Macri llamó a Trump por la suba de los aranceles del acero y aluminio

País 10/03/2018
El mandatario presentó la posición argentina para que quede fuera del aumento de aranceles que el presidente norteamericano anunció este jueves.
Macri y trump

El presidente Mauricio Macri se comunicó hoy con su par de los Estados Unidos, Donald Trump, para presentar la posición argentina luego de que el mandatario norteamericano anunciara ayer una suba de los aranceles para la importación del acero y el aluminio.

Macri llamó al presidente de los Estados Unidos para intentar que el país quede fuera del pago de los aranceles, según informó el diario La Nación.

Trump anunció ayer que toda la importación de acero y aluminio pagará nuevas tarifas -de 25% para el primero y de 10% para el segundo-. EE.UU. dejó afuera a Canadá y México (sus socios del Nafta), y afirmó que negociará con los demás exportadores de esos bienes en las próximas dos semanas.

Las exportaciones argentinas representan 0,6 por ciento del acero y 2,3 por ciento del aluminio importado por Estados Unidos. "Por lo tanto, Argentina no es causante ni contribuye a las distorsiones que afectan a los mercados mundiales y a los EE.UU.", argumentó el Gobierno.

El tema fue tratado ayer en una reunión entre el jefe de Gabinete argentino, Marcos Peña; el director ejecutivo y presidente de Techint, Paolo Rocca, y el presidente de Tenaris para el Cono Sur, Javier Martínez Álvarez.

Tanto en el Gobierno como entre los industriales locales creían posible revertir la aplicación de los aranceles teniendo en cuenta que la decisión estadounidense tendrá una definición política, a diferencia de lo ocurrido meses atrás con el biodiésel, y por lo tanto, más arbitrarias. En su conjunto, esos productos representan el 40% del total de las exportaciones argentinas a los Estados Unidos.

Trump afirmó que se tomará dos semanas para decidir, luego de iniciar negociaciones presidente por presidente, a qué país le aplica, en pos de la "seguridad nacional", los nuevos aranceles.

Para los empresarios argentinos, se trata de una medida dirigida especialmente contra China, principal productor de la sobreoferta de acero del mundo. Sin embargo, esta interpretación que resuena en los pasillos de las empresas argentinas no logra disminuir la incertidumbre del impacto que podría tener la aplicación efectiva de los aranceles.

Fuente: La Nación 

Te puede interesar