El Papa recibió a un delegado despedido del INTI

País 08/02/2018 Por
Francisco se reunió este miércoles con Néstor Escudero, ex delegado gremial y uno de los 254 trabajadores cesanteados. El pontífice le brindó su apoyo y los llamó cariñosamente "los troscos de Dios".
inti
Francisco recibió en el Vaticano a Néstor Escudero, uno de los delegados gremiales despedidos. - Foto: Prensa Vaticano

En un nuevo gesto de solidaridad con los trabajadores que sufren las consecuencias de los despidos masivos impulsados desde el Gobierno nacional bajo la excusa del recorte en el gasto público, este miércoles el Papa Francisco recibió en el Vaticano a Néstor Escudero, uno de los delegados gremiales del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que fue despedido junto a otros 253 empleados.

El encuentro se dio mientras el predio de Villa Martelli continúa tomado por los cesanteados acompañados de activistas sindicales y las autoridades estiran el asueto administrativo desde hace nueve días para evitar la inminente confrontación, la dirección prepara más cesantías y contrata empresas a través de las cuales terceriza los servicios que hasta el año pasado prestaban los trabajadores despedidos.

"Cuando Francisco me vio, inmediatamente se acordó de nosotros, que venimos trabajando desde las organizaciones antitrata para terminar con el trabajo esclavo y nos invitó a que nos acercáramos llamándonos cariñosamente los troscos de Dios para brindarnos su apoyo en este momento que estamos pasando", contó a Ámbito Financiero Néstor Escudero, quien participó en Roma de un encuentro de la Red Libera, que nuclea a más de 1.600 organizaciones antimafia de Italia. 

De este modo, el Papa toma posición en una disputa que tiene claramente enfrentados a los dirigentes sindicales con la administración de Mauricio Macri, dispuesta a avanzar en la reducción del gasto público a expensas de recortar puestos de trabajo en la administración pública.

Cabe consignar que antes de abrazarse con el Pontífice, Escudero se reunió con Marcelo Sánchez Sorondo, uno de los articuladores vaticanos más activos en la Argentina, quien a fines del año pasado estuve participando en la CGT de actos que ostentaron un marcado tono opositor al Gobierno nacional. 

Gastos sin control

Desde el sector gremial vienen denunciando que la administración encabezada por Javier Ignacio Ibáñez nombró a 93 empleados, varios de los cuales no contaban con el expertise correspondiente a la función asignada y eran antiguos socios en sus emprendimientos privados. Además, señalan que tras la declamada intención de reducir el déficit "se despide personal que cumple tareas específicas y se lo reemplaza por empresas y consultoras nacionales y extranjeras que generan más gastos".

El festejo de los 60 años del INTI se presentó como una gran oportunidad para la contratación de servicios innecesarios y sobrevaluados. Con la excusa de que "el arte nos inspira" se contactó a artistas "emergentes" para que realizaran insólitas "obras de arte" que poco tenían que ver con la identidad de la institución.

Carolina Ghidotti, una licenciada en publicidad que ingresó al INTI como asesora del ex Tenaris-Techint Juan Pedro Córica, actual gerente de Comercialización del Instituto, y cuyo único antecedente laboral es el de asesora de imagen y personal shopper, estuvo al frente de esta iniciativa "artística" que generó un considerable gasto a la institución. Por ejemplo, la obra "Templo de las deidades electrónicas" implicó un gasto de $21.000; el "Helado LOVE" se facturó $77.000; y el "Totem de células" le costó al Estado $350.000.

Además, la gestión de Ibáñez contrató los servicios de "Gowland Publicidad SA" para la producción de 5 videos institucionales por la exorbitante suma de $3.327.500. 

Notas relacionadas:

protesta inti Empleados del INTI protestan ante el anuncio de 250 despidos

Te puede interesar