Lesa Humanidad: declaran este martes tres testigos en la causa Vergez   

Córdoba 05/12/2017 Por
Lo harán Carlos Ortiz, Alejandro Oscar Motta y Carlos Jerónimo Palacios, por los hechos 2, 5 y 11 del expediente. Las violaciones a los derechos humanos se produjeron entre febrero de 1975 y  mayo de 1978.
Tribunal F,DG y QU
Los jueces Julián Falcucci, Jaime Díaz Gavier y Camilo Quiroga Uriburu, rumbo a la sala de audiencias. - Foto: Mercedes Ferreyra .

El juicio por delitos de lesa humanidad que comenzó dos semanas atrás transita la etapa testimonial. Las violaciones a los derechos humanos se produjeron entre febrero de 1975 y  mayo de 1978, en la prisión militar Campo de la Ribera y el Departamento de Informaciones (D2).

Antes del Golpe, el campo ya funcionaba como un Centro Clandestino de Detención  (CCD).  Ambos territorios formaban  parte del circuito represivo que se instaló con fuerza a partir del 24 de marzo de 1976. Donde habitó el horror, funcionan actualmente el Archivo Provincial de la Memoria, y el Espacio de Memoria, Promoción y Defensa de los DDHH Campo de la Ribera.

Unos 50 sobrevivientes le contarán al tribunal conformado por Julián Falcucci (Presidente), Jaime Díaz Gavier,  Juan Carlos Reynaga (subrogante) y José Camilo Quiroga Uriburu (Juez sustituto),  todo lo que durante tantos años guardaron en la memoria por conocimiento directo o indirecta respecto a las  causas acumuladas: González Navarro y Vergez.

 Comandos del D2

El 15 de febrero de 1975, personal policial del D2 allanó los domicilios de Carlos Gerónimo Palacios, Wenceslao Cabral, y Atilio Basso,  por aplicación de la ley 20.840 - norma promulgada por el Congreso de la Nación, en 1974, que tipificaba y establecía penas para los delitos considerados "subversivos"-,y los trasladan al D2. Durante una semana y por orden de Alberto Luis Choux, fueron  torturados y sometidos a interrogatorios sobre las actividades del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). (Hecho 2)

El mismo día, a la siesta, Carlos Ortiz y José Pablo Figueroa se dirigían a la casa de Orlando Cristóbal Romero quien vivía en Barrio Ituzaingó. A punto de ingresar, fueron secuestrados por personal policial del D2 y trasladados en un automóvil Ford Falcon verde, sin chapa patente, hasta el Pasaje Santa Catalina donde son interrogados bajo tortura.  

Por la tarde, según el expediente, le comunican a Ortiz que quedaba en libertad. Cuando se estaba retirando, personal policial y del Destacamento de Inteligencia 141 General Iribarren - entre los que se encontraba Héctor  Pedro Vergez, miembro del Comando Libertadores de América-, lo secuestra y traslada fuera de la ciudad donde es  nuevamente torturado y  picaneado. Al anochecer, lo introducen en el baúl del Falcon y lo cargan a un descampado con la intención de matarlo. Tras un forcejeo logra huir y esconderse entre la vegetación.  (Hecho5)

En los hechos, habrían participado entre otros Yamil Yabour, Herminio Jesús Antón, Calixto Luis Flores y Mirta Graciela Antón, en cumplimiento de órdenes del Jefe de la Policía de Córdoba, Alberto Luis Choux.

 Desaparecido

El hecho 11, investiga el secuestro, tortura y desaparición de Juan José Laso. El 23 de diciembre de 1975, a eso de la una y media de la madrugada, agentes de las fuerzas de seguridad, no identificados, habrían ingresado a la casa donde vivía con su madre en barrio Alta Córdoba. Tras secuestrarlo lo llevan a un centro clandestino y someten a interrogatorios bajo tortura física y psíquica. Permaneció atado, vendado, sin poder moverse, y en condiciones infrahumanas hasta que fue asesinado en circunstancias que no han sido aún establecidas y ocultado su cuerpo.

 Conocer la verdad

Los aportes del testigo son centrales en la conformación de la prueba y a la vez son actos reparatorios para sí mismo y las familias.  En cada relato, la persona revive aquellos momentos dolorosos que le permiten luego al Tribunal reconstruir la historia de las víctimas y la metodología de exterminio planificado y ejecutado por  la dictadura cívico militar.

 Maximiliano Hairabedián, en representación del Ministerio Público Fiscal, hará las preguntas que echen luz sobre los delitos que afectaron a 61 víctimas. El expediente González Navarro suma  35 y carece de querellantes. En tanto que en la causa Vergez son 26, y se han presentado dos querellantes. Se trata de Diego Omar Benítez  y Julio César Giménez Pizarro, hijos de  Omar Pablo Benítez, y Alberto César Giménez (hechos 12 y 13). Tenían seis meses y 12 años al momento de los hechos. Ambos esperan que durante el  juicio se revele la verdad.

 "Diego Benítez hizo un relato exhaustivo de los daños sufridos por toda una familia víctima del terrorismo de Estado, rescatando la figura, el compromiso y la militancia de su padre. Al igual que Julio César Jiménez que además de contar la vida de su padre y su sufrimiento en la clandestinidad, denunció las amenazas soportadas por la familia antes de que lo mataran, y a partir de 2009 cuando realizó la denuncia del hecho y presentó una investigación sindicando como supuestos autores a personal de la D2", analizó, la abogada, Adriana Gentile, de la Fundación María Elba Martínez.

 El juicio es oral y público. Concurrir con el DNI a la sala de audiencias de Tribunales Federales, sita en Avenida Concepción Arenales esquina  Paunero. 

Te puede interesar