El Gobierno pospuso el tratamiento de la reforma laboral hasta marzo

País 09/01/2018 Por
El presidente dio la orden desde sus vacaciones en Villa La Angostura. Busca lograr acuerdos sectoriales con la CGT y el PJ, y evitar un conflicto como el de la reforma previsional.
Congreso sesión reforma previsional
Macri decidió posponer el tratamiento debido a la tensión con la CGT. - Foto: archivo

No hay buen clima en la Casa Rosada. La ansiada reforma laboral que exigen el FMI y el poder económico de la Argentina está pasando por un momento complicado en relación al consenso para sancionarla sin conflictos sociales mayúsculos.

El plan del presidente Mauricio Macri era presentar el proyecto oficial en el Congreso en febrero y en sesiones extraordinarias. Sin embargo, hay temor en Balcarce 50 de que el humor social termine de desbarrancarse en medio del peor momento de popularidad del Ingeniero desde su llegada al poder en diciembre de 2015.

La decisión, que según fuentes oficiales Macri tomó vía telefónica en diálogo con su jefe de Gabinete, Marcos Peña, sería posponer el tratamiento legislativo hasta marzo y no convocar a extraordinarias sino esperar a que comience el período ordinario del Palacio Legislativo.

"Necesitamos a la CGT de este lado", apuntaron las mismas fuentes a Infonews. La sensación en la mesa chica de Cambiemos es que los líderes sindicales podrían dar una de sus acostumbradas volteretas y rechazar a los gritos el proyecto al que meses atrás le tendieron un puente de plata nada menos que en la Sociedad Rural.

El propio Héctor Daer, uno de los polémicos triunviros de la central obrera, dijo días atrás que ellos no empujarán al proyecto oficial ni le darán espacio.

Por lo pronto, Macri sabe que cuenta con Miguel Angel Pichetto, algo así como el quinto Beatle de Cambiemos en el Congreso. El senador que supo denfender a capa y espada las leyes que enviaron en distintas épocas Carlos Menem, Néstor Kirchner y Cristina Fernández, hoy es el espadachín de los proyectos oficialistas, a los que les filtra alguna crítica pero para los que tiene siempre su mano lista para dar el sí.

En cuanto a los gobernadores, la apuesta a superar es la del apoyo a uno de los artículos más perjudiciales para los trabajadores: la exclusión de las horas extras en el cálculo de las indemnizaciones.

"Queremos un acuerdo homogéneo con las provincias", confiaron desde la calle Balcarce pero los mandatarios del interior empiezan a mostrar resquemores, sobre todo luego de las horas de sangre y fuego que se vivieron frente al Congreso cuando se aprobó la tenebrosa reforma jubilatoria.

¿Podrá Macri avanzar con la reforma más oscura de su gestión sin miles de personas en las calles y una huelga que las bases le siguen pidiendo a la CGT y que sería impostergable si se aprobara la ley tal como está planteada?

El tema está sobre la mesa y Macri, entre partidos de golf, películas en pantalla HD y múltiples reuniones con socios, amigos e influyentes personajes del círculo rojo, busca sostener credibilidad entre un sector de los trabajadores que votó a Cambiemos y empieza a notar (mejor tarde que nunca) el hecho de que hasta el momento no hubo una sola decisión que los haya beneficiado en estos dos últimos ominosos años.

Te puede interesar