El gobierno de Macri sigue reavivando el fantasma de la deuda externa

Política 06/02/2018 Por
Luis Caputo, ministro de Finanzas, comenzó a concretar un plan de nuevo endeudamiento que prevé sumar 40.000 millones de dólares más a la abultada deuda externa argentina.
01

chapa_ed_impresa_01

Por: Daniel Salazar - Especial La Nueva Mañana

La severa profundización del endeudamiento externo que dejó la última dictadura cívico militar de 1976 fue la espada de Damocles que cayó sobre los sucesivos gobiernos desde la reapertura de la democracia en 1983 y provocó las profundas crisis con la que cada uno de ellos terminó su respectivo mandato. Sin embargo, si hay algo en lo que coinciden consultores de nuestro país provenientes de diferentes corrientes ideológicas es que la deuda externa durante los años del kirchnerismo había dejado de ser un problema para la economía argentina.
Tanto es así que hasta el propio gobierno de Mauricio Macri cuando asumió en diciembre de 2015 y publicó “El estado del Estado”, el diagnóstico de la administración pública recibida, no incluyó a la deuda externa como parte de la “pesada herencia recibida”.
Como resultado de la gestión de la deuda que hizo el kirchnerismo hubo tres cambios respecto al manejo histórico: se redujo la relación Deuda/PBI, aumentó la participación de la deuda con el propio sector público en detrimento de los acreedores externos y aumentó la deuda en pesos reduciéndola en dólares, resumió el ex Ministro de Economía de los primeros cuatro meses turbulentos del 2002 durante la gestión de Eduardo Duhalde, Jorge Remes Lenicov en el informe de Chequeado sobre ¿Argentina durante el Kirchnerismo se desendeudó o no?.
Asimismo, el economista Miguel Bein en el mismo informe y al referirse a igual periodo, señaló “lo único que es relevante es el desendeudamiento con el mercado de capitales, no el desendeudamiento interno. La deuda donde hay un riesgo de default, de desestabilización es la deuda que flota en el mercado. La deuda pública interna que el estado tiene con la Anses, con el Banco Central se puede refinanciar” y es lo que consiguió el kirchnerismo.

¡La peligrosa estrategia de Macri
La estrategia de sustituir al Banco Central como principal fuente de financiamiento del déficit fiscal y en su lugar recurrir al endeudamiento externo llevó a la Argentina en estos dos últimos años a encabezar el ranking de colocadores de deuda emergente, según datos de la agencia Bloomberg. Claro que el correlato de esto es que esta estrategia tiene un tiempo límite, el que fije el humor y el apetito de los inversores extranjeros y de las condiciones de los mercados de capitales internacionales.
Así lo señaló también la agencia crediticia Stándard & Poor´s que advirtió sobre la fragilidad de la Argentina, el Gobierno ha tomado mucha deuda y es muy permisible a los vendavales económicos que desaten las naciones desarrolladas del mundo.

Este cuadro de endeudamiento fue reconocido por el ministro de Finanzas, Luis Caputo, a fin de año cuando pasó por la Comisión de Presupuesto de ambas Cámaras del Congreso para defender las leyes económicas del gobierno. El funcionario indicó que al cierre de 2017, la deuda pública bruta, que suma los pasivos en pesos y en dólares, intrasector público y con el sector privado y organismo multilaterales externos, llegará a los 340.000 millones de dólares lo que equivale al 58,6 por ciento del PBI.
La defensa política del proceso de deuda externa esbozada en el Parlamento puso de vuelta al ministro y amigo personal de Mauricio Macri bajo el foco de la agenda mediática, sobre todo cuando confirmó que la Argentina en el 2018 emitirá 30 mil millones de dólares más de deuda externa y llegará a 40 mil millones con la renovación de letras del tesoro.
Mientras tanto, la economía argentina se perfila a tener por un largo tiempo más déficits gemelos, fiscal y comercial y de esta forma el fuerte déficit de la cuenta corriente seguirá siendo financiado, precisamente con más deuda de capitales externos.

Nota relacionada: 

Claudio Lozano - © 2017 Javier Imaz_09 Claudio Lozano: “Hay que patear el tablero de un sistema político agotado”
Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar