Tiempo de revancha: tras cinco años, Darío Franco retorna a Instituto

Actualidad deportiva 06/11/2017 Por
Su ciclo iniciará formalmente esta tarde a las 19. En Alta Córdoba hay un nuevo aire de esperanza en el técnico que supo hacer la mejor campaña del club en la B Nacional.
Franco
- Ilustración: Daniel "Pito" Campos

chapa_ed_impresa_01

Fue un lunes de noviembre de 2012. El viento corría y llevaba hojas... y muchas otras cosas más. Las lágrimas se escapaban a pesar de que buscaban disimularse. Bronca, impotencia... esos resultados que muchas veces son tan ingratos. Los aplausos sinceros. “No te vamos a olvidar”, fueron algunas de las tantas frases que le dijeron aquellos cientos de hinchas de Instituto, mientras Darío Franco se subía al auto para marcharse de La Agustina. Para irse de Instituto. Y mientras el eco de aquellas sentidas sentencias de los fanáticos que lo habían ido a despedir aún perduraba en la cabeza del técnico de Cruz Alta, el Gringo se juró regresar algún día.
Lunes de noviembre de 2017. Cinco años después. Otra vez La Agustina. Y Darío Franco regresó. Por su revancha, y por la del pueblo “Glorioso”.

Corre de un lado a otro. Gesticula. Se agarra la cabeza. Grita. Grita. Da un salto. Mira al banco de suplentes. Camina. Se sienta. Grita. Da otra indicación. Y otra. Y otra. Trota. Gesticula. Y otro salto. Y otra indicación. Así vive los partidos. Así vive las prácticas. Un técnico especial. Un tipo que tiene una idea de juego definida. Polémica para algunos, admirada por muchos otros. Un DT que busca convencer a sus dirigidos que con esa idea se puede lograr algo importante. Y si esos futbolistas logran captar esa idea, en Alta Córdoba ya saben que puede dar de qué hablar.
Lo hizo en la inolvidable temporada 2011-2012. Fue un equipo de ensueño, que tuvo una idea de juego y la desplegó hasta donde pudo. Con sus armas, esas que tantos elogios cosechó traspasando fronteras, y que cuando los resultados no coronaron lo que todos esperaban, trajo también las críticas de aquellos que pretendían un “Plan B”. Franco no habla de planes, sino de convicciones. Y con ellas hizo ese equipo que tuvo en Paulo Dybala, Ezequiel Videla, Julio Chiarini, Diego Lagos, Facundo Erpen, Raúl Damiani... como grandes emblemas de lo que él pretendía.
Y con esas convicciones irá ahora en pos de “la revancha”.
Pero el contexto es muy distinto a aquel. Incluso, de aquellos intérpretes sólo queda Videla. Y Maxi Correa, que en esa ápoca era un juvenil que estaba apareciendo en el plantel profesional.

“Tuvimos un gran año, que faltó coronarlo con el ascenso, y tuvimos una segunda etapa corta, que dimos un paso al costado por malos resultados. Ahora es otra historia, otro momento del club. Tenemos esta nueva posibilidad, y si bien el crédito está, hay que reafirmarlo cada fin de semana”.

“¿Podrá Franco con este equipo armar lo que pretende?”, es la pregunta que más se hace en Alta Córdoba por estas horas. Las respuestas llegarán en cuanto comience a rodar la pelota. Lo que sí es cierto es que Franco ya generó en un ambiente de optimismo por ese barrio albirrojo. Ya cambió la sensación. Hay esperanza. Y la esperanza viene por esa posibilidad de que las convicciones de este Gringo puedan llegar, por fin, a buen puerto. Que logre transmitir esas convicciones por el juego conceptual, de respeto por la circulación de la pelota y con la mirada siempre en el arco rival.
“Tengo una obligación con todos los hinchas por el cariño que me demuestran. Espero devolverlo con buen fútbol y resultados”, explica Franco. Lo dice: “Buen fútbol y resultados”. Lo dice, porque entiende que van de la mano.

Desde aquel lunes de noviembre de 2012 Franco se dijo que iba a volver. Él no habla de revancha. “Desde que me fui sabía que iba a volver. Sabía que cuando se dieran los tiempos, se iba a dar para tener no sé si una revancha, pero sí otra posibilidad”, asegura.
Llegó el tiempo. Lunes de noviembre de 2017. Es la hora de la nueva posibilidad.

  • En su anterior etapa, Franco dirigió 55 partidos (22 PG, 18 PE y 15 PP. Jugó una promoción ante San Lorenzo
  • El recordado Instituto de la temporada 2011-2012 de Darío Franco jugaba con dos sistemas: 3-4-3 ó 4-3-3. Siempre salía jugando desde el fondo, equilibrado con los dos volantes centrales, extremos con dinámica y vértigo, y un “falso 9” que revolucionó el torneo (Paulo Dybala).
  • Los partidos más recordados de esa campaña de la que habló el país son las goleadas de visitante ante Atlanta, Atlético Tucumán y Desamparados de San Juan
  • Récord. Aquel equipo de Franco obtuvo la mejor campaña realizada por el club en toda su historia en la B Nacional, con 70 puntos. Además del invicto histórico de 19 partidos, superando al que había logrado el elenco que conducía Tata Martino (17).
  • El último tramo de su campaña, en el 2012, por el que se tuvo que ir, en 14 fechas solo sumó 13 puntos, por haber ganado 3 partidos y empatado otros 4, habiendo caído en los 7 restantes.
  • Franco hizo debutar en el primer equipo, entre otros, a “La Joya” Dybala, Gustavo Gotti, Pablo Burzio, Nicolás López Macri y Gonzalo Piermarteri.

cine_nota2 Chapa informativa para construcción páginas de estrenos de cine

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar