Se cumplen hoy 40 años de la muerte de Jorge Cafrune

Cultura & Espectáculos 01/02/2018 Por
Este jueves 1 de febrero se cumplen 40 años del fallecimiento del reconocido cantor argentino. Cafrune supo llegar al corazón del pueblo a través de las letras de las canciones que interpretaba, llenas de un gran compromiso social.
Jorge-cafrune

chapa_ed_impresa_01

Por: Mónica Hernández

El Turco, como lo llamaban sus amigos, nació el 8 de agosto de 1937 en Perico del Carmen, provincia de Jujuy. De ascendencia sirio-libanesa, pero con profundas costumbres gauchescas, comenzó a cantar en 1957 en “Las Voces del Huayra”. Ariel Ramírez los descubrió y por aquellos años les ofreció una gira, la cual se frustró debido a que Cafrune y otro de los integrantes del grupo folklórico fueron convocados al servicio militar.

Al regresar a su provincia natal fundó “Los Cantores del Alba”. En 1960 inicia su carrera solista y Jaime Dávalos en 1962 lo invita al 2° Festival de Cosquín, donde se consagró como revelación.

Amante de la vida de campo y de los caballos, en 1967 inicia la gira “De a caballo por mi Patria”, a través de la cual llevó sus éxitos a todos los rincones del país.

En los años 60 se estableció en una estancia en Los Cardales, provincia de Buenos Aires, donde tenía una colección de monturas, estribos, rastras, riendas y otros accesorios gauchescos.

Jorge siempre tuvo gran cariño por nuestra provincia donde cosechó cantidad de amigos, especialmente en la ciudad de San Francisco. Allí conoció al grupo fundador de la tradicional Peña La Posta, integrado por don Oscar Orti, el caricaturista José Hernández y el artista plástico-actor Humberto Torres, además del luthier Aldo Merlino, quien le confeccionaba las guitarras criollas.

A principios de los setenta alquiló una carpa a la comunidad gitana que ubicó a a orillas del río Cosquín donde armó una peña.
Hasta 1977 realizó actuaciones en Europa, especialmente en España donde se presentó en el ciclo de cuatro programas de la televisión española (RTVE) “La hora de Raffaella Carrá”. No obstante, casi todos los veranos estuvo en el encuentro folklórico del valle de Punilla. “Eran tiempos muy peligrosos para un cantor costumbrista y peronista, sin embargo decidió no exiliarse”, refirió en una entrevista su hija Yamila.

“Yo me voy a atrever, porque es un atrevimiento lo que voy a hacer ahora, y me voy a recibir un tirón de orejas por la Comisión, pero qué le vamos a hacer. Les voy a ofrecer el canto de una mujer purísima, que no ha tenido oportunidad de darlo y que como les digo, aunque se arme bronca, les voy a dejar con ustedes a una tucumana: Mercedes Sosa”.
Jorge Cafrune, Cosquín, enero de 1965.

El 24 de enero de 1978 realizó su última presentación en el Festival de Cosquín, donde interpretó la mayor parte de su repertorio, en especial aquellos temas prohibidos por la dictadura militar, entre ellos “Zamba de mi esperanza”: “Aunque no está en el repertorio autorizado, si mi pueblo me la pide, la voy a cantar”, dijo exultante.

A partir de allí el entonces teniente primero Carlos Enrique Villanueva, a cargo del Centro Clandestino de Detención “La Perla”, sentenció que “había que matarlo para prevenir a los otros”.

Pese a todo, en medio de amenazas, el 31 de enero emprendió el viaje a caballo a Yapeyú desde la Plaza de Mayo de la ciudad de Buenos Aires, llevando un cofre con tierra de Boulogne-sur-Mer, lugar donde falleció el General José de San Martín, y fue atropellado a la altura de localidad bonaerense de Benavídez, en la madrugada del 1 de febrero. A raíz del impacto sufrió la fractura de varias costillas y fue asistido con demora. Ante el dolor insoportable le suplicó a su compañero: “Es mejor que me maten, no aguanto más… Te encargo a mis hijos, que no les falte nada”, y cuando era trasladado al Instituto del Tórax de Vicente López dejó de existir.

Poco después se rumoreaba que el accidente había sido provocado por orden de López Rega, porque él había dicho que Cafrune “era más peligroso con una guitarra que un ejército con armas”.

La causa fue caratulada como “muerte en accidente”, pero nunca el conductor pudo explicar qué hacía en ese lugar y el compadre que acompañaba al folklorista en el otro caballo hizo un pacto de silencio y nunca contó los detalles del trágico episodio.  


Homenaje

homenaje

El merecido tributo que la Plaza Próspero Molina le debía al Turco se llevó a cabo el jueves pasado. Estuvo organizado por Yamila Cafrune, quien convocó al escenario Atahualpa Yupanqui a los cantantes: Joselo Schuap, Lucas Segovia, Bruno Arias y Peteco Carabajal, entre otros. Marina y Hugo Jiménez, fundadores del Ballet Salta, bailaron la zamba “No te puedo olvidar” y Doña Jovita proclamó: “Cafrune hizo que la palabra llegue a lo profundo del alma”.

Asimismo, José Larralde, León Gieco y Soledad Pastorutti enviaron sus mensajes grabados proyectados en las pantallas gigantes.

En declaraciones a Cadena 3, Marcela Gallardo, la viuda de Jorge, expresó: “Siento una gran emoción al estar en este festival en el cual él tantas veces cantó”.

Cerró el homenaje la “Zamba de mi esperanza”, interpretada por todo el público de la plaza de pie.


La última entrevista en Córdoba

cafrune
Unos días antes de la presentación de Jorge Cafrune en Cosquín ’78 se reunió con sus amigos a comer un asado, como todos los veranos, en una casa de la zona sur de la ciudad de Córdoba. 

Previo a ese encuentro, por la tarde, había sido invitado a un festival en el Paseo Sobremonte, cuya conducción estuvo a cargo de Norma Landi. Cantó varios temas y finalizó la presentación con el vals “El Orejano”. Apenas bajó del escenario fue demorado por la Policía que lo llevó a declarar a la comisaría. Posteriormente, fue liberado y sus acompañantes lo llevaron hasta el domicilio donde lo esperaban los restantes invitados. Allí interpretó todo su repertorio, especialmente el tema por el cual fue detenido y cantó “Hombre con H”, que sería incluido en su próximo LP.

Héctor Ramos, periodista de los SRT, le realizó la entrevista que sería una de las últimas. En esta habló de todo, del poeta español Miguel Hernández, de sus proyectos, de su cabalgata a Yapeyú y hasta aconsejó como un padre a unos jóvenes jujeños que fueron a tocar los temas norteños que interpretarían en el festival. El grupo se llamaba “Los Hermanos del Folklore”.

El casete de la nota fue ampliamente difundido por Radio Universidad y se extravió. Después de casi 20 años, providencialmente apareció. Ramos lo pasó al formato de CD y publicó en 2004 el libro “Jorge Cafrune, memorias de un hombre libre”. En esa grabación expresó: “Me amenazaron diciéndome que si hago el viaje moriré. Dicen que un zurdo no puede mancillar la tierra de San Martín. Siempre dije que no soy comunista, que soy nacionalista con ‘c’ y no con ‘z’ y que no me alineé como cantor de protesta. Yo le canto al pueblo”.

Como una premonición de lo que sucedería, Cafrune había insistido en un encuentro con esta familia amiga en San Antonio de Areco, antes de su viaje a la tierra del General San Martín. Pero una fuerte tormenta impidió la llegada de los cordobeses al pueblo conocido como “Cuna de la Tradición”.

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Todos los lunes en tu kiosco]


Te puede interesar