Un niño de 11 años murió tras recibir un balazo de un policía

País 09/03/2018
Sucedió en la provincia de Tucumán. El adolescente iba como acompañante en una moto durante una supuesta persecución cuando recibió un disparo en la nuca que acabó con su vida.
tucuman niño asesinado @tiempo argentino
Los jóvenes quedaron en medio de una supuesta persecución. - Foto: Tiempo Argentino.

Un nuevo caso de gatillo fácil sucedió en la provincia de Tucumán cuando un policía disparó contra un niño de 11 años en una supuesta persecución.

Ocurrió en la capital tucumana cuando el pasado jueves dos jóvenes, de 11 y 14 años, se movilizaban en una motocicleta. El más chico murió y el mayor fue hospitalizado al recibir también un disparo.

Según la versión policial, el hecho ocurrió cuando perseguían a un grupo de motos que “circulaban de forma sospechosa”, informó el diario Tiempo Argentino.

Por su parte el joven que sobrevivió relató que quedaron en medio de los disparos cuando la Policía gatillaba contra otra motocicleta.

Uno de los disparos rozó su cabeza y el otro impactó en la nuca de su amigo provocándole la muerte. “Lo mató la policía”, aseguró.

La autopsia reveló que el asesinado "tenía una bala de 9 milímetros en la cabeza", según denunció su abuela y contó que el niño le "pidió permiso para ir a comprar un sandwich pero se fue a una picada de motos y la Policía le pegó un tiro en la cabeza sin que haga nada malo".

“Este hecho resulta inaceptable y sólo se explica en el marco de un contexto de aumento de la criminalización de las infancias y legitimación del gatillo fácil", dijo Florencia Vallino, coordinadora del área Derechos de Niñez y Adolescencia.

Te puede interesar