El Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia ya trata a sus primeros pacientes

Sociedad 06/01/2018
Está en Bariloche y cuenta con una inversión de casi mil millones de pesos. En los próximos meses ampliará sus servicios de diagnóstico por imágenes y formación de profesionales y técnicos.
Centro de Medicina Nuclear y Radioterapia

El Centro Integral de Medicina Nuclear y Radioterapia de Bariloche, construido por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) con una inversión de casi mil millones de pesos, comenzó esta semana a tratar a sus primeros pacientes y en los próximos meses ampliará sus servicios de diagnóstico por imágenes y formación de profesionales y técnicos.

El flamante centro médico se convertirá así en el principal y más moderno de Sudamérica, y tendrá también espacios de investigación, capacitación y producción de radioisótopos de uso medicinal de interés para el mundo.

Emplazado a 10 kilómetros al oeste del centro de Bariloche, además de su tecnología de última generación y personal médico, científico y técnico capacitado, el complejo, que brinda tratamiento a pacientes oncológicos, está rodeado del atractivo paisaje cordillerano.

El último miércoles recibieron radioterapia las dos primeras pacientes, una mujer con tratamiento paliativo para una metástasis ósea de un cáncer de pulmón y otra con cáncer de mama, evento que colmó de emoción a directivos y personal del centro que se prepararon durante meses para la ansiada apertura.

El oncólogo radioterapeuta Sergio Binia, jefe de Servicio del centro, explicó en declaraciones a Télam que en estos pocos días la admisión de pacientes fue creciendo rápidamente y se fue organizando el trabajo de diagnóstico, estadificación de la enfermedad y disposición de tratamiento inicial, a la vez que algunos fueron derivados por no necesitar radioterapia.

El centro cuenta con un staff de 55 personas, entre los que se cuentan médicos, físicos y técnicos, y en menor medida administrativos, e irá sumando doctores en distintas especialidades, entre las que se destaca la ginecología, pediatría, urología, hematología e incluso un quimioterapeuta. 

Por el momento comenzaron a funcionar dos aceleradores lineales para Teleterapia (radioterapia a distancia) y esperan la fuente radioactiva para abrir el Área de Braquiterapia (radioterapia cercana), un quirófano especial donde las fuentes radiactivas se implantan en el organismo con cirugías o conductos de colocación, un método más usual para el tratamiento del cáncer ginecológico y de próstata.

En los próximos meses se pondrán en marcha los tomógrafos resonadores para diagnósticos por imagen -que de todos modos se están haciendo con un tomógrafo ya instalado- y el principal equipamiento del complejo, un tomógrafo por emisión de positrones (PET), el tercero y más moderno de Sudamérica.

Fuente: Télam

Te puede interesar