Mejor prevenir que curar, recomendaciones contra el cáncer de boca

Sociedad 02/12/2017
El Instituto Provincial de Odontología (IPO) cuenta con un Servicio de Estomatología en donde se reciben consultas y se realizan tareas de prevención de cáncer.
Prevención-Cáncer-Bucal-JPG-menor

El 5 de diciembre es el Día de la Lucha contra el Cáncer Bucal. En esta fecha, cada año, se recuerda la importancia de realizar controles que permitan acceder a un diagnóstico temprano y los hábitos saludables que contribuyen a prevenir la enfermedad.

En Argentina cada año se detectan 3.000 nuevos casos de cáncer bucal. De estos, solo el 15 por ciento es diagnosticado en etapas tempranas, mientras que el 85 por ciento de las consultas se efectúan cuando la enfermedad ya está avanzada. El cáncer bucal representa alrededor del 4 por ciento de todos los cánceres y provoca entre 800 y 1.000 muertes al año.

En 2016 aumentaron un 35 por ciento las consultas por lesiones en la boca. En Córdoba, el Programa Provincial de Salud Bucal contribuye a la prevensión a través de acciones de promoción, control, asistencia y rehabilitación.

Desde el año 2012, el Instituto Provincial de Odontología (IPO) cuenta con un Servicio de Estomatología en donde se reciben consultas de personas provenientes de todos los puntos de la provincia.

Ante cualquier signo de alerta, se puede asistir al Instituto Odontológico Provincial, ubicado en la calle Rosario de Santa Fe 350. Los teléfonos son (351) 434-2437 y el email [email protected]

La boca es un sitio de fácil inspección clínica, casi la totalidad de los cánceres bucales pueden ser detectados precozmente y, en consecuencia, ser tratados en estadios tempranos con mejor pronóstico.

Algunos hábitos están relacionados con el desarrollo del cáncer, como el tabaco en todas sus formas, alcohol en exceso, exposición solar sin protección (en el caso de los labios), dieta pobre en frutas y verduras.

Los síntomas pueden ser lesiones en los labios, en las encías o dentro de la boca que sangra con facilidad y no cura; un bulto o crecimiento localizado en la mejilla o en cualquier lugar de la boca; sensación de adormecimiento en alguna parte de la boca; manchas blancas o rojas en las encías, la lengua o dentro de la boca; dificultad para deglutir o masticar los alimentos; dolor, sin explicación alguna, en la boca o sensación de obstrucción en la garganta; hinchazón muy fuerte de la mandíbula, que provoca que la prótesis no se adapte correctamente; cambio en la voz; y, alteración en el movimiento de la lengua.

Te puede interesar