"Diego, con sus 56 años, no deja de ser un jugador de fútbol"

Opinión 30/10/2016
(*) Sociologo y periodista argentino. Autor del libro "Maradona, Rebelde con causa".

pelusa-710-x-50-px

Diego Armando Maradona es la transformación de un chico que tenía un talento maravilloso para jugar al fútbol en un poder en sí mismo, y eso lo fue transformando en una carrera larguísima. Y a partir de esa inteligencia que siempre tuvo, se dio cuenta que las cosas no son como eran cuando empezaba y soñaba.  Se fue encontrando con el mundo real, se encontró con traiciones, negociados, se encontró con un sistema muy corrupto y él quería jugar al fútbol.

Era un pibe puro que quería jugar al fútbol y hoy con sus 56 años no deja de ser un jugador de fútbol. Y lo que hizo bien toda su vida fue jugar al fútbol. Ahora, a mí me sorprende la lucidez que tiene muchas veces para leer la realidad y entender cuál es el enemigo real. Virtud que tuvo, porque siempre fue un tipo muy inteligente. No es sólo valorar el genial futbolista que fue, sino también esta lectura que siempre supo hacer de las cosas... por su rebeldía en los momentos más importantes.

Maradona se equivocó muchas veces, pero tiene la valentía de asumir que se equivocó. Pocas personas públicas han asumido tanto y tan públicamente esos errores. Él tiene muchos, pero es una persona que no de ja de admitirlo. Desde ahí hay que juzgarlo, pero también admirarlo.

Jugando al fútbol fue maravilloso lo que consiguió hacer en el mundo. Estéticamente fue una maravilla verlo jugar y hay que quedarse con esas imágenes. 

Todos nos quedamos con lo que hizo en México '86, pero para mí el mejor Maradona no fue el de ése Mundial, lo digo en mi libro, el mejor Maradona no fue el que viajó a Europa. El mejor Maradona fue el Maradona joven, puro, que no tenía drogas en el cuerpo... ése fue el mejor Maradona de todos. 

Apareció en un momento en que el fútbol argentino tenía tantos crack, y se decía que era muy chico... Hoy todo es más rápido, pero cuando apareció Maradona en el '76, '77, tenía "arriba" a Alonso y Bochini, con más de 150 goles en su carrera. Jugadores extraordinarios. Y parecía complicado competir contra esos crack, se pensaba que le iba a costar; pero Maradona se fue confirmando y en el '78 ya era un Maradona que volaba. Y después de aquella gira por Europa, se comenzó a ver a un genio que lo aplaudían en todos los estadios.

Te puede interesar