Habilitarán la venta de cannabis medicinal sólo en farmacias

Política 09/10/2017 Por
La producción y distribución quedarán en manos del Estado. Herboristerías podrán comercializarlo como intermediarias. Se espera que el proyecto sea convertido en ley antes de fin de año.
Ver galería Farmacia - pr Pito Campos
1 / 4 - Ilustración: Daniel “Pito” Campos

chapa_ed_impresa_01

Por Gastón Gracia - Especial La Nueva Mañana

El legislador Daniel Passerini, vicepresidente de la Unicameral perteneciente al bloque de Unión por Córdoba, presentó la semana pasada un proyecto de ley que regula la actividad farmacéutica, entre otras similares, y le da el marco legal a la venta de cannabis medicinal en las farmacias de la provincia de Córdoba.

El proyecto, que se convertirá en ley antes de fin de año, de acuerdo a los tiempos que maneja dentro del oficialismo, define como uno de los “productos sanitarios” a las “hierbas medicinales procesadas, enteras o sus partes activas”.
“La ley nacional hoy regula que la producción de esta hierba medicinal (por el cannabis) sólo pueden hacerla los laboratorios que autoricen estas entidades, como por ejemplo el (Laboratorio) de Hemoderivados, pero el día de mañana no sería descabellado que una farmacia pueda preparar un aceite de cannabis, hoy no”, aseguró el legislador Passerini en diálogo con LA NUEVA MAÑANA.

La normativa nacional 27350 estipula que la producción pública de cannabis en todas sus variedades y su eventual industrialización en cantidades suficientes para su uso exclusivamente medicinal, terapéutico y de investigación, se realizará a través de los laboratorios de producción pública de medicamentos nucleados en la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (Anlap).

La norma establece que la Provincia promoverá la instalación de farmacias en zonas donde sea un problema encontrar una, para “garantizar el acceso al medicamento a todos los habitantes”.

La Facultad de Ciencias Exactas y el Laboratorio de Hemoderivados de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) desarrollaron, en el marco de la legislación nacional, un proyecto para construir una planta para extraer aceite de cannabis medicinal y abastecer al mercado nacional.

Existen hoy miles de pacientes que compran el aceite de cannabis en laboratorios y consultorios que funcionan ilegalmente ya que no existen controles oficiales sobre la calidad del producto final. La supervisión en la elaboración del aceite de marihuana es fundamental porque de acuerdo a la patología que se deba tratar debe tener una conformación determinada de sus componentes activos, más o menos THC, por ejemplo.
Cuando se convierta en ley, el proyecto de Passerini dejará habilitada la regulación de la elaboración y comercialización en farmacias del cannabis medicinal, y otros derivados de la planta de marihuana tal cual como sucedió en Uruguay. Primero el Estado se puso a producir, y meses después, llegó a las farmacias.

Así, deja regulada toda actividad de selección, adquisición, distribución, comercialización, fraccionamiento, envasado, recepción, guarda, esterilización, control de calidad o toda clase o tipo de gestión del aceite de cannabis medicinal al igual que la de los medicamentos.

“Es adecuar el marco normativo que tiene el ejercicio de la profesión a los términos de la modernidad y aparte una forma de proteger la profesionalidad y el trabajo de los cordobeses”, argumentó Passerini en el contexto de darle además un marco legal, tanto al pequeño emprendedor que pone un farmacia como para las grandes cadenas, uno de los vacios legales existentes en la provincia.

Queda bajo la órbita estatal el proceso completo de elaboración y distribución de aceites cannábicos medicinales.

Entre las principales modificaciones establece además que las farmacias son las únicas autorizadas a dispensar y comercializar “medicamentos y otros productos sanitarios”, aún en el caso de aquellos denominados como “venta libre” y delega a la Dirección de jurisdicción de Farmacias del Ministerio de Salud como autoridad de aplicación, la reglamentación de su venta por internet.

Asimismo establece que se considerará “ejercicio ilegal de la farmacia” las ventas que no se efectúen “exclusivamente en farmacias habilitadas” de recetas, fórmulas de medicamentos que no están comercializados por la industria farmacéutica (fórmulas magistrales), medicamentos que se preparan siguiendo un recetario (fórmula oficinal), de drogas y de productos sanitarios.

En el caso de las farmacias que manufacturen medicamentos, los remite a los requisitos establecidos en la Resolución Ministerial 1326 del año 2010, una “Guía de buenas prácticas de la actividad farmacéutica” en donde se fijan las pautas generales para la fabricación y comercialización en pequeña escala de productos elaborados en el laboratorio de una farmacia o en el de una droguería. Esta guía fue confeccionada por el Colegio de Farmacéuticos y el Ministerio de Salud de la Provincia, a cargo, en ese entonces, del Dr. Oscar Félix González.

Para darle una mayor claridad al proceso que nos abocamos, la norma establece que la Provincia promoverá la instalación de farmacias en zonas donde sea un problema encontrar una, para “garantizar el acceso al medicamento a todos los habitantes”.

Existen hoy miles de pacientes que compran el aceite de cannabis en laboratorios y consultorios que funcionan ilegalmente ya que no existen controles oficiales sobre la calidad del producto final.

En el caso de las herboristerías, se les prohibirá todo proceso que implique manipular una “hierba medicinal” como su elaboración, fraccionamiento, envasado y esterilización, pero sí se les permitirá su comercialización siempre que sean provistas por un laboratorio habilitado a través del Ministerio de Salud.

También especifica que los laboratorios privados no podrán elaborar productos o efectuar actividades relacionadas con las hierbas medicinales y que las distribuidoras tampoco podrán realizar operaciones con estos productos, quedando bajo la órbita estatal el proceso completo de elaboración y distribución de aceites cannábicos medicinales.

El texto presentado lleva también la firma de la legisladora Liliana Montero del bloque Córdoba Podemos, coautora del proyecto, dándole a la iniciativa una mayor fuerza parlamentaria para que se convierta en ley porque ya cuenta con el aval de un sector de la oposición.

El cannabis, la sustancia más usada en la Argentina

Para tomar dimensión del universo del que hablamos hay que tener en cuenta el Estudio de Consumo de Sustancias en población de 12 a 65 años que realizó la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (Sedronar) en junio de este año donde el cannabis es, por lejos, la sustancia más usada en Argentina: casi se triplicó en siete años la cantidad de personas que admitieron haberla fumado al menos una vez en el último mes. Pasó de 2,3% a 5,4% entre 2010 y 2017, según los datos oficiales.

Con este marco, el avance que el estado nacional está realizando en materia de consumo de cannabis medicinal en la Argentina es acompañado con la legislación de avanzada que propone la provincia de Córdoba, tanto en la exclusión del sector privado en toda la cadena de elaboración y distribución como su comercialización en farmacias.

Es cierto que para poder comprar aceite de cannabis medicinal todavía falta, pero falta muy poco. El primer paso ya está dado a nivel nacional y a nivel provincial. El segundo será la reglamentación completa de la ley nacional 27350 sancionada el 29 de marzo que cuenta con solo tres de sus doce artículos en vigencia.

Con la mirada puesta en Uruguay

Para saber lo que sucederá en Argentina, sólo basta con echarle un vistazo al proceso de iguales características que llevó adelante Uruguay. En diciembre de 2013, por ley, permitió el cultivo hogareño o la conformación de clubes cannábicos donde el cultivo es colectivo y requiere de una membrecía y discreción. En 2017 empezó a vender, a través de las farmacias, flores de marihuana producida y sistematizada por el propio Estado.

Exactamente lo mismo está sucediendo en nuestro país y tiene a la provincia de Córdoba como la primera en impulsar legislación que permita la comercialización legal de los derivados de la marihuana en las farmacias y herboristerías, paso previo seguramente a la legalización definitiva de su consumo siempre bajo las regulaciones del Estado, o al menos, esa es la intención.


Qué más establece el proyecto de ley

El texto de la nueva ley en Córdoba incorpora para la organización y funcionamiento a las centrales de esterilización y distribuidoras, además de las farmacias, droguerías, herboristerías y laboratorios adaptando a los tiempos modernos estas actividades contempladas en ley 8302.

La iniciativa busca modernizar la ley 8302 sancionada el 8 de julio de 1993, promulgada al año siguiente, el 1 de febrero, entrando en vigencia el 3 de marzo con su publicación en el Boletín Oficial.

Qué más dice la ley nacional del cannabis medicinal

Regula la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados poniendo en efectivo funcionamiento el denominado Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos no Convencionales.

Autoriza, además, al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) el cultivo de cannabis “con fines de investigación médica o científica para la elaboración de la sustancia que como medicamento sirva para proveer a quienes estuvieren incorporados al Programa” que funciona en el ámbito de la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud.

Hasta ahora pueden acceder de forma gratuita al cannabis medicinal aquellos que se encuentren en el Registro Nacional, es decir, pacientes en tratamiento para estudio de casos y pacientes en protocolo de investigación, que voluntariamente soliciten su inscripción, o sus representantes legales en caso de corresponder.

El punto principal establece que “las acciones de promoción y prevención deben estar dirigidas a las personas que, por padecer una enfermedad bajo parámetros de diagnósticos específicos y clasificados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), se les prescriba como modalidad terapéutica el uso de las plantas de Cannabis y sus derivados”.

La ley, además, autoriza al Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y al Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta) el cultivo de cannabis “con fines de investigación médica o científica para la elaboración de la sustancia que como medicamento sirva para proveer a quienes estuvieren incorporados al Programa”.

cine_nota2 Chapa informativa para construcción páginas de estrenos de cine

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar