Tomada confía en que un PJ unido será alternativa en 2019

Política 05/03/2018 Por
El ex ministro de Trabajo de la Nación Carlos Tomada pasó por Córdoba y habló con LA NUEVA MAÑANA. Confirmó el proceso de reorganización del partido Justicialista.
Tomada03
Carlos Tomada, ex ministro de Trabajo de la Nación.

chapa_ed_impresa_01

Por: Gastón Gracia Daponte

Cada vez que al peronismo le tocó gobernar desde el retorno de la democracia en nuestro país, tuvo siempre una principal característica, gobernar y ser su propia oposición, uno de los distintivos del movimiento social que representa esta fuerza política. Encumbrado en el poder, lo aplica mejor que ningún otro. Pero cuando ceden esa posición, primero miden fuerzas y después confluyen nuevamente, se reagrupan dejando de lado las diferencias y vuelven a conformar un espacio ávido por dirigir los destinos de la Argentina.
Con más o menos detalles, es lo que sucede hoy en nuestro país. El punto de inicio de este proceso quedará marcado en la historia argentina con los hechos ocurridos en las inmediaciones del Congreso Nacional otro 19 de diciembre en el que los argentinos se manifestaron en contra de la Reforma Previsional impulsada por Mauricio Macri y acompañada, paradójicamente, por la denominada Liga de Gobernadores del Partido Justicialista (PJ), encabezada por el primer mandatario cordobés, Juan Schiaretti.
Ese hecho provocó la unión de los distintos sectores del PJ representados en el Congreso que hasta ese momento no habían encontrado puntos de conexión, mientras el Presidente sufría un gran desgaste de su imagen.
Y tal como empiezan estos procesos reorganizacionales, los principales alfiles comienzan a levantar la voz para visibilizarlos y visibilizarse. Carlos Tomada ocupó el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social durante más de 12 años. Fue designado por el presidente Néstor Kirchner (2003-2007) y nuevamente por la presidenta Cristina Fernández (2007-2015). Actualmente es el jefe de Bloque del Frente para la Victoria (FPV) en la Legislatura porteña, además dirige el Centro de Estudios del Trabajo y el Desarrollo (CETyD), de la UNSAM.
El viernes, el legislador de la ciudad de Buenos Aires estuvo en la ciudad de Córdoba donde participó de una charla debate en el Salón de Usos Múltiples del sindicato de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) cuyo tópico fue “la organización del pueblo y los trabajadores frente al proyecto de Reforma Laboral”.
El ex ministro compartió la disertación con el diputado por Córdoba Pablo Carro y los legisladores provinciales Carmen Nebreda y Franco Saillén, del bloque Córdoba Podemos. Antes del inicio, Tomada dialogó con LA NUEVA MAÑANA acerca de las políticas implementadas por el Presidente y el proceso de reorganización del peronismo en la Argentina.

Tomada01
-¿Hay un cambio de paradigma en las políticas laborales y sociales de Macri?
Me parece que eso no es una cuestión de que lo diga yo, me parece que es una realidad indiscutida donde nos encontramos en un escenario que es muy contundente, donde efectivamente no estamos observando un cambio de administración sino la puesta en marcha de un régimen absolutamente diferente contradictorio, en todos sus términos con el que venía desarrollándose en la argentina. Y lo digo en particular en el mundo del trabajo, donde a esta altura después de dos años es evidente que aquello que señalábamos que el principal objetivo del Gobierno era bajar los ingresos de la población, bajar los salarios, bajar las jubilaciones, bueno, ya ahora es una realidad definitiva, más allá de los discursos inaugurales que quiera dar el Presidente, los datos de las propias fuentes oficiales dan cuenta de este retroceso salarial. En términos previsionales me parece que un Presidente inaugure la sesión del parlamento no pudiendo hablar de la que se supone es la principal ley que se aprobó el año pasado el Gobierno porque no puede hablar frente a la sociedad de esa ley, da cuenta muy claro de dónde están.

-Para llevar adelante el proceso que usted menciona, ¿advierte una persecución política sobre los dirigentes opositores como un elemento de distracción mientras se aplica este cambio de paradigma?
Más que un elemento de distracción, me parece un elemento imprescindible, me parece que desde lo más chico, aparentemente, o de las más cotidiano a lo más conceptual, el establecer una pauta de ajuste en las paritarias rígida, sin cláusula gatillo que va a llevar a una nueva caída del salario, que se piense llevar adelante una reforma laboral que ya ha sido rechazada y repudiada por todo el arco sindical, ya ni siquiera hay diferencias, requiere impresciniblente del disciplinamiento social y esto implica necesariamente el disciplinamiento político.

-¿Allí enmarca la elevación a juicio oral que el juez Ercolini decide contra la ex presidenta Cristina Kirchner en la causa donde está procesada por supuestamente favorecer a Lázaro Báez con la obra pública en Santa Cruz?
Sí, bueno, esto ya sabemos; ya tenemos claro cuál es el objetivo del Gobierno y el comportamiento que lleva adelante en esta materia: utilizar el poder judicial y el poder mediático para poder dañar y perseguir a todos aquellos que se opongan, obviamente que cuando hablamos de oponerse a este régimen claro que en primer término está Cristina Fernández de Kirchner, que por supuesto cumplirá y atenderá todas las demandas y requerimientos que la haga la Justicia, como viene haciendo hasta ahora.

-¿Cree que hay consenso social para que el Presidente lleve adelante estas políticas?
Yo creo que muchas veces se señala o se dice muy rápidamente que esto es acompañado por la sociedad, que este avance entre comillas, termina siendo acompañado por la sociedad. La sociedad argentina ya ha puesto sus límites y lo va a seguir poniendo. Tomemos como ejemplo lo que pasó en materia de derechos humanos con el dos por uno, observemos las movilizaciones de ni una menos que está indicando un piso del cual está creciendo un proceso reivindicatorio en materia de género y observemos también lo que pasó con la reforma previsional donde la gente en la calle, digamos la oposición movilizada y el parlamento y las fuerzas del parlamento, en el caso concreto del Frente para la Victoria con el liderazgo de Agustín Rossi, revirtieron eso que iba a ser un paseo en materia de aprobación. Por supuesto que aprobaron la ley pero a un costo político que creo se les escapó de las manos y creo también que es el comienzo de la conformación de una nueva oposición política.

-En este contexto, se plantó el mojón de la reunificación del peronismo en el país. ¿Cómo analiza el acompañamiento de gobernadores peronistas al ajuste previsional encabezados por el gobernador Schiaretti?
Me complica asociar el peronismo con Schiaretti, le digo la verdad; pero supongamos que tomamos esto, no es un problema. Uno puede entender esta suerte de dependencia, a mí lo que realmente me molestó es lo celebratorio de distintos sectores, en los medios, en opiniones publicadas celebrando este mecanismo de apriete y extorsión como un sistema válido en el funcionamiento de la democracia argentina; a mí eso me pareció…yo diría que no lo hemos visto en esta democracia, el método y la celebración pública del método. Decir que para resolver rápido las paritarias en relación a la pauta rígida que establece el Gobierno, un mecanismo válido es amenazar a los dirigentes sindicales con el riesgo de la prisión y la denuncia que esto sea dicho por uno de los principales editorialistas de la argentina, me parece inaudito, nunca visto.

-¿Cree que ésta será la metodología que utilice el Gobierno para sancionar las leyes de reforma laboral?
Yo creo que con la reforma laboral van a tener que buscar otros medios porque la resistencia popular, la resistencia de las organizaciones sindicales, la van a sentir.

-¿Por qué le cuesta creer que Schiaretti forma parte del peronismo?
Primero porque no sé si forma parte del peronismo, pero hay algo que a esta altura deberíamos tener muy claro: el peronismo nació a la política argentina para enfrentar a los poderes constituidos, para enfrentar al liberalismo económico y político.

-¿Le molesta ver al gobernador de Córdoba tan cerca del presidente Macri?
Yo no quisiera personalizar en la cuestión, lamento haberlo mencionado expresamente a Schiaretti, yo lo digo en general.

-Bueno, pero encabezó La liga de gobernadores del PJ para poder sacar la ley de reforma previsional.
Me parece que fueron más individuales. No creo que exista esa liga de gobernadores ya, creo que es un recuerdo del pasado la liga de gobernadores, creo que hay distintos gobernadores peronistas que tienen distintos comportamientos frente al poder nacional, pero digo también que ya no es cuestión de títulos, yo creo que el peronismo tiene tres banderas claramente enunciadas: la independencia económica, la justicia social y la soberanía política. Entonces el tema es muy simple, o respetamos esas banderas en su contenido esencial o estamos en otra cosa, así de sencillo; yo no puedo votar a favor de un arreglo apresurado y salvaje con los buitres y creer que estoy defendiendo la independencia económica; yo no puedo votar a favor de la reparación histórica que es una estafa para los jubilados y decir que milito en la justicia social.

-¿Cómo analiza el proceso de reorganización del peronismo a nivel nacional que comenzó este año?
Yo lo celebro, creo que está muy vinculado con esta derrota política del oficialismo en relación a querer llevarse por delante a toda la oposición con motivo de las leyes laborales, tributaria y previsional. Creo que eso significó un relanzamiento de la oposición, vimos en el parlamento confluir a distintos sectores de la oposición concluir por primera vez en una acción conjunta y me parece que eso dio pie para que los distintos sectores del peronismo, que claramente los tiene y es válido que así sea sobre todo que viene recuperándose de dos derrotas electorales, empezaran a plantearse ya una unidad que desde abajo viene siendo reclamando, yo diría que tanto en el peronismo como en el movimiento sindical.

-En esta reorganización, ¿ve a un PJ con o sin Cristina?
Creo que tiene que darse la unidad, creo que tenemos que actuar todos con la mayor generosidad y humildad entendiendo que hay una demanda popular a la que hay que darle una respuesta, y esa respuesta incluye a todos, absolutamente a todos. Desconocer que Cristina Fernández es la dirigente del peronismo que más votos tiene, me parece una necedad; entender que Cristina es la líder de la totalidad del peronismo también me parece que eso no es cierto. De lo que se trata es de trabajar en los distintos sectores, militar el tema de la unidad, entender que hay una demanda que nos supera a todas las individualidades y abrir los brazos para que todos los sectores converjan y si es necesario hacer internas.

-¿Llega a tiempo esta reorganización partidaria para ser una opción en 2019 frente al Gobierno nacional?
Independientemente de los tiempos del Gobierno actual y de su mayor o menor dificultad para llegar y completar, como queremos, todo su mandato, yo tomaría un lema que me parece bien simbólico para contestarle, para el peronismo, para el frente nacional y popular, para ese ancho campo de la expresión de nuestro pueblo, hay 2019.

-¿Se está discutiendo la realización de internas partidarias que mencionó como necesarias?
No se está discutiendo pero está implícito en cualquier proceso que vaya dirigido a contener a todos.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar