Cierre legislativo clave para Schiaretti y Mestre

Política 20/11/2016
En la Unicameral y en el Concejo Deliberante se define estos días buena parte del destino político para el 2017 de los jefes del peronismo y el radicalismo.

Quedan semanas para el final del 2016 en los poderes legislativos de la provincia y el municipio. Y en ambos recintos, tanto en el de la Unicameral como en el Concejo Deliberante capitalino, saben que buena parte del año próximo está en juego de acuerdo a lo que suceda de acá a la última semana previa a las fiestas de diciembre.

Como aperitivo de todo esto, sirvieron los últimos días y un testeo final de un año que fue intenso. Igual que el próximo, con la parada electoral de las legislativas nacionales.

Por lo tanto, los tironeos de un lado y otro, con un golpe de teléfono cada tanto a Casa Rosada, ya sea desde El Panal o los despachos del Palacio 6 de Julio, siguen y se van a ir acrecentando.

Entre el Presupuesto y la Reforma

La semana que terminó tuvo una agenda cargada en la Unicameral con un martes de doble turno entre la presentación del Presupuesto y la comisión por Reforma. La “ley de Leyes” arribó a la Legislatura con la visita del ministro de Finanzas, Osvaldo Giordano. Y minutos después de la entrega del pen drive a Oscar González, el presidente provisorio del cuerpo, comenzaron los primeros cuestionamientos.

Desde el arco sindical, las críticas llegaron por el tope a la paritaria del 18% que estipula el Presupuesto; que marca, además, un aumento de los inmobiliarios promedio del 35%.

Y con respecto a esto, el campo puso el grito en cielo por una tasa que para el sector alcanza el 45%.

Las entidades lanzaron comunicados haciendo sentir su enojo y se sumaron fuerzas de la oposición como el radicalismo, que durante el año acompañó al campo en los reclamos por las inundaciones. Aquí, el oficialismo ve “juego político” y las respuesta desde Cambiemos llegó desde el radical Orlando Arduh y el juecista Juan Pablo Quinteros.

Sin embargo, pese a que algunos buscan instalar el clima de “una 125” –por el conflicto entre el kirchnerismo y el campo nacional en 2008- entre el peronismo cordobés y el sector, creen que la espuma bajará y el proyecto contará con su aprobación en el recinto.

Unión Por Córdoba no tiene el problema de Cambiemos en el Congreso: tiene la mayoría agravada y, la réplica cordobesa de la alianza nacional, terminará acompañando. Con algunas salvedades, claro; pero ninguna que impida la sanción de la ley. Sobre todo por lo que ocurre en el Congreso cuando la coalición que gobierna el país necesita el apoyo del peronismo cordobés.

En cuanto a la Reforma, el peronismo tiene urgencia por la aprobación pero no es la que tiene Mauricio Macri en la Nación, con la necesidad de “sacar” la ley a nivel nacional ante el pánico que le genera una estructura escuálida para fiscalizar en 2017.

De todas maneras,  el schiarettismo se sube a la ola reformista y esta semana impulsó los proyectos que contienen la unificación de las fechas electorales y el límite a la reelección indefinida de los intendentes.

El calendario, estima que el gobernador tendrá hasta el 1º de marzo para dar a conocer cuál será la fecha de la elección –cuando se trate de comicios provinciales, claro- y todas las comunas deberán sumarse a ese día u optar por 30 días antes o después de lo que se fije.

La oposición lo avala, aunque le genera un escozor darle a Unión Por Córdoba lo que consideran “una ventaja”. “Con lo agresiva que son las campañas de ellos en términos publicitarios cada vez que hay elección, si se los acompaña con eso, no se van más” dijo un opositor ante la posibilidad de votar con un calendario más acotado. Igual, desde Nación proponen lo mismo.

En cuanto al límite a la reelección indefinida de los jefes comunales, el radicalismo puntualmente, con un foro de intendentes muy activo, tampoco está muy convencido. Por lo menos los representantes de la UCR en el interior, donde más de uno viene en el cargo hace varios períodos.

Pero, también se repite el escenario: Cambiemos impulsa esta medida en la Buenos Aires de María Eugenia Vidal, para limitar mandatos de los barones del conurbano bonaerense.

Por todo esto, de acá al final del 2016, las sesiones en la Legislatura serán las más intensas del año.

Concejo y las preocupaciones de Mestre

A diferencia de lo que ocurre en la Unicameral, en el poder legislativo municipal el intendente Ramón Mestre no tiene asegurados los votos. La seguidilla de errores del oficialismo en el Concejo, envalentonó a una oposición que a principios de año se mostraba muy heterogénea y que, desde hace unos meses, funciona en tándem.

Los acuerdos que fueron llevando adelante por el bloque Fuerza de la Gente junto al Movimiento ADN, a los que se sumaron en algunas ocasiones UPC y el Frente de Acción Solidaria de Marcelo Pascual, le generaron varios dolores de cabeza a la coalición gobernante y terminó perdiendo a la concejala Laura Sesma.

Molesta por lo ocurrido hace algunas semanas con el viaje a Colombia de ediles del oficialismo que terminó con una cancelación de sesión, la concejala socialista tiene juego propio y preocupa al Ejecutivo.

De acá a fin de año queda la segunda lectura del Presupuesto, con audiencia en el medio, y la chance de aumento del boleto urbano sigue latente. Previo a las fiestas, entre garrapiñada y pan dulce, puede haber novedades al respecto.

Para 2017 la clave mestrista está en la expectativa que generan los fondos provenientes de Nación en un año con elecciones.

Pero son las mismas que tiene Schiaretti. Por lo que los codazos seguirán, por más que se intente relajar para brindar en los tiempos que paz que proponen las fiestas de diciembre.

Te puede interesar