Daniel Arroyo: “La situación social va a empeorar”

País 09/10/2017 Por
El ex secretario de Políticas Sociales y Desarrollo Humano de la Nación aseguró a LA NUEVA MAÑANA que el Gobierno persiste con la orientación errática de las políticas económicas que repercuten sobre la pobreza y la indigencia.
Daniel-Arroyo00003
Daniel Arroyo

chapa_ed_impresa_01

Por Daniel Salazar - Especial La Nueva Mañana - Redacción Buenos Aires

De la misma manera que el Gobierno de Cambiemos habla de crecimiento económico porque algunos índices comienzan a mostrar signos positivos tras una fuerte caída en el año 2016, cuando en realidad estamos en un incipiente proceso de recuperación de la economía, también magnifica la caída de la pobreza en el primer semestre de este año con respecto al anterior, cuando aumentó en el mismo período la indigencia y todavía estamos por debajo de los índices de 2015.
En este sentido, inmersos en la campaña legislativa el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó que la población en situación de pobreza descendió al 28,6% en el primer semestre, 3,6 puntos debajo de igual periodo de 2016 cuando había alcanzado el 32,2 por ciento, lo que representa unos 439 mil pobres menos. Al mismo tiempo, el organismo oficial indicó que del total de personas en situación de pobreza, 6,2% son indigentes, 0,1 puntos porcentuales por encima de la misma medición del año anterior.
Para analizar estos fríos números La Nueva Mañana consultó al experto en políticas sociales, actual coordinador del área de desarrollo social y candidato a diputado nacional por la provincia de Buenos Aires del Frente Renovador, Daniel Arroyo, para quien el Gobierno debe cambiar la matriz económica si quiere revertir la situación de pobreza y de indigencia, los subsidios deben dar paso a la creación de empleo, mejorar el acceso a la vivienda y recuperar los ingresos de los trabajadores, entre otros aspectos.

-¿Qué análisis hace de los últimos datos difundidos por el Indec sobre pobreza e indigencia?
Yo diría que lo que muestra el último informe del Indec son tres cosas claras. Primero que hay cerca de 500 mil personas que mejoraron su ingreso ya sea por trabajo o porque se va recuperando la economía y subieron de la línea de pobreza; eso es una buena noticia, superaron el ingreso de 15 mil pesos de la canasta básica total y salieron de la pobreza. Pero frente a este dato positivo hay dos datos muy negativos. El primero es que subió la indigencia, a la gente que no le alcanza para comer, sobre todo en el conurbano bonaerense, pero alcanza a todo el país; eso es gravísimo. Está claro que hay una explicación y es que los alimentos son carísimos en la Argentina y no alcanz an a cubrir la canasta básica de alimentos.

El camino es el mercado interno y lograr que la gente tenga plata en el bolsillo, que el trabajador tenga plata para poder mover la economía.

Subió la indigencia y eso marca un problema, un llamado de alerta muy fuerte para el Gobierno. Y el otro tema negativo es que no se está generando empleo, el mismo Indec marca que se está creando muy poquito empleo precario, que no está reactivándose el empleo, que también nos marca un problema serio para adelante.

-El Gobierno hizo ostentación de los índices oficiales, ¿no es un dato desalentador que después de dos años hayamos vuelto a los índices de 2015?
Absolutamente, en realidad la economía se desacomodó brutalmente en el 2016 con una caída muy fuerte del Producto Bruto Interno que agravó mucho la situación y en los últimos 6 meses han aparecido signos de recuperación que es lo que alienta al Gobierno, pero en realidad los índices están todavía peor que en 2015. Creo que la orientación del Gobierno es claramente negativa sobre este tema, no es la que hay que tener en la Argentina y que objetivamente nos va metiendo en un lío social importante. Vamos a un empeoramiento de la situación social. Puntualmente el hecho de que haya habido en los últimos 6 meses una mejora para una parte de las familias en la Argentina, no significa que no estemos ante un problema serio. La Argentina va a crecer en base a soja, minería, sector financiero pero si no mueve el rubro textil, metalmecánico, turismo, si no mueve el mercado interno la cosa no va a andar. El Gobierno está haciendo lo que se hizo ya varias veces en la Argentina. Hace obra pública, lo cual está bien pero endeuda al país y nos mete en un lío bárbaro. Y busca achicar salarios, no es ese el camino que hay que seguir. Al contrario, el camino es el mercado interno y lograr que la gente tenga plata en el bolsillo, que el trabajador tenga plata para poder mover la economía.

-¿Cómo se explica que haya bajado la pobreza pero que al mismo tiempo aumenta la indigencia?
Aumenta la indigencia porque aumentan los alimentos, la indigencia es que no le alcanza a una familia para adquirir la canasta básica de alimentos. Los alimentos aumentan mes tras mes de manera brutal en la Argentina, el último mes la inflación general fue 1,4 por ciento pero fue 2,1 en alimentos. Y le doy otro dato que también me parece grave, en gran parte de la provincia de Buenos Aires aumentó la mortalidad infantil. La mortandad infantil son los chicos que fallecen durante el primer año de vida, eso claramente tiene que ver con la pobreza y con el desacomodo muy grande del sistema de salud. Esto quiere decir que hay más desigualdad en nuestro país, sobre todo en el conurbano bonaerense pero que alcanza también a los grandes centros urbanos.

-Con lo que usted está diciendo sobre el rumbo que ha tomado el Gobierno, estamos muy lejos de resolver el problema estructural de la pobreza en la Argentina…
Sí, al revés yo diría, estamos consolidando la desigualdad, se está consolidando una distancia muy fuerte entre los que más tienen y los que menos tienen, no es este el camino para la integración del país. El Gobierno trabaja sobre la idea de hacer a la Argentina competitiva en producción primaria, soja, minería, lo cual tiene sentido porque somos eso pero creer en el derrame, creer que cuando eso crezca se va a generar empleo no es así.

Aumenta la indigencia porque aumentan los alimentos, la indigencia es que no le alcanza a una familia para adquirir la canasta básica de alimentos.

Si nosotros no volvemos al mercado interno, si no bajamos los precios de los alimentos, si no generamos una política de salud diferente, si no damos vuelta la escuela secundaria, si no creamos unos 3 millones de vivienda, si no armamos otro sistema de créditos, esta todo el mundo endeudado a tasas altas porque difieren las cuotas para adelante porque van a la financiera de la esquina; todo eso está desacomodando fuertemente la realidad social y el Gobierno, a mi modo de ver, no está tomando nota o no está corrigiendo esa situación.

-¿Por qué cree que a pesar del dato que presenta el Indec existe la percepción de que hay más pobres en el país?
Porque hay más gente en los comedores comunitarios, porque hay más chicos que se quedan a comer en las escuelas, porque sigue bajando el consumo de leche, o sea coyunturalmente hay 500 mil personas que mejoraron un poquito el ingreso, pero lo que uno ve como pobreza, las personas que van a los comedores, que hacen changas, que están en la calle, todo eso ha aumentado porque aumentó la indigencia. Hay más gente que no tiene lo mínimo, eso está clarísimo.

-Con el ajuste y los nuevos aumentos de tarifas de los servicios públicos y de las naftas, ¿volverán a caer los índices de pobreza y de indigencia?
Yo creo que sí, vamos a un proceso de ajuste; lo plantea el propio Presupuesto 2018. El último aumento del gas el Gobierno dispuso que se pagara en cuatro cuotas, si el gas hay que pagarlo en cuatro cuotas estamos ante un problema importante. Entonces claramente lo que tenemos que encarar es una política diferente. Los que formamos parte de la oposición tenemos una doble obligación: ser críticos si las cosas están mal, claramente la orientación del Gobierno está mal y nos está metiendo en un lío importante y, además de ser críticos, ser propositivos.

La Argentina va a crecer en base a soja, minería, sector financiero pero si no mueve el rubro textil, metalmecánico, turismo, si no mueve el mercado interno la cosa no va a andar.

Nosotros por eso no solo estamos criticando sino que estamos proponiendo una ley para que las tarifas no aumenten más que los salarios, una segunda ley que es tomar los 11 productos de la canasta básica y quitarles los impuestos para que bajen los precios, un tercer proyecto que es una reforma importante en la escuela secundaria, un cuarto proyecto de ley para empalmar los planes sociales y el trabajo, es decir ir a un esquema muy distinto al que está encarando el Gobierno.

cine_nota2 Chapa informativa para construcción páginas de estrenos de cine

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar