El recuerdo de Jorge González: Crack, Mágico y “caravanero”

Jorge González fue uno de los jugadores con más talento de la historia del fútbol mundial. Además de ser un generador constante de anécdotas. Acá repasamos una historia muy particular.
MAGICO GONZALEZ

“Reconozco que no soy un santo, que soy un amante de la noche y las ganas de fiesta no me las quita ni mi madre”. Tremenda declaración. Ilógica en el mundo del fútbol profesional de hoy. Pero él era así, único. Fue único. Para muchos está en el podio de los mejores futbolistas de todos los tiempos junto a Maradona y Pelé.

Sin embargo, esa afirmación antes referenciada le quitó muchas posibilidades de exponer títulos y récords para ser considerado por los amantes de las estadísticas. Jorge González fue un personaje de este deporte.

En LA NUEVA MAÑANA nos tomamos un tiempo para ingresar en una de las tantas anécdotas que el “Mágico” regaló.

González dejó su San Salvador natal para jugar en el fútbol español en 1982. Allí fue ídolo del Cádiz, más allá de sus locuras y “caravanas”. Pero era un crack.

A propósito, en la previa a un partido ante el Barcelona por el trofeo Ramón de Carranza, el “Mágico” tuvo una de sus largas noches de fiesta. Por tal motivo, se durmió y, aunque es imposible de creer en la actualidad, llegó a la hora del inicio del partido. Como en esas películas “yanquis”, el talentoso no estaba y su equipo fue bailado en el primer tiempo. El “Mágico” llegó para jugar en el complemento. Era tan bueno que el técnico ni dudó en hacerlo jugar.

El Barça le ganaba al Cádiz 3-0. El resultado final fue 4-3 a favor del equipo del salvadoreño; y él, el crack, participó en los cuatro goles; convirtió dos y asistió en los otros tantos. Un fenómeno. ¿Se imaginan lo que fue el festejo de la victoria? No hace falta narrarlo.

“Yo no fui”
Por supuesto que los grandes clubes europeos posaron sus ojos en su habilidad. El Barcelona estuvo muy cerca de contratarlo. Pero ocurrió un incidente. Con en el paso del tiempo, la anécdota se ha ido transfigurando y hoy se la considera una leyenda. LA NUEVA MAÑANA buscó y armó más o menos lo que ocurrió.

En el año 1984 el Barça realizó una gira de pretemporada y el “Mágico” fue invitado por la dirigencia catalana a participar para observarlo y tratar de hacerse de su ficha. Ya en tierras norteameticanas, se produjo la historia por la cual dicen no se hizo efectivo el pase. La alarma de incendio del hotel comenzó a sonar. Rápidamente toda la delegación se evacuó del edificio, pero el único que no bajó a la recepción fue González. ¿Dónde estaba? Se lo encontró con una californiana en la cama y afirmando repetidamente: “Yo no fui, yo no fui”.

MAGICO GONZALEZ 1

Prometió portarse bien, pero...

Después de verlo jugar en la Copa del Mundo de 1982 en España, el presidente del Cádiz, Manuel Irigoyen, hizo lo imposible para contratar a Jorge González. Pero así como lo “amaba” por su calidad futbolístico, también llegó al otro extremo por sus excentricidades. En cierta ocasión, ya harto de las ausencias a los entrenamientos del “Mágico” le dio un ultimátum. González prometió ser bueno y para demostrarlo se esfumó durante una semana completa, de fiesta por las playas, discotecas, bares, y demás con un amigo. A Irigoyen se le terminó la paciencia y terminaron dándolo a préstamo al Valladolid.

Te puede interesar