Gestionan el traslado al país del cordobés condenado a muerte en EEUU

País 12/03/2018
La madre y el abogado de Víctor Saldaño se reunieron con la Cancillería para que lleve adelante la solicitud; requieren su internación en un neuropsiquiátrico.
Victor Saldaño
Cancillería analiza pedir al gobierno de los EEUU que Saldaño sea trasladado a un neuropsiquiátrico argentino. - Foto Gentileza.

Cancillería analiza pedir al gobierno de los Estados Unidos y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que el cordobés Víctor Saldaño, que lleva 21 años en el "corredor de la muerte" en Texas, sea trasladado a un neuropsiquiátrico argentino.

La madre del condenado, Lidia Guerrero, y su abogado, Juan Carlos Vega, cursaron la solicitud al ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Faurie.

El 25 de noviembre de 1995, Saldaño y su amigo mexicano Jorge Chávez, borrachos, entraron en un negocio en las afueras de Dallas y encañonaron al vendedor Paul King; luego lo llevaron a un bosque, donde fue encontrado el cuerpo.

En 1996 el cordobés fue condenado a pena de muerte y Chávez, a perpetua; la sentencia fue revocada por la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos en 2000 por "vicios racistas". Luego, Texas sancionó la llamada "ley Saldaño", que prohíbe invocar cuestiones de raza en los procesos penales. Pero en 2005 otro tribunal lo sentenció por segunda vez a la pena capital.

Saldaño, que está en la Unidad Allan Polunsky, de Texas, insiste en que, si no puede salir del "corredor de la muerte", prefiere que lo maten. Así se lo dijo en noviembre pasado a su madre.

En una reunión con Faurie y el equipo de Derechos Humanos de la Cancillería, el mes pasado, se planteó que la Argentina pida formalmente el traslado de Saldaño a un hospital neuropsiquiátrico del Estado.

Pese a fallos judiciales en contra de tal determinación, y la intervención de organismos de Derechos Humanos debido a su complicada situación psicológica, su familia y su abogado no lograron concretar su salida.

“Ahora, desde el Gobierno se solicita el traslado a un hospital psiquiátrico en Argentina, donde pueda ser contenido, o en Estados Unidos, Está desquiciado desde hace tiempo, ya en el segundo juicio realizado en su contra, donde no se permitió referir a su estado ni se le permitió hablar”, narró Lidia Guerrero, su mamá, al programa Cara y Cruz, de radio Universidad, sostuvo que “se está muriendo él y yo, que tengo setenta años, también”.

“No sé cómo una persona resiste en ese lugar. Ahí es torturado, es muy triste de explicar”, concluyó.

Te puede interesar