La agenda del Congreso está divorciada de la realidad

País 05/03/2018 Por
Así coincidieron los principales referentes de la oposición, tras el discurso del presidente Macri. Además, consideraron que el debate que impulsa el Gobierno sobre el aborto “es una cortina de humo”.
Macri-apertura02

chapa_ed_impresa_01

Por: Daniel Salazar

Fiel al estilo que Cambiemos le imprimió a su gestión, el presidente Mauricio Macri se plantó el jueves pasado en el centro de la escena del recinto de la Cámara de Diputados ante la Asamblea Legislativa con motivo de la apertura del 136° periodo de Sesiones Ordinarias del Congreso de la Nación y desplegó, por un lado, el fenomenal uso del marketing político que le proporcionan en el plano discursivo Alejandro Rozitchner y en la imagen y asesoría política el asesor estrella Jaime Durán Barba y, por otro, los conceptos de la filosofía Zen y del Arte de Vivir Mejor con el que cerró su discurso, como lo hace en las reuniones de gabinete ampliado o en los “retiros espirituales” que a menudo hace con sus ministros y jefes de bloques parlamentarios.
Envuelto en esa fisonomía, el jefe de Estado presentó su discurso que fue catalogado por la oposición política de “ajeno a la realidad” en la que viven la mayoría de los argentinos, la del “crecimiento invisible” y que igualmente definieron los principales líderes de los bloques parlamentarios, tanto de la Cámara de Senadores como la de Diputados, cuando se refirieron en diálogo con LA NUEVA MAÑANA a la agenda que le planteó al Congreso para el año en curso.

Durante su tercer discurso ante la Asamblea Legislativa, Mauricio Macri habló durante 40 minutos sobre el estado de la Nación, el rumbo económico y pidió avanzar sobre varios proyectos que ya tienen tratamiento legislativo como la ley de financiamiento productivo, la de extinción de dominio y los proyectos de reforma de los códigos Penal y Procesal Penal.

También anunció cuatro proyectos de ley que enviará desde la Casa Rosada. El primero es un proyecto de ley de blanqueo laboral “para combatir el trabajo no registrado”; el segundo es una iniciativa para extender las licencias por paternidad; el tercero apunta a la creación de un parque nacional urbano en los predios de Campo de Mayo y el último, vinculado con una reforma del Código Penal para que se apliquen sanciones más fuertes a los conductores que ponen en riesgo la vida de los demás por manejar alcoholizados, bajo efecto de la drogas o superando ampliamente la velocidad permitida.

Los senadores y diputados tienen la palabra

En este sentido, el flamante vicepresidente del Senado Omar Perotti, del bloque Justicialista que conduce el rionegrino Miguel Pichetto, opinó que el mensaje vinculado a la agenda parlamentaria: “No estuvo en línea con lo que nosotros sentimos, no hubo rectificaciones de algunas cosas que el Senado ha planteado; ya el año pasado sobre el rumbo económico que entendemos son muy necesarias no solamente para la posibilidad real de la convivencia social sino también con las posibilidades ciertas de las expectativas de la población”.

Perotti: “El discurso del Presidente no estuvo en línea con lo que nosotros sentimos, no hubo rectificaciones de algunas cosas que el Senado ha planteado, como cambios en el rumbo económico”.

Sin embargo, el titular del interbloque de Cambiemos en la Cámara Alta, Luis Naidenoff, fue más literal en su análisis: “El Presidente habló de lo que considera necesario para su gobierno en el plano parlamentario, después el Poder Legislativo puede tener su propia agenda y en ese sentido el contenido legislativo lo planteó en dos escenarios. En primer lugar con una agenda del propio Poder Ejecutivo para ser tratada en el ámbito del Congreso, que tiene que ver con la inclusión laboral o la extensión de la licencia por paternidad, y otros que impulsa pero ya tienen tratamiento legislativo como las reformas del Código Penal, el Código Procesal Penal que están pendientes. Pero también algunos temas que eran tabúes en la Argentina y que más allá de las posiciones personales hay que debatirlas como es el tema del aborto”.

También los jefes de bloque de la Cámara de Diputados opinaron sobre las iniciativas parlamentarias que el Presidente presentó al Congreso para este año.

Para Nicolás Massot, que lidera la bancada del PRO, “el Ejecutivo ha logrado en los dos últimos años una buena cantidad de legislación necesaria y no pareciera que hubiera muchas más iniciativas pendientes aparte de aquellas que el Presidente insistió, que han sido presentadas en el pasado y no han podido todavía transformarse en ley. Sí, en cambio, hubo para otras una apelación a que el Congreso, como en el caso del aborto, tome la iniciativa para el debate”.

Naidenoff: “El Presidente habló de lo que considera necesario para su Gobierno en el plano parlamentario, después el Poder Legislativo puede tener su propia agenda”.

Por el contrario, el titular del interbloque Argentina Federal, Pablo Kosiner, dijo: “Vinimos expectantes a escuchar que el Presidente le hable a los argentinos de cómo se van a resolver los problemas que todavía están pendientes. El Presidente no hizo referencia a la crisis de la economía, ni tampoco que faltan diseños de instrumentos para abordar los grandes problemas estructurales que hoy tiene la Argentina” que deberían traducirse en iniciativas parlamentarias para hacer crecer al país.

Más taxativo el jefe de la bancada del FpV- PJ Agustín Rossi, expresando que “la agenda parlamentaria que nosotros tenemos es distinta de la que planteó el Presidente; de hecho muchas de las cosas de las que habló Macri son proyectos presentados por nuestros compañeros diputados en estos dos últimos años, como el aumento de la licencia por paternidad, que no fueron tratados fundamentalmente porque no encontramos el quórum de los diputados del oficialismo”. Pero “la agenda que nosotros queremos plantear es la agenda de hablar de la industria, de los despidos, del plan económico que ha implementado el Gobierno que siempre ha traído malos resultados, la agenda que tiene que ver con las necesidades que está padeciendo el pueblo argentino, no plantear esto. Me parece que es estar disociado de la realidad”.

Desde la izquierda Nicolás del Caño señaló: “No estamos de acuerdo con la agenda que planteó el Presidente. Habló de un país de fantasía, esa agenda que quieren tomar está alejada de la realidad. La agenda parlamentaria tiene que ser la que vamos a impulsar desde el Frente de Izquierda que tenga que ver contra los despidos, por el salario y todos los derechos de los trabajadores, de todos los proyectos que nosotros hemos presentado, una agenda que tenga que ver con los verdaderos reclamos y las demandas de las mayorías populares”.

A su turno, la presidenta del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, planteó que el Presidente “vino a hablar a la Cámara y hacer un curso de autoayuda a los argentinos ante la situación de crisis económica y social que tenemos y la falta de capacidad para resolver los problemas. Entonces, cuando usted viene con un discurso y a anunciar una agenda parlamentaria que no tiene que ver con la realidad, usted vino a faltarle el respeto al Poder Legislativo”.

macri_apertura01

El aborto

Sin embargo, el gran tema que el presidente Macri pidió impulsar ante la Asamblea legislativa fue el debate sobre la interrupción del embarazo legal, seguro y gratuito, aunque sin la intención de presentar un proyecto oficial. No obstante, para gran parte de los legisladores consultados se trata de la gran jugada de marketing político del año, sin dejar de reconocer que es un tema sentido para muchos argentinos.
De todas formas, el tema no será tratado en sesión especial este jueves 8 como pidieron los colectivos de mujeres, sino que seguirá los trámites parlamentarios ordinarios.
Sobre la iniciativa, Omar Perotti (bloque Justicialista) pidió que “ningún tema sea una cortina de humo o una distracción para no analizar los temas de fondo. Sin duda que éste (el aborto) es un tema importante, de alto valor y de alto impacto, pero creo que hay que darle a la marcha del país la importancia central que hoy requiere. La preocupación de los argentinos por el poder adquisitivo, por el futuro de trabajo, por la industria nacional y su continuidad en muchos sectores, habla a las claras de preocupaciones centrales y no hay que dejarlas de lado”.
Para Luis Naidenoff (UCR-Cambiemos) “estamos ante un gran escenario de oportunidad de tratar este tema sinceramente, dejando de lado la doble moral típica que nos
caracteriza. Yo respeto las posiciones de cada uno pero hay un problema y hay que abordarlo, por eso me parece muy importante este proyecto que anunció el Presidente de una educación sexual integral. Yo provengo de una provincia donde tenemos los porcentajes más altos de embarazo adolescente y me parece que esto no se aborda”.
En Diputados, el macrista Nicolás Massot fijó su posición personal en contra de la aprobación de esa iniciativa, “pero fui uno de los principales impulsores de que diéramos el debate porque lo que no me parece es que quienes estamos en contra tengamos como principal argumento un artilugio parlamentario para no tratar el tema. Creo que hay que sacar a la muerte del medio, no hay algunos que están a favor de matar niños y no hay otros que estamos insensibilizados a favor de que mueran madres. Ese no es el debate, hay que tomarlo con seriedad, no tirarnos ni con la biblia ni con la enciclopedia y realmente definir algo que parece ser el núcleo de la cuestión que es desde cuando está dispuesto el derecho argentino a reconocer que hay una vida humana. Ese es el debate y lleva tiempo”.
Desde el interbloque Argentina, Federal Kosiner anticipó que el debate “va a tener el aporte nuestro pero cada diputado va a tener libertad para fijar su posición. No va a haber una posición única del bloque”.
A Agustín Rossi (FpV-PJ) le parece que “hay que empezar a debatirlo y vamos a ver claramente si hubo o no segunda intención en función de cómo se lleve adelante el debate. Para mí claramente hubo un intento de cambiar un eje, pero bueno, es un tema muy sentido para muchísimos argentinos, es un tema muy reclamado por el colectivo de mujeres y nosotros nos vamos a preparar para dar el debate”.
Para Del Caño (FIT), “el derecho al aborto legal, seguro y gratuito es un tema sobre el que la izquierda es el único bloque que siempre de manera completamente unificada planteó la necesidad de discutirlo y aprobarlo y, además, estuvimos siempre en las calles apoyando que así suceda. Este tema que el Gobierno quiere tomar como propio, hoy se vuelve a plantear es gracias a la lucha de la mujeres y al pueblo y no debemos dejar que existan dilaciones que habitualmente tenemos en el parlamento, por eso confiamos solamente en esa movilización para lograr que el Congreso se coloque en sintonía con lo que requiere la mayoría de la sociedad”.
Desde el Frente Renovador, Graciela Camaño dijo que “ese no es un tema que lo habilite el Presidente. Nosotros hemos entrado en sesiones ordinarias, entonces el presidente no habilita nada. No vamos a tener una posición de bloque, cada uno en el bloque tiene su posición personal porque es una cuestión de convicciones y de convencimiento de cada uno”. Además fue categórica al sostener que el Gobierno “lo planteó en un momento en que tenía un gran escándalo con el señor Gilligan, al cual tuvieron que pedirle que se vaya del Gobierno, lo planteó en el momento en el que también se cuestiona fuertemente al ministro de Finanzas, que tiene muchas causas pendientes en la Justicia y que tiene que dar muchas explicaciones porque es el ministro endeudador de la Argentina, que además por si fuera poco, endeuda con cláusula de inflación algo que le están privando a los trabajadores; y lo planteó en un momento en que arrecian los problemas económicos”.

 

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar