trascendencia en este momento, “sabiendo que las cooperativas son intermediarias del Estado y que lo vienen haciendo desde hace 60 años que estamos así”.

“Hagamos un programa para los próximos años para que las cooperativas adecuen su actividad a esta nueva política del Estado pero aumentan tanto en un año que ponen al asociado que es el dueño de la prestación del servicio en contra de las autoridades como si fuera que el presidente, el tesorero y el secretario de la cooperativa tuvieran culpa del aumento que está poniendo Epec. Entonces creo que la responsabilidad total de lo que está pasando en esta que yo llamaría agresión es responsabilidad del Estado”, indicó.

Una jugada peligrosa

“El Estado evidentemente tiene una actitud, no fomenta el cooperativismo. Yo aseguro que las cooperativas eléctricas de cada uno de nuestros pueblos es cierto que en la factura está la televisión por cable pero, si no lo pone la cooperativa ¿quién lo pone? Lo que el Estado hace con las cooperativas es un despropósito”, expresó apuntando a la resolución del Ersep que generó una inusitada reacción en el interior de la provincia y derivó en la gran movilización de cooperativistas de días atrás.

El contexto de las relaciones entre los distintos niveles del Estado y la política que se aplica sobre las tarifas de los servicios puso en evidencia el rol que desempeñan las cooperativas, cubriendo falencias del propio Estado desde hace mucho tiempo. Sin embargo, la virulencia que tomó la discusión puso una luz amarilla sobre las relaciones entre los actores de las entidades cooperativas y sus asociados.

“Esto en algún momento se va a tener que reacomodar y volveremos a sentarnos a una mesa y ver. Si los cooperativistas estamos haciendo cosas mal, corrijámoslas. Ahora no destruyamos el sistema porque el sistema es fenomenal en cualquier lugar del mundo. El cooperativismo no es un invento argentino. Las cooperativas son grandes en todo el mundo. Si lo queremos destruir, vamos por mal camino”, alertó.

Modelo vigente

“Vivimos postergados y lo que tenemos es gracias a las cooperativas de servicios públicos, las entidades mutuales. El sistema es fenomenal y va a seguir existiendo y prestando servicios y mejorando la calidad de vida de la gente”, reflexionó.

Para el experimentado dirigente, “la garantía de continuidad de la cooperativa es la confianza a partir de participación democrática y fundamentalmente transparencia.

Y si entendemos que debemos dar el ejemplo, si no entendemos que primero está el asociado antes que nosotros, a los que nos tocó ser consejero”.

“El modelo cooperativo sigue vigente más allá de que no esté colaborado. No va a desaparecer porque es el mejor para muchas circunstancias. Nadie presta los servicios públicos en los pueblos como los prestan las cooperativas. Las grandes empresas no vienen a los pueblos porque no les interesa”, afirmó.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar