Denuncian a boliche por discriminar a un chico con síndrome de Down

Córdoba 06/03/2018
Ocurrió el jueves pasado en el boliche Jet-Set, en Villa María, en la provincia de Córdoba. Marcos Ceballos (19) fue con sus amigos a bailar y los guardias le impidieron ingresar al lugar.
jet set dos
El boliche jet-set de Villa María, en la provincia de Córdoba, no dejó ingresar a Marcos, por "no adaptarse al lugar". - Foto: Facebook Jet-Set

El jueves pasado a la noche, Mónica Velasco y su esposo Marcos Ceballos dejaron a su hijo en la puerta de un boliche, pero no alcanzaron a volver a su casa cuando les sonó el celular. Eran los amigos de Marcos (19), y les pedían que vuelvan porque no lo dejaban pasar.

El joven tiene síndrome de down y era la segunda vez que asistía junto a dos amigos al boliche Jet-Set en la ciudad cordobesa de Villa María. Al llegar a la puerta los guardias dejaron pasar a sus amigos, pero no a él, ya que "no se adaptaba al lugar".

“Mi esposo lo fue a buscar y se acercó hasta la puerta para ver qué había pasado y por qué no lo dejaban entrar y en el lugar le dijeron que no entraba ‘porque daba un mal espectáculo para la confitería’", dijo la madre del joven a Villa María Vivo. Además, le señalaron que "hacían fiestas especiales para los chicos con discapacidad y que lo lleváramos ahí".

Mónica aclaró que el joven está muy integrado con sus compañeros con los que terminó el secundario el año pasado. “El tipo del boliche nos decía que les molestaba que Marcos se sacara fotos con las chicas, pero él las conoce, son compañeras o excompañeras de él. No es un chico agresivo ni que vaya a generar problemas. No es de tomar mucho tampoco. Es muy querido por quienes lo conocen”.

Luego, la mamá de Marcos contó que cuando fue por primera vez al lugar, uno de sus amigos lo subió a cococho en una canción, como lo hacían otros chicos, pero que un guardia lo sacó como si fuese un delincuente del lugar. “Marcos se quedó adentro esa vez y por eso se largó a llorar. Yo pensé que había sido de la emoción, pero después me aclaró que era porque se había asustado”.

En tanto,  en redes sociales, el pasado domingo, Jet Set sacó un comunicado explicando la situación y reconociendo “el derecho de admisión”, lo que generó muchas críticas, cuyo resultado final fue que levantaran el texto en Facebook.

Esta semana el caso sigue en dos lugares: en el Juzgado de Faltas de Villa María por una denuncia del concejal Carlos De Falco, que de tener lugar podría terminar con una clausura del boliche y en la Auditoría Municipal, donde se intentará una mediación entre los propietarios del boliche y los padres de Marcos.

Te puede interesar