Colonialismo siglo XXI

Opinión 17/10/2017 Por
La palabra colonialismo proviene de Cristóbal Colón, que no descubrió ningún continente sino que inició la colonización, la conquista de lo que ya existía y estaba tan densamente poblada como la mismísima Europa: Abya Yala.
fusion
- “La Fusion de dos culturas” 1960 . Jorge González Camarena. Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, México.

Esta semana continúa la novela de la crisis catalana, que demuestra que el colonialismo español está más vivo que nunca.
El gobierno de Mariano Rajoy se prepara para aplicar el artículo 155 de la Constitución Española, que no es otra cosa que la intervención de los gobiernos autónomos, algo que nunca ocurrió desde la vuelta de la democracia.


De hecho, la Constitución Española es la que impide que las naciones que conviven dentro del Estado Español puedan aplicar el derecho de autodeterminación de los pueblos, consagrado en la Carta de los Derechos Humanos.  Una constitución que fue impuesta y no consensuada, y una constitución que fue producto del famoso Pacto de la Moncloa, un pacto de impunidad del cual también la ley de amnistía, que este 15 de octubre cumplió 40 años.


Esa ley de amnistía garantizó la impunidad total de los crímenes del franquismo, que cobró la dimensión de genocidio porque los números son elocuentes: 114 mil desaparecidos que siguen en más de 2.500 fosas comunes en espera de memoria, verdad y justicia, 200 mil fusilados, 400 mil presos políticos usados como esclavos por empresas privadas y otros tantos exiliados, y 30 mil niños apropiados y con su identidad robada.
También esta semana, Mariano Rajoy invocó esta Ley de Amnistía para justificar la negativa de su gobierno a juzgar esos crímenes ante el pedido de varios organismos internacionales: el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias, el Comité contra la Tortura, el Comité de Derechos Humanos, el Comité contra la Desaparición Forzada y el Relator Especial sobre la Verdad, la Justicia y la Reparación.
Esto demuestra que la primera víctima del colonialismo es siempre el propio pueblo de ese país. Es decir, el pueblo español. Pero también otros pueblos como el catalán, que siguen sufriendo el colonialismo de última generación, blindado por su sistema legal pero sobre todo por un enorme aparato comunicacional.

La semana pasada fue feriado en Argentina y en muchos países americanos, un absurdo total desde el punto de vista histórico. Ahora le llaman Día de la Diversidad, edulcorando una realidad que no fue para nada dulce, que constituyó otro genocidio, quizás el peor de la historia, el de los pueblos originarios y luego el del tráfico esclavista, dos caras del colonialismo.


En España es peor, no le llaman ni siquiera Día de la Diversidad. Ya no es el Día de la Raza, pero no ha cambiado mucho, ahora es el Día de la Hispanidad, o del Orgullo Español. Otra muestra de que el colonialismo goza de buena salud, no sólo en los reyes o en el gobierno del Partido Popular y sus cómplices del PSOE, sino incluso en gran parte del pueblo español.
Termino con un dato de la realidad. En el mundo hay unos 200 países más o menos, según la cuenta la haga la ONU o la FIFA. De todos los países del mundo, la inmensa mayoría celebran su día nacional en recuerdo de la independencia, o de la reunificación, o de alguna revolución.
Hay un solo país en todo el mundo, que tiene su día nacional en rememoración de una conquista. Uno solo: el Reino de España.

Te puede interesar