Para tribunal, el exfiscal Matheu actuó por “codicia y avaricia”

Policiales 23/09/2016
La Cámara, integrada mayoritariamente por jurados populares, descartó la supuesta “confabulación” alegada por el acusado.

En la sentencia por la que se condenó a seis años de prisión al exfiscal Roberto Matheu por el delito de cohecho pasivo, la Cámara 7.° del Crimen de Córdoba concluyó que la conducta del imputado “pone en evidencia que lo hizo por codicia o avaricia”. Asimismo, el tribunal compuesto por los camaristas Víctor Vélez, Ricardo Iriarte y Juan Manuel Ugarte (de la Cámara 8.° del Crimen) y ocho jurados populares descartó la existencia de una supuesta “confabulación” para inculpar al exfuncionario judicial.

“A poco de analizar la prueba ingresada al debate veremos que esta confabulación, complot o conspiración a que hizo referencia Matheu no es tal, no existió. En efecto, resulta absurdo, fuera de toda lógica, imaginar que empleados, policías, funcionarios, y magistrados judiciales de distintos grados, en las distintas etapas en que transitó este proceso, durante todo el tiempo que insumió su sustanciación, de manera acorde y sistemática, se pusieron de acuerdo para emprender este supuesto plan o designio ilícito pergeñado en su contra”, afirma la sentencia.

La resolución expresa que las pruebas pruebas valoradas en el juicio permiten asegurar que los letrados Carlos Morelli y Marcos Juárez se reunieron con el entonces fiscal Matheu, en su público despacho, para ofrecerle la futura entrega de una suma de dinero. “Morelli hizo dicha promesa de entrega dineraria con el fin de obtener por parte del mencionado funcionario del Ministerio Público, una orden de libertad en relación a los detenidos Claudia Ulla, Walter Guirado, Tomás Dellisanti, Sergio Álvarez, Fabio Borgione y Sergio Macaluso, quienes se encontraban imputados y privados de su libertad a la orden y disposición de la Fiscalía cuya titularidad investía el entonces fiscal Matheu”, detalla la resolución.

El fallo agrega que el abogado Marcos Juárez también efectuó al exfiscal Matheu una promesa de que le entregaría dinero, si disponía la devolución del vehículo marca Fiat Palio requerido por el imputado Walter Guirado, quien había nombrado a Juárez en calidad de defensor; este vehículo se encontraba secuestrado en un sumario que estaba a disposición del exfuncionario.

Cámaras ocultas

Si bien el tribunal dispuso por unanimidad la condena a seis años de prisión, inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos y multa de 50.000 pesos para el exfiscal Matheu, el vocal Ugarte redactó un voto en disidencia respecto a la condena de dos años y seis meses de prisión condicional dispuesta contra los abogados Morelli y Juárez. El camarista consideró que, pese a no haber sido solicitada por el Ministerio Público Fiscal, podría haberse aplicado a Morelli la pena de inhabilitación para ejercer la abogacía.

En cuanto a Juárez, el magistrado Ugarte entendió que no debía ser beneficiado con una condena condicional puesto que personalidad moral y la actitud posterior al delito del imputado habían puesto en evidencia “la necesidad de aplicar efectivamente la privación de su libertad”.

Ugarte expresó que las “cámaras ocultas” presentadas por Juárez en el juicio revelaron, “lisa y llanamente, una maquinación fraudulenta” destinada a “inducir en error a quienes debían juzgarlo jurados populares y jueces técnicos- con la finalidad de que dictaran una resolución equivocada”.

“En nuestro estado de Derecho, todo imputado goza –entre otras- de la facultad de no ser obligado a declarar; de la de no hacerlo en contra de sí mismo, y de la de mentir -si declara-. En su caso no se trató de una simple mentira, sino que ésta estuvo acompañada de datos materiales y creaciones probatorias (videograbaciones) totalmente falsos”, enfatizó el vocal.

El camarista agregó que corresponde un mayor reproche penal cuando la acción delictiva es realizada por un abogado litigante puesto que a la ofensa intrínseca del tipo penal se agrega una “actitud desleal para con sus pares profesionales, quienes procuran sanamente obtener resultados en sus litigios y defensas, mediante el fruto de su trabajo y no apelando a la deleznable coima”.

Te puede interesar