Úrsula, especialidad en cabritos en las Sierras Chicas

Negocios 15/02/2018 Por
Ubicado en El Manzano, el emprendimiento gastronómico combina un excelente menú con el aire puro de las serranías para disfrutar en familia y con amigos.
Ver galería Ursularesto00001
1 / 2 - “Pretendemos que sea una escapadita para los cordobeses y quienes vivan en otras ciudades grandes, como Jesús María, por ejemplo”.

chapa_ed_impresa_01

Por: Juan Pablo Casas - [email protected]

El restaurante Úrsula lleva seis años como una empresa instalada en el polo gastronómico de Sierras Chicas. Con errores y aciertos, como lo indican sus propietarios, han logrado crecer gracias a la elección de sus clientes fieles y de otros que se suman día tras día a un concepto familiar que une y genera lazos muy fuertes en esa relación.

Nancy Osella, una de sus propietarias, explica que el éxito de “Úrsula” se debe en gran parte a que es un lugar propicio para el encuentro de familias y amigos, en un ambiente ameno con “buena comida, aire libre y una hermosa ambientación”.

“Úrsula es un restaurante serrano de la localidad de El Manzano, Sierras Chicas, entre Salsipuedes y Agua de Oro, que son las localidades que más resuenan aquí cerquita. Nosotros empezamos esta actividad… un poco loco fue. Hicimos el plan de negocios como al año de estar funcionando”, explica Nancy entre risas.

Sobre los inicios del restaurante cuenta que todo comenzó mientras ella y su marido vivían en España. “Nosotros vivíamos en España con mi marido, él es de ese país. Estando allí, ya con planes de volver, surge la oportunidad de comprar esta casa, de terminarla, de reciclarla y hacerle un montón de reformas, que las hizo mi marido, que se dedicaba a la construcción”.

El Manzano, el lugar elegido
“Veíamos que en la zona de Agua de Oro se estaba formando un pequeño polo gastronómico, le veíamos mucho potencial y en realidad era como una idea muy romántica de volver a Argentina, pero no a la ciudad de Córdoba, sino a una zona más serrana.

Mi padre nació en La Granja, acá a diez kilómetros, entonces toda mi infancia la hemos pasado en estos pueblos, de manera que la zona era muy familiar”, explica. Además, ella entiende que la idea del restaurante está más que clara y que los clientes se identifican con la misma.

“El concepto de Úrsula es un lugar de encuentro para la familia y amigos, al estar sólo a 40 kilómetros de Córdoba en una zona muy bonita. Pretendemos que sea una escapadita para los cordobeses y quienes vivan en otras ciudades grandes, como Jesús María, por ejemplo”.

Úrsula se encuentra en Sierras Chicas y la emprendedora cordobesa destaca la importancia de estar en ese sector de la provincia. “Además de comer, la gente viene a respirar la brisa serrana, a tomar el sol. El sol de otoño e invierno aquí se disfruta un montón en nuestro parque.

Tenemos una zona parquizada con juegos para niños, lo que nos hace un lugar muy elegido por las familias”.

La ambientación, otro de sus puntos altos
“En los mediodías se disfruta mucho estar al aire libre”, comienza explicando al referirse en este sentido. “Tenemos mesitas en una galería, sombras debajo de unos árboles autóctonos y para la noche, es un lugar que está acondicionado para cenas románticas, encuentros entre amigos… Nuestra música, nuestra ambientación y nuestro mobiliario son muy cómodos y tenemos algunos detalles en nuestra vajilla y nuestra mantelería, lo cual lo hace un lugar muy ameno, cálido y delicado”, agrega.

La especialidad, cabrito
“Nuestra gastronomía es serrana con algunos toques mediterráneos que va incorporando el cocinero Saúl Rodríguez, oriundo de España. Nosotros como especialidad gastronómica tenemos el cabrito en varios platos, cabrito al horno que es la estrella. Tenemos otras carnes como ternera, cerdo, vizcacha y otra variedad de platos artesanales, menú vegetariano y para niños”.

Lo bueno de ser emprendedor en Córdoba
“Lo bueno de ser emprendedor en Córdoba es que hay una comunidad muy importante, aglutinada en fundaciones. Yo pertenezco a la fundación E+E y me he capacitado. Pasar por la fundación es un antes y un después. Yo hice dos capacitaciones: la primera, Plan de Negocios, donde le dimos forma a toda esta locura y aprendimos a encontrar nuestras fortalezas, oportunidades y organizarnos”, explica Nancy, a lo que agrega: “Llevar el proyecto a lo terrenal cuesta mucho. El año pasado repetí una capacitación de “Plan de Gestión Avanzado”, que te permite tener otra mirada para dar un formato de empresa a lo que es el negocio”.

“Estar en contacto con otros emprendedores te enriquece un montón, te vuelve más generoso y más solidario porque uno comparte sus experiencias y también contactos, clientes y proveedores. Eso es muy reconfortante”, concluyó indicando una de las caras visibles de Úrsula Restaurante.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar