“Soy hombre del deporte más que político”

Entrevistas 02/12/2016
Oscar Dertycia, titular de la Agencia Córdoba Deportes, se permitió un balance sobre su primer año de gestión, donde recibió críticas y elogios. Valoró el aporte en el deporte adaptado y que la Selección viniera dos veces en 2016.
Ver galería
1 / 2 - Dertycia celebra un gran 20116 para Córdoba y el deporte

Por más que luzca con pantalón de vestir, zapatos, camisa, eventualmente corbata y saco, a Oscar Dertycia es más fácil interpretarlo con pantalones cortos. Su investidura de presidente de la Agencia Córdoba Deportes no contrasta con su función, solo que el “Cocayo” tuvo que armarse en un rol político al cuál  no estaba acostumbrado, porque su esencia sigue siendo la de colaborar con los deportistas y los atletas federados, más allá de que su agenda incluya reuniones con ministros importantes y otras tareas administrativas que nunca imagino tener la responsabilidad de realizar. A punto de que su gestión cumpla un año (el 10 del mes en curso), el balance es altamente positivo, según analiza junto a LA NUEVA MAÑANA, más allá de que tuvo algunas tormentas que soportar y otros vericuetos que resolver internamente. “Cuando asumí en este cargo nunca imaginé tener que vivir esta experiencia, estoy muy feliz. Ya cuando fui vocal pude palpar esta vocación de estar al servicio del deporte, pero viendo las cosas como un ex deportista. Ahora tengo que tener visión política, y la verdad, es que soy más hombre del deporte que político”, resaltó el “Cocayo”, mientras revisa la agenda del 2017 cargada de actividades.

“Tuve que aprender a acomodar el barco y enderezar el rumbo. Mi gente me ayudó. Pasamos momentos bravos, como cuando fuimos criticados por el campo de juego del césped en marzo, con Argentina-Bolivia”-agrega el ex delantero de Instituto-“Pero hemos recuperado la confianza, tenemos el mejor césped del Mario Kempes en años, y hay proyectos para seguir recuperando el terreno. Tenemos mucho optimismo y todo hacemos con esfuerzo y dedicación”.

-¿Qué fue lo mejor del 2017?

-Vino la Selección Argentina a Córdoba dos veces en un año, partidos oficiales, con cancha llena. En AFA ya miran al Mario Kempes como una sede alterna a Buenos Aires, con la mayor capacidad y una gran logística. Trabajamos muchísimo y quedaron conformes.  Hay más: Vino Emanuel Ginóbili con el Súper 4 con la generación dorada, con Orfeo repleto, recuperamos los Juegos Evita, el “Córdoba Juega”, final de Copa Argentina, con chances de repetir la sede en esta edición, final de  la Supercopa Argentina (Boca-San Lorenzo), Súpee TC 2000, y sobre todo, ampliamos la cantidad de chicos que hacen deportes, de 700 a 1250. Ni hablar de los avances que tuvimos en el deporte adaptados, con los amputados, los de talla baja.

-¿Imaginábas que iba a ser tan difícil?

-Y sí, claro, pero bueno, pasar de ser vocal a ministro es un paso grande. Es una gran responsabilidad, aportar gestión, tomar decisiones todos los días, es algo que para lo que uno se fue preparando. Tenemos 457 municipios, 48 Federaciones más la de Deportes extremos, el deporte en Córdoba fue creciendo y estuvimos a la altura de un ministerio.

-¿Cuál fue el momento más duro?

-Las críticas por el césped. Creo que la prensa se apresuró  y en busca de alguna primicia o alguna foto, nos terminó perjudicando. Se hizo cuesta arriba, pero el tratamiento que hicimos fue saludable y el campo de juego ante Bolivia quedó prácticamente  impecable salvo algunas irregularidades. Pero nos dolió. Teníamos pocos meses de gestión, heredamos dos shows importantes como Iron Maiden y Maná, los escenarios perjudicaron todo. Y salimos adelante. Con Paraguay fue una fiesta, Paul Mc Cartney y La Renga ya tuvo nuestro estadio de protocolo de los escenarios en la pista, nos hicimos asesorar con los shows internacionales en otros estadios. Nos preparamos para esto. Hay que valorar eso

-¿Habrá fútbol de verano?

-Estamos analizando. El 19 empieza un proceso de resembrado y un trabajo de remodelación que nunca se hizo en 38 años en el césped del Mario Kempes. Tenemos la palabra del gobernador Juan Schiaretti de iniciar esas obras, y en ese caso, dependerá de los plazos de recuperación. Es un estadio que nunca tuvo respiro, que recibe partidos de primera división todas las semanas, jugamos un Instituto -Racing después de muchos años y tenemos proyectos como la Neder Nicola y la Copa Córdoba. Solo que necesitamos una superficie que pueda seguir resistiendo. Vamos a trabajar con ingenieros para poder mejorar el drenaje.

-¿Cómo es tu relación con AFA, Armando Pérez , los clubes?

-En AFA después de las experiencias de la Selección Argentina en el kempes, las mejores. Tengo gran relación con Carlos Mac Allister, secretario de Deportes de la Nación, fuimos compañeros en Argentinos Juniors. Armando Pérez y Andrés Fassi siempre fueron muy respetuosos. Igual con Emeterio Farías de la Liga Cordobesa de Fútbol.

- A otros presidentes de la Agencia se les cuestionó que no orientaron tanto la mira a los otros deportes que nos fueran fútbol…

-Yo te puedo decir que fui aprendiendo como vocal y ahora como presidente un montón de aspectos que no tenía claro. En 2017 tenemos Liga Mundial de Vóley, un test match de los Pumas con Inglaterra y otros proyectos, como techar la pileta de natación y la inauguración de la pista de atletismo en unos días si Dios quiere. Vendrá la clínica de las Leonas. Me metí de lleno, y sobre todo, con el deporte adaptado. Fui a Río de Janeiro pero no a los juegos Olímpicos, sino a los Paraolímpicos. Me emocionó. Me llegan esos chicos, es impresionante el esfuerzo que hacen. Deportistas de elite y la Agencia hace todo para contenerlos. Son mi debilidad. Tenemos  un niño con síndrome de down que practica fútbol, otras niñas que hacen nado sincronizado y eso es muy fuerte para mí. El mensaje a los padres que si tienen algún niño con alguna discapacidad que se acerquen a la Agencia que lo mismo pueden desarrollar una actividad. No hay que esconderlos.

-¿En qué piensa que pueden haberse equivocado?

-Yo creo que pecamos de inexpertos en algunos asuntos, solo porque no estábamos acostumbrados. A veces nos costó comunicar nuestros importantes logros, y solo recibimos críticas por un campo de juego de un evento que heredamos y le pusimos la mejor predisposición para que salga bien. Aprendimos a manejarnos, sabiendo que un paso en falso te lo facturan. Todos los días aprendemos algo y sacamos nuevas experiencias.

Te puede interesar