Historias de camisetas: el fan de "El hijo del viento"

Deportes 11/10/2017 Por
Leandro Fowler es admirador de Claudio Paul Caniggia y colecciona camisetas del veloz ex delantero. Anecdotario de un fanático que sueña con conseguir alguna de las camisetas usadas por su ídolo en Italia ‘90.
Ver galería _MG_0019
1 / 5 - - Fowler, coleccionista furioso de camisetas usadas por Claudio Paul Caniggia. Foto: Diego Roscop

chapa_ed_impresa_01

“Su excentricidad, eso siempre me llamó la atención. Por la nostalgia, ya que me lleva a la adolescencia, mis años más felices. Y por último, la velocidad, fue siempre lo que más me impactó de Caniggia”. Esta es la explicación de Leandro Fowler, coleccionista furioso de camisetas usadas por Claudio Paul Caniggia, quien atesora en su ropero trece prendas que el “Hijo del Viento” transpiró a lo largo de su carrera en distintos clubes del mundo.

Leandro quedó marcado para siempre por el Mundial de Italia en 1990. El mejor año de su vida. Las imágenes todavía están frescas. La decisión de Carlos Bilardo de dejar en el banco de suplentes a Caniggia en el partido inaugural todavía no se explica. Sobre todo después del desastre que le armó a la defensa de Camerún los minutos que jugó en aquel recordado partido. Incluso una patada a toda velocidad lo hizo volar por el aire y le arrancó un botín. Con el correr de los partidos se iría transformando en el jugador más importante de la Selección, junto a Diego Armando Maradona. Pero su trágico destino futbolero le impediría jugar la final por una tonta mano en la semifinal ante Italia. Los goles ante Brasil e Italia impactaron de lleno en el corazón de Leandro, que empezaba a admirar al jugador sin saber todavía que años más tarde empezaría una búsqueda frenética de lo más sagrado que tiene el fútbol: las camisetas.


Y así fue como en el 2008 una publicación en internet le cambiaría la vida.

Un portal ofrecía una camiseta de River usada por el “Pájaro” en uno de sus primeros partidos en Primera. Leandro estuvo a punto de no viajar a México, porque la camiseta valía lo mismo que el pasaje. Al final viajó, pero a la vuelta estuvo tres años rastreando al vendedor de aquel artículo, hasta que lo encontró y pudo comprar tan preciado trofeo.

Después le siguieron la del Verona, Atalanta, Boca y demás. Se contactó con ex compañeros de “Cani”, rivales a los que había visto por televisión intercambiarle la camiseta después de un partido, parientes del jugador... un trabajo de hormiga que tuvo sus frutos.

Incluso mantuvo contacto vía twitter con el hijo no mediático del astro, que se dedica a la pintura, que le agradeció mantener vivo el recuerdo de su padre como jugador. Y lo mismo hizo Mariana Nannis. “Macanuda, nada que ver al personaje de la televisión”, remarca Leandro en diálogo con LA NUEVA MAÑANA.

Alguna vez el mismísimo Claudio Paul le contestó una pregunta sobre la autenticidad de una camiseta, en un fugaz paso por Facebook, cuenta que después dejó inactiva, “o dejó de contestar por colgado”, según infiere el coleccionista.

“La velocidad, el pelo largo, la vinchita, su perfil bajo a pesar de estar codeado con la farándula, la fatalidad en los mundiales, por la final que no jugó y por la expulsión desde el banco en el Mundial de Japón, su problema con el doping, hacen de Caniggia un personaje fascinante, por eso busco constantemente sus camisetas y todo lo que tenga que ver con él”, explica.

Leandro cuenta también sus dos grandes decepciones con relación a su ídolo, la primera fue el día que Daniel Passarella dio la lista de convocados al Mundial de Francia ‘98 y Claudio no estaba. La segunda con relación a aquella insólita expulsión desde el banco en el partido contra Suecia que significó la eliminación de Argentina. “Cuando lo echaron sentí algo en la boca del estómago que no te puedo explicar, no me interesó más el resto del partido”, recuerda.

El Sueño

El sueño de Leandro como coleccionista es conseguir alguna de las camisetas usadas por su ídolo en Italia ‘90. Alguna de esas Adidas con cuello en V y la tela con agujeritos para combatir el calor del verano italiano. Está convencido que la va a encontrar. “Con esa joya cierro mi colección”, expresa.
Sería un verdadero broche de oro.

cine_nota2 Chapa informativa para construcción páginas de estrenos de cine

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar