“La Agustina” disfruta de un año plagado de logros

Actualidad deportiva 13/12/2017 Por
Pablo Álvarez, coordinador de las divisiones inferiores de Instituto, analizó junto a LA NUEVA MAÑANA el trabajo en el 2017 de las inferiores “gloriosas”, e hizo un análisis del momento que vive la cantera albirroja.
Ver galería _MG_8912
1 / 2 - - "Mi idea es que la mayoría en el fútbol argentino no se animan a arriesgar porque están atados al resultado"

“La Agustina” es un emblema de la provincia de Córdoba. Ya es una marca del fútbol argentino, debido a los talentos juveniles que entrenaron (y entrenan) en ese predio. Y en un año de muchos vaivenes, en LA NUEVA MAÑANA hablamos con Pablo Álvarez, que es el responsable de las divisiones inferiores de Instituto, e hizo un sincero análisis del momento que vive la cantera albirroja.

- Fue un año donde en inferiores lograron salir campeones en varias categorías. ¿Qué valor le dan a esas conquistas?
- Tuvimos hace unos días una reunión con los profes y estuvimos, justamente, hablando de eso. Más allá de los títulos, que obvio que son lindos y gratificantes, la forma en que se ganó las finales de Quinta y Sexta fueron muy buenas. Por el modelo de juego. Y eso me pone más contento que el título en sí. La Sexta con Boca Unidos había perdido 3-2, y le ganamos 4-1 siendo muy protagonistas teniendo la pelota todo el partido. Eso es meritorio y está bueno. La Quinta perdiendo el primer tiempo 1-2, estaba jugando mal en cuanto al modelo de juego nuestro, pero en el segundo tiempo lo dan vuelta, ganan 4-2 y con nuestro modelo de juego. Eso nos deja tranquilos. Dimos vuelta el resultado perseverando con la forma de jugar.

- ¿En este proceso de formación, para qué sirve salir campeón?
- Sin dudas que sirve como motivación interna, para re-arfirmar conceptos. Hace unos días retuiteé una frase del español Pep Marí que decía: “Muchos entrenadores creen que deben elegir entre formar o ganar. Olvidan que la manera más segura de ganar casi siempre consiste en formar”. Yo creo que se pueden dar las dos cosas juntas. Y en este caso se dieron. No sólo en Quinta y Sexta, sino con la Cuarta de la liga, que salieron campeones jugando a lo mismo, ganándole a Talleres, de la misma manera, perdíamos 0-2 y ganamos 3-2, jugando como sabemos jugar. Creemos que ese modelo de juego no es un capricho, sino que le damos a los chicos herramientas para resolver mayor cantidad de problemas. Tienen mayor contacto con pelota. No es que “juegan lindo”, no. Un central que la revolea le será difícil en primera adaptarse. Por el contrario, un central que se formó en Instituto tiene más herramientas. Le damos una apertura que le permitirá insertarse en cualquier equipo del mundo.

“Se trabajó mucho en el convencimiento del modelo de juego. Con el regreso de Zabala y Panchito Buteler nos ayudó mucho en establecer esa idea”.

- Justamente por esa idea de juego, ¿los benefició la llegada de Darío Franco?
- Con Darío hablamos bastante. Nos juntamos a comer y no hablamos de otra cosa que de fútbol. A nosotros nos favorece mucho que haya llegado, porque juega con extremos, porque hace salir jugando, porque el modelo de juego es parecido al nuestro. Y nos casualidad que la otra vez que vino jugó con Dybala y Burzio, y se adaptaron como si estuvieran jugando en inferiores. Ahora lo hace con Braida y está amoldando a la idea de Franco, porque tiene que hacer los mismos ejercicios que hacía en inferiores. Con Ballari igual. Entonces, así es más fácil.

- ¿Entre los chicos está instalada ya la marca “La Agustina, hay chicos interesados en jugar en las inferiores de Instituto?
- Sí, y ya para nosotros es normal. Kempes, Dybala, Ardiles y un montón de jugadores que pasaron por el club le han dado prestigio a La Agustina; y por eso mismo llegan muchos chicos al club a probarse.

- ¿Y estos chicos que llegan llegan queriendo ser esos jugadores que citábamos?
- Los padres más que todos. Hoy los padres sueñan más que los chicos. Un Dybala o un Wanchope Abila no salen todos los días. Ojalá fuera así. Estaríamos mucho mejor institucionalmente. Pero sin dudas que vienen con ese reflejo.

- A propósito de los padres, ¿cómo se convive con esos “sueños” que tienen? ¿Los hablan?
- A los padres se los atiende cuando hace falta, no hay ningún problema. Tenemos una cuota pendiente. Hemos empezado a trabajar con el psicólogo en un montón de ámbitos y nos está faltando eso. En las reuniones con los papás. En la otra etapa teníamos a Linares, que una vez al mes hacíamos reuniones, charlas, que eran muy buenas tanto para los profes como para los padres. Y eso el año que viene lo queremos poner en práctica, porque este año ha sido demasiado exigente para todos.

“El puesto de arquero está en extinción... Está complicado. Cualquier nene hoy, no quiere ser arquero”.

- ¿El hecho de que en el torneo no puedan participar con rivales como River o Boca les afectó mucho en la formación?
- Sin dudas, sin dudas que afectó, porque este formato no nos conviene para nada. Sin menospreciar a los rivales, porque por decir Boca Unidos eliminó en Sexta a Argentinos Juniors en semifinales. Llegaron a la final ganándole a Argentinos, entonces no es cualquier rival. Pero no todos son Boca Unidos. El nivel es el que nos da a nosotros para experimentar a nuestros jugadores, por eso no es lo ideal que no estemos en el otro campeonato. Es lamentable, pero es así.

- ¿Por qué en el fútbol argentino no llegan tantos laterales?
- Mi idea, que puedo estar equivocado, es que la mayoría en el fútbol argentino no se animan a arriesgar porque están atados al resultado. A mí en otras épocas me ha pasado en el club, que los cuatro del fondo no pasaban al ataque porque había que defender con los cuatro para que no nos hagan un gol y esto y lo otro y mantener el cero en el arco. No creo en eso, creo que al cero en el arco lo mantenes con la pelota vos. Es más difícil que el rival te pueda atacar; y para tener la pelota tenés que ser protagonista, y para ser protagonista tenemos que atacar todos y defender todos. Creo que los laterales están muy retenidos en su función. La Selección argentina hoy no tiene laterales.

- Cuando salen a buscar talentos, ¿es difícil encontrar algunos posiciones? ¿Hay puestos que están en “extinción”?
- Sí. El puesto de arquero está en extinción.

- Ah, bueno.
- Sí, y te lo vuelvo a relacionar con lo que hablábamos antes. Con la presión que hay en inferiores de ganar partidos. ¿Quién quiere ser arquero, si le van a echar la culpa porque perdieron? Está complicado. Cualquier nene hoy, no quiere ser arquero. Hace 20 años que estoy todos los sábado y domingo viendo inferiores y no hay papá que no se olvide que perdió por el arquero.

- Y por esto que decís, ¿Se habla con los arqueros del tema de la culpa?
- Se habla mucho con el psicólogo. Andrés Arrosas está trabajando mucho con nosotros. Tenemos un proyecto donde salimos al interior a dar charlas y clínicas. Y él se ha puesto ha hacer entrevistas con los arqueros por este tema, se está haciendo un trabajo aparte, porque nos preocupa bastante. En las categorías grandes tenemos muy buenos arqueros, pero en las categorías chicas estamos complicados con la cantidad. Hay muy poquitos. Con el psicólogo se está hablando y por eso nos damos cuenta de esto que te estoy diciendo, el tema de la culpa que se le carga al arquero.

- ¿Desde tu cargo, cómo haces para convivir con las críticas que les suele llegar cuando se forman los planteles y se traen muchos refuerzos?
- De todos lados nos critican, pero eso no nos tiene que hacer parar nuestro trabajo. Y con respecto a lo de la Primera, estamos armando una estructura junto con la dirigencia, con Diego Klimowizc, de tratar de parar con eso que sucede de la llegada de tantos refuerzos. Estamos empezando, Diego llegó hace poco y va a tardar, pero es bueno empezar.

Te puede interesar