Samuel Sosa: “Nunca hablaría mal de mi país”

Deportes 05/02/2018 Por
El futbolista juvenil venezolano que llegó a Talleres en este mercado de pases, no se mantiene ajeno a la dura realidad que vive por estos momentos su lugar de origen. Sueña con llegar a la Selección, jugar un Mundial y ser campeón en barrio Jardín.
Ver galería Sosa_00
1 / 2 - “Me gusta disparar de tiro libre, pero sé que Lucas (Olaza) es el encargado. Ojalá algún día tenga la oportunidad de patear y meterla”

chapa_ed_impresa_01

Por: Federico Jelic - [email protected]

Un español lento que se discurre entre timidez e introversión es el que esboza el venezolano Samuel Sosa, de 18 años, que llegó a las filas de Talleres como una apuesta internacional, con proyección y otros valores que fueron aprobados por la visoría técnica del club. Fue una de las revelaciones en el Mundial Sub 20, donde Venezuela hizo historia llegando a la final, y sus condiciones seducen porque combina pegada y técnica.
Hay aspectos culturales para amoldar, por eso no fue utilizado por el DT Frank Kudelka en el primer partido del año, pero igual en cada entrenamiento el proceso de aprendizaje suma un nuevo ingrediente.
“Sami”, como lo reconocen sus pares, no se desanima. A sus tempraneros 18 años le salió la oportunidad de ser transferido, y buscará cumplir su sueño de sumar experiencia suficiente que le permita llegar a la “absoluta”, como le llaman en el país caribeño a la selección venezolana en términos de jerarquías. “Estoy feliz en Córdoba, contento y alegre de este momento, el profesor Kudelka me ayuda a mejorarme, agradezco la confianza y espero entrar a la cancha cuanto antes. Después de ver la gente en las tribunas en el clásico quiero jugar ya mismo”, contó con impaciencia un ansioso Sosa.

- ¿Qué conoces del fútbol argentino?
- Lo he visto por televisión varias veces, noto que se juega muy rápido con la pelota y que se pega mucho con respecto a mi país. Espero adaptarme a esas características pronto.

- En tu posición, ¿sos más de jugar retrasado o con más presencia en el campo rival?
- Retrasado mejor, con espacios y panorama creo que es donde más rindo. Soy un volante con presencia ofensiva y me suelo tirar al medio, así como número “10” también. Igual estoy abierto a correcciones, cada práctica es un aprendizaje. Al profesor Kudelka le gusta jugar abierto, con dos extremos y espero poder rendir también cuando me toque esa función.

- ¿Cuál es tu objetivo en este club?
- Yo quiero jugar en plenitud con Talleres y mi meta es ser campeón con este club y jugar una copa internacional. Pero primero me quiero mentalizar en acomodarme y rendir de la mejor manera. Lo quiero aprovechar. Este equipo tiene muy buenos jugadores. Espero que mi rendimiento me ayude a poder jugar en la absoluta de mi país.

La “Vinotinto”
Absoluta, sí. En Argentina decimos “la mayor” a la hora de describir a la Selección Argentina. A Venezuela se la reconoce como la “Vinotinto” a modo de apodo, por el color borravino de la camiseta, en honor a los uniformes de las fuerzas armadas históricas del país caribeño. Pero la absoluta es la “mayor”, lugar al donde aspira llegar.
Sosa no se mantiene indiferente con el objetivo de clasificar a Venezuela a algún mundial, dado que es el único país de Sudamérica que nunca llegó a alguna cita ecuménica. “Estuvimos cerca en dos oportunidades, nos caímos en el final lamentablemente. Nuestro país ha mostrado un crecimiento pero estamos lejos del desarrollo que lograron otros equipos. Que nuestra generación haya sido finalista en un mundial juvenil es un mensaje de esperanza”, comentó “Sami” sobre su ilusión de formar parte de la “absoluta”. Misión particular para un país donde el deporte más popular es el Beisbol, y donde el fútbol corre detrás del básquetbol también en materia de aficionados.

- ¿Tienes algún amigo en la selección venezolana? ¿Quién es tu referente?
- Joseph Martínez es mi ídolo. Es amigo y medio primo porque es del mismo barrio de mi familia, en Valencia. Es un gran jugador, ya consolidado. Ojalá algún día compartamos equipo en la absoluta. En Táchira tengo de compañeros a Contreras, que es portero, y también a Camacho. Los dos son habituales en la “Vinotinto”.

- ¿Cómo tomaron en Venezuela el empate en el Monumental?
- Fue histórico pero no nos sirvió de mucho porque estamos fuera del mundial lo mismo. Lo cierto es que antes nunca habíamos marcado un gol y esa vez casi ganamos. Festejamos mucho cuando en 2012 hizo el gol Amorebieta para el primer triunfo sobre Argentina. Ahora en el Mundial, vamos a estar pendientes de lo que haga Messi. En Venezuela todos son fanáticos de él.

- ¿Qué le falta a Venezuela para llegar al mundial?
- Es un desafío del que quiero pertenecer, a veces pecamos de ingenuidad, estamos aprendiendo. Tenemos que ser fuertes de carácter, haremos todo por llegar y soñamos algún día estar al lado de los equipos que están al tope.

Crisis y añoranza
“Nunca hablaría mal de mi país”, repite Sosa varias veces en la entrevista. La inevitable pregunta de la crisis política y social que vive Venezuela no cayó bien del todo pero tampoco le esquivó a esa dura realidad que transita su pueblo.
“Venezuela va a salir adelante. Me tocó la suerte de salir de mi país y le di gracias a Dios por eso pero tengo gente cercana que está sufriendo. Es una situación delicada, vamos a luchar todos juntos para crecer”, respondió con algo incomodidad.

“Tengo mis padres allí, viven en el barrio Tucuyito de Valencia y son humildes. Ahorita van a vivir del dinero que yo les pueda mandar desde Argentina. Me vine solo, en unos días va a llegar mi novia y espero que con el correr de los meses pueda traerme a mi familia a vivir conmigo. Yo mantengo distancia, dejé allá las cosas feas y espero que todo me salga bien en Argentina”, agregó. Y no quiso marcar posición ideológica al respecto, dando por terminada la conversación.

Su mente en la “T”
Ya hubo un antecedente de un venezolano en Talleres. En 2004 llegó Cristian Cásseres, en la B Nacional, que incluso le anotó un tanto a Sarmiento de Junín. Resulta que el hijo de Cásseres juega en las categorías menores de la selección con Sosa y recibió las mejores referencias de Córdoba. “Me contacté con él y me dijo que voy a ir a un club muy importante de Argentina y que la ciudad es hermosa. Eso me ayudó a decidirme a venir”, remarcó.
“Se nota que es una ciudad con gente muy cálida... Llegué al aeropuerto a las 3.30 de la mañana y ya muchas personas me reconocieron y me dieron los mejores deseos. Eso no es común en Venezuela. Es increíble. Y en mi primer día me llevaron a comer carne a la parrilla. Me pareció deliciosa“, agregó.

Mientras transita su adaptación a Talleres, comenta que le gusta la música de reggaetón, que lo sabe bailar bien y que también tiene preferencia por el vallenato, estilo de baile colombiano, por la cercanía de su ciudad con Cúcuta, cuna de ese particular ritmo. “Acá en el vestuario se escucha cuarteto, que es muy parecido al reggaetón. Espero algún día me dejen poner mi música”, cuenta con esperanzas, las mismas que pone en juego en su sueño de poder vestir la camiseta de la “absoluta” en un futuro no muy lejano.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
Todos los lunes en tu kiosco ]


Te puede interesar