El 13 de diciembre serán los alegatos en el juicio por el Güere Pellico

Córdoba 01/12/2016
Dos testigos señalaron que Leiva buscaba un arma después del crimen de Güeré. El fiscal asegura que “las hipótesis de la acusación se fueron confirmando”. En tanto que el defensor del imputado afirmó lo contrario y pidió nuevas pruebas.

Ayer declararon ante el tribunal de la Cámara Octava del Crimen tres testigos. El dueño del taller mecánico -César Jiménez- no compareció. Se encuentra dictando  cursos en Brasil desde el 15 de noviembre pasado .

El fiscal Amorín en diálogo con Prensared evaluó que “las hipótesis planteadas en la acusación se fueron confirmando. Obviamente habrá que esperar las conclusiones de las partes en forma completa”. Dijo que los testimonios de hoy dejan en claro que el imputado buscó un arma – en el taller y en la estación de servicio- para utilizarla en la escena del crimen. El abogado de la defensa Hugo Luna manifestó que no hay pruebas que incriminen a su defendido y pidió nuevos informes.

 En la YPF

El primero en testificar fue el operador de playa Julio Mendoza. Trabaja en una estación de servicio YPF  en turno noche. Contó que el día del hecho el sargento Leiva le preguntó si tenía un arma. “Le dije que no”, afirmó. Estaba en la playa limpiando cuando se acercó en el patrullero que conducía, uniformado. Con él trabaja un guardia de seguridad que en ese momento estaba adentro del local. “Me puse mal”, expresó. Y se lo contó al guardia pero no recuerda quién estaba de guardia esa noche.

Al policía lo conoce como Leiva porque en el barrio hace años que patrulla la zona. “Él me conoce a mí y yo a él”, afirmó

Corroboró los dichos del abuelo del joven asesinado por la espalda cuando dijo que tiempo atrás habló con “Bocina” y le dijo  “lo que estoy declarando ahora”.

En el Taller mecánico

Claudio Marcelo Flores, declaró que en la madrugada del 26 de julio de 2014 mientras se preparaba para regresar a su casa “golpean el portón del taller” donde se encontraba desde horas antes -la noche del 25 – con un grupo de personas comiendo un asado. César Jiménez –el dueño del taller -sale a ver quién era. Cuando regresa, les comenta al grupo que el acusado Leyva buscaba un “fierro” porque habían dado vuelta a uno en Los Cortaderos. Calcula que eran las dos y media de la madrugada porque a su casa llegó a las 3.

Explicó que esa noche tomaron alcohol y que Jiménez estaba “alegre”, que contaba chistes y hacía bromas” pero que estaba conciente.  Creyó lo que dijo pero no le dio mayor importancia.

Cuando llega a su casa le comenta a su esposa que la policía andaba buscando un arma porque había boleteado a alguien en Los Bulevares. A los 15 minutos tocan el timbre en su casa. Era su cuñado que les dice: mataron a Güeré. De inmediato, salieron rumbo a la casa del abuelo y lo ven “ven tirado en el suelo”. Empezaba a justarse gente.

El testigo confirmó que Ana María -la madre de Fernando- se había criando con su suegra. Pero aclaró que no sabe en detalle el parentesco que las une.

Amos testigos dijeron que en el barrio el uniformado era conocido por que “perseguía a los chico,  los hostigaba”.

Hugo uno de los jóvenes que participó del asado con las víctimas también brindó testimonio. Contó muy afectado que escucharon varios disparos seguidos qu evenían de la avenida Spilimbergo.  Lo vio al joven ingresar  con vida y a Maxi herido.

No hay pruebas

Hugo Luna, abogado defensor del policía Leiva, le dijo a este medio que “De todas las pruebas que se han ido recogiendo hasta la fecha ninguna ha demostrado lo que dice la acusación: Que Leiva ordenó tirar o que no impidió que se hiciera. Ninguna ha desmentido la declaración de mi defendido”, afirmó.

Refirió que por el contrario “se ha intentado modificar la escena del crimen”. En la audiencia solicitó que se investigara “si hay cámaras que en la estación de servicio y si quedó registrado el  ingreso del automóvil policial como dijo Mendoza. Y si efectivamente esa noche trabajó. Por otra parte sostuvo que los dichos de  Flores están teñidos de subjetividad porque los liga un parentesco.

Los jueces anunciaron que ordenarán estos pedidos que serán informados el mismo día se inicien los alegatos del ministerio público fiscal y de las partes fijados para el 13 de diciembre a las 9.

Fuente: www.prensared.org.ar

Te puede interesar