“Calidad” el “Goyco” de Nueva Italia

Deportes 03/01/2018 Por
Leonardo Rodríguez fue el héroe del ascenso de Racing, atajando penales en semifinal y final. Historia del arquero de la pensión del club que pasó malos momentos y ahora disfruta las mieles de la gloria.
Ver galería calidad-rodriguez-00003
1 / 5 - - Cuatro penales en dos series recuperaron la ilusión de volver a creer a Nueva Italia

chapa_ed_impresa_01

Leonardo Rodríguez no vio en acción a Sergio Goycochea y mucho menos su epopeya en el Mundial de Italia ’90, cuyas atajadas en la tanda de penales le permitió a Argentina llegar a la final. Ni siquiera había nacido. Tampoco lo pudo apreciar en vivo, porque durante la Copa América ’93 apenas tenía un año de vida cuando “Goyco”, con otras atajadas desde los 12 pasos, le dieron el pasaje y el título a la Selección nacional. Quiso el destino que en el mundo “Académico” todos los comparen con el legendario arquero “ataja-penales” por excelencia, sobre todo desde su inconmensurable aporte para que Racing consiga el tan ansiado retorno al Federal A.

Cuatro penales en dos series recuperaron la ilusión de volver a creer a Nueva Italia, y más allá del trabajo conjunto, imposible es no darle mayor parte del crédito a “Calidad”. Su humildad no es proporcional a sus méritos, porque a la hora de consultarle sobre su metodología para lucirse en la línea de sentencia, explicó que se trata de una “mera casualidad”. Nadie le cree. Pero igual contó su historia con relación a esa electrizante caminata que distancia al verdugo a doce pasos de la meta, custodiada por un guardián.

“Acá no hay mucho ciencia, es cierto que hay algo de intuición pero es mucho de casualidad también, de poder acertar en un segundo o menos a dónde puede llegar a patear el jugador. Te diría que miro los movimientos de las piernas y que hay un instinto, pero también es como le digo a todo el mundo, un poco de casualidad. No hay tantos secretos, es jugársela también”, se sinceró “Calidad”, sobrenombre con el que lo bautizó su padre, que lo prefería ver jugando en el campo y no en el arco.

-¿Estudiás a los rivales?
-Ahora es muy común porque hay imágenes en todos lados con solo prender la computadora. No hay misterios. Nosotros conocíamos cómo pateaban ellos y ellos nos tenían visto a nosotros. Salió bien, tuvimos la fortuna de ascender y sacarnos la espina de la otra final que perdimos por penales, contra 9 de Julio, que encima también había atajado dos penales.

- Más allá de la suerte, hay algo más…
- (Risas) Puede ser. En mi caso lo miro al pateador hasta último momento, cómo se inclina para patear, lo que puede llegar a hacer y también depende del puesto. Los defensores tiran más fuerte y los volantes a veces más se juegan a colocarla pero no es algo seguro tampoco. Central Norte había pasado dos rondas por penales y nosotros sacamos provecho de esa situación, los teníamos estudiado.

-¿Tuviste referentes en esa función?
- Aprendí mucho de grandes arqueros que tuvo Racing, como Gerardo Godoy y más en el tiempo, de chico imitaba al “Papi” Cabrera, a Gustavo Caminos. Y admiraba el carácter del “Negro” Ramos.

- ¿Y a nivel mundial?
- Me encanta Neuer. Pero mi ídolo, el que más me gusta, es Iker Casillas. Un fenómeno.

-Suponemos que a esta altura tenés en claro quién es Sergio Goycochea…
-(Risas) Sí, claro, si todos me lo recuerdan todo el tiempo. No había nacido para el Mundial de Italia, pero lo vi por televisión en los programas del recuerdo y en internet. Esas tandas ante Italia y Yugoslavia fueron impresionantes. Esos partidos quedaron marcados en la historia.

-¿Cómo se maneja el arquero emocionalmente en la víspera del penal?
-Se vive con nervios, claramente. Pero los debo controlar. Por estar atrás de todo el equipo, soy quien tiene que transmitir tranquilidad y hacerles sentir seguridad a mis compañeros. Es importante la confianza en todo esto. Por suerte tenemos un plantel de jerarquía y de experiencia que supo controlarse.
Ascenso, festejo y parate.

-¿Cómo maneja uno la ansiedad en esta divisional, sabiendo que después de enero vuelven a tener competencia terminado el Mundial?
-Es que ya sabíamos que ascendamos o no, íbamos a tener que soportar ese tiempo prolongado sin jugar. Estoy seguro que en el Federal A el porvenir de Racing va a ser otro, mucho mejor, por eso ahora quiero disfrutar el momento sabiendo que las buenas ya van a venir, como dice la canción nuestra. Queda tiempo para prepararnos y lo vamos a hacer de la mejor manera.

- Durante esta inactividad, te ha tocado buscar otros trabajos alternativos…
- No solo yo, todos los muchachos. En mi caso todos los veranos fui asistente de mi padre, que es albañil. Todo sea por ganarse unos mangos y pasar el mes. Esta categoría es así, hubo situaciones difíciles donde no cobrábamos, por eso entendemos que dimos un gran salto deportivo e institucional con este ascenso y lo queremos aprovechar.

- Llega Copa Argentina, como para sobrellevar la ansiedad…
- Son dos partidos en enero y después dos más si pasamos de ronda, más algún que otro amistoso. En el equipo hay muchos casos de compañeros que se van a ir a préstamo al Federal C como para no perder ritmo y para poder vivir también. Tenemos que volver a Racing después pero muchos necesitamos trabajar para subsistir. Si sale la chance, bienvenido sea, con tal de no estar parado, todo vale si queremos seguir con la carrera de futbolista.

- ¿Se puede contar qué regalo pediste para Navidad?
- Ya lo había pedido para mi cumpleaños, el 16 de diciembre pasado, cuando soplaba la velita imaginaba el ascenso de Racing. Yo soy hincha y fanático de toda la vida, tengo 16 años en el club y esto es realmente increíble, incomparable. No todos los días se juega una final y nosotros ahora estamos disfrutando que la ganamos y ascendimos. No tiene precio. Ese fue mi mejor regalo.

...

Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar