Crece la cantidad de visitantes al Centro de Interpretación Científica

Sociedad 09/01/2018 Por
La Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y el Gobierno provincial inauguraron en septiembre en el Parque de las Tejas “La Plaza Cielo y Tierra”, un espacio para apropiarse y disfrutar de la ciencia.
Ver galería Centro de Interpretación Científica00001
1 / 5 - - El Centro de Interpretación Científica recibe diariamente grupos familiares que recorren las instalaciones acompañados por un guía divulgador.

Con la visita de más de 10.000 personas y 150 cursos de escuelas de toda la provincia, las expectativas de los propulsores del Centro de Interpretación Científica se vieron ampliamente superadas. La denominada “Plaza Cielo y Tierra” es un centro con forma de decaedro, ubicado en el ingreso a Ciudad Universitaria, que fue diseñado por el Estudio Morini y Asociados para descubrir, observar y disfrutar.


En diálogo con LA NUEVA MAÑANA, el astrónomo Guillermo Goldes contó cómo surgió la idea de instalar el espacio recreativo: “Mi pasión por los planetarios es de toda la vida, pero se acrecentó en los ’90 cuando vivía en Francia y recorrí varios de ellos en diferentes ciudades. Siempre tenía la fantasía de poder hablar con los encargados de esos centros y decirles: si alguna vez cambian el proyector por uno más nuevo, me gustaría tener este en Córdoba. Repetí la misma frase en varios lugares hasta que años después recibimos una carta donde nos decían: ‘Estamos cambiando nuestro proyector, a su Universidad ¿todavía le interesará esto? Enseguida dijimos que sí y esta resultó una de las semillas de nuestros anhelos. Logramos emplazar en el Parque de Las Tejas mucho más que un Centro de Interpretación, es un museo de ciencia”.

Ya en el predio, el circuito principal lleva a un descenso progresivo al interior de la Tierra, capa por capa, con 1.000 metros cuadrados de ploteos con diseño y contenidos exclusivos para apuntalar la visita. Primero se desciende por la corteza, luego al manto, la porción convectiva compuesta por roca en estado plástico y finalmente, al núcleo terrestre formado por hierro y níquel metálicos; responsable de que nuestro planeta tenga un campo magnético que en parte nos protege de partículas cargadas que provienen, por ejemplo, del Sol y que, a su vez, ha invertido su polaridad numerosas veces en el pasado: el norte magnético pasó a ser sur y viceversa.

De allí se pasa al nivel agua, en el cual el visitante puede conocer detalles acerca de la composición, distribución y acceso a este líquido irreemplazable. Esta recorrida se complementa con un documental de animación de cinco minutos de duración que resume los 3.500 millones de años de historia de la vida en el planeta.

En el nivel aire “podemos ver una de las vedettes de la muestra: el gran Péndulo de León Foucault, físico y astrónomo que realizó numerosas contribuciones a la ciencia. Se trata del dispositivo que demostró gráficamente y de manera concluyente la rotación de la Tierra. Sucedió por primera vez en el París de la década de 1850. El artefacto original osciló acompasadamente, suspendido de la cúpula del Panteón de París, y produjo una modesta y silenciosa revolución. Entre muchas otras, fue el primero en proponer el reemplazo de los antiguos espejos metálicos para telescopios por espejos de vidrio recubiertos por una delgada lámina de metal”, relató el científico divulgador.

Péndulo de León Foucault


Antes de salir al parque de 8.000 metros cuadrados, el público tiene la posibilidad de ingresar al Planetario Julio Verne con capacidad para 40 personas, donde la función dura unos 15 minutos y se refiere alâ€ŝcielo de Córdoba. Asimismo, cuenta con un microcine que puede albergar 70 personas.

Planetario Julio Verne

El predio está dividido en cuatro sectores: astroparque, geoparque, plaza didáctica y plaza de ingenio, que incluye un jardín de huellas de animales prehistóricos y actuales. A un costado se encuentra el edificio de recepción, capacitación y administración de 450 metros cuadrados y se dispone de dos ascensores.

Por otra parte, queda por inaugurar el Mirador de las Estrellas, que consiste en una torre con cúpula giratoria de forma geométrica que alberga un telescopio a 16 metros de altura.
Entre otras actividades, “para La Noche de los Museos desarrollada el 1 de diciembre pasado, se llevó a cabo una experiencia que entusiasmó a los más pequeños. Nuestros guías colocaron en una mesa grabados en metal de animales prehistóricos y otros, sobre los cuales debían frotar una hoja con lápices de colores para marcar los contornos de las figuras. Los niños se engancharon mucho con este juego. Luego esas producciones se colgaron en nuestro salón de conferencias. Esa noche, en seis horas, circularon unas 3.600 perso

Por último, destacó que “todo lo que hagamos bien en La Plaza Cielo y Tierra, desde ahora y para siempre, tiene al menos un 50% de responsabilidad y mérito de Lucio Morini, Jorge Morini y Adrián Castagno, los arquitectos que diseñaron nuestros dos decaedros. Sin ellos, allí no habría nada, o sólo un edificio cuadrado como una triste caja de zapatos”.

Tabla Periódica: fue confeccionada por químicos de la Facultad de Ciencias Químicas para el 400° aniversario de la Universidad Nacional de Córdoba y luego lo donaron al Centro de Interpretación. Los cubos tienen en sus caras: 1) símbolo, número y peso atómico; 2) características y foto del elemento; 3) aplicación;, y 4) descubrimiento.

Te puede interesar