Pidieron informes sobre el Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos

Política 25/11/2016
El legislador Martín Fresneda solicitó información acerca de los criterios con los que se está cumpliendo la normativa provincial. A punto de concluir el período legislativo, no hay novedades acerca de la normativa cordobesa que se debe actualizar cada cinco años.
Ampliar
Martín Fresneda.

El miércoles último, en medio de una sesión álgida por los pases de un bloque a otro que se dieron esta semana, el legislador Martín Fresneda presentó un pedido de informes sobe la situación del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos, enmarcado en la Ley Provincial 9814, donde se establece que se debe garantizar un proceso participativo en el nuevo ordenamiento.

La solicitud, como sucede con gran parte de los proyectos o pedidos de informe presentados por la oposición, volvió a comisión.

Sin embargo, esta situación tiene como eje la problemática de lo que sucede con los ecosistemas boscosos de la provincia, que siguen disminuyendo.

En 2010 se sancionó la normativa provincial que debe actualizarse cada cinco años. Y a partir de la ley sancionada durante el primer mandato del gobernador Juan Schiaretti, se determinó que existen tres categorías para el bosque nativo: rojo, para zonas en las que no se puede intervenir; amarillo, sectores en los que es factible alguna actividad productiva; y verde, donde está habilitado un cambio de uso del suelo.

A punto de concluir el período legislativo 2016, no hay novedades acerca de lo que se determinará en la Unicameral con respecto a la preservación de bosques nativos. Lo único que se conoce es la realización de reuniones cada dos semanas en El Panal, y a las cuales son convocados algunos sectores. Entre ellos, el Movimiento Campesino.

Ahora, en medio de la situación que vive la provincia con la pérdida constante de bosques nativos –de las 16 millones de hectáreas del territorio provincial, en algún momento, 12 millones correspondían a ese tipo suelo- no hay avances en torno a la actualización. Y esto preocupa, no solo a las organizaciones ambientalistas, sino también a sectores académicos que ven con inquietud que la ley provincial no se pliegue a la normativa nacional (Nº 26331).

En su exposición del pasado miércoles, Fresneda se preguntó qué sectores participan de las reuniones en Casa de Gobierno, qué carácter tienen las definiciones que allí se toman y si inciden sobre la confección del nuevo mapa que elabora el equipo técnico. 

Los ecosistemas boscosos, que como se dijo antes, en algún momento llegaron a ser 12 millones de hectáreas, hoy son solo cuatro millones que en este momento están dentro de las denominadas zonas rojas.

“Este mapa de situación explica el desarreglo ambiental que vive Córdoba y que se manifestó claramente en las dramáticas inundaciones que sufrimos los cordobeses. Sabemos que la Sociedad Rural, CARTES y la Federación Agraria tienen la firme voluntad de reducir la zona roja y sinceramente nos preocupa que el Gobierno Provincial ceda frente a las circunstancias” expresó Fresneda en su intervención.

Asimismo, otro de los puntos que manifestó el parlamentario en su intervención, fue el principio de “no regresividad” como condición para percibir el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos.

“Teniendo en cuenta que cualquier proyecto de ordenamiento tiene que cumplir con el principio de no regresividad para poder percibir el fondo nacional para la conservación de bosques nativos, y que el monto depende de la superficie a custodiar, en caso de prosperar el planteo interesado de un sector de aumentar la zona amarilla y disminuir la roja ¿con qué partida presupuestaria se garantizarán las tareas de conservación de los mismos?” sostuvo Fresneda.

Al mismo tiempo, desde el entorno del legislador de Córdoba Podemos, sostienen que otra preocupación es la demora en la convocatoria para la audiencia pública. “De la cual deberían participar todos los sectores, no únicamente los que concurren ahora a El Panal” afirman cerca de Fresneda y agregan la preocupación por una actualización que pueda darse sobre el final del año y con el foco de la opinión pública puesto en otro lado.

 

Te puede interesar