Oposición en tiempos de Fassi

Deportes 02/10/2017 Por
En Talleres habrá elecciones a fin de año y la irrupción a escena del “Núcleo Centenario” como contendiente del oficialismo generó cierto ruido en una silenciada vida política en barrio Jardín. De la apuesta utópica al sembrado a futuro.
Oposición

chapa_ed_impresa_01

Como que paso rápido el primer año de gestión de Andrés Fassi en Talleres ¿no? En tres años ocurrieron tantas cosas, pasaron tantas emociones, tantos momentos, que en barrio Jardín casi no hubo tiempo para otro análisis. Hubo éxitos deportivos, ascensos, algunas controversias institucionales, y una vida política que pareció extinguirse a medida que el equipo iba cosechando elogios.
Sin embargo, en los últimos tiempos, apareció un contendiente que juntó coraje y se anima a hacerle frente a la gran maquinaria, sabiendo que será prácticamente imposible coronarse en las urnas.
Daniel Quinteros, líder del “Núcleo Centenario” salió a la palestra a discutirle cierto poder en la compulsa por el poder. Utópico es imaginar una victoria en la compulsa electoral de su joven agrupación. No obstante, ya hizo pública su voluntad de competir democráticamente en la consideración del socio, con todos los riesgos que esto puede traer aparejado.
Sin marketing, con participación activa en los debates políticos albiazules, Quinteros formó parte de diversos grupos como “La Causa”, y del movimiento “Talleres es de su gente”, que continúa con vida sin tanto ruido, después de perder los comicios pasados con el bloque del hombre fuerte del Pachuca mexicano. Ahora decidió apostar con todo a competir en las elecciones a la gestión que devolvió a Talleres a Primera División desde los oscuros pasadizos del Federal A. Una apuesta utópica, aunque su plan integral es a largo plazo.

Asambleas y estatuto

Vale destacar que Quinteros y el Núcleo Centenario apoyaron abiertamente a Fassi en los comicios pasados, después de distanciarse dialécticamente de “Talleres es de su gente”. La victoria fue abrumadora y legitimó a Fassi en el club, al punto que hoy no tiene una oposición definida. Y lo que puede llamarse alternativa de gobierno es este grupo de socios que mostraron su descontento en las pasadas asambleas.
Es que una vez aprobada la modernización del estatuto, hubo una ruptura. Que la Asamblea le diera semejante poder a la dirigencia es un arma de doble filo, según interpretan y por eso salen a la cancha a jugar por los pocos lugares que les quedarían de una digna elección. De acuerdo al nuevo estatuto, el oficialismo tendrá dos terceras partes de los 100 asambleístas, ganen por un voto o por 800. Y la lista que no sea ganadora (en caso de ser una sola) podrá tener un mínimo de 15 y un máximo de 33 en el parlamento albiazul.
Esa es la apuesta de Quinteros. Enfrentarse al aparato de Fassi con pergaminos deportivos elocuentes, medallas en muchos aspectos y un marketing inusual por estas tierras, es imposible pensar en desbancarlos. Pero lo suyo es siembra: meter la cantidad que sea posible de asambleístas y a partir de ahí, fortalecer su frente.
Dicho sea de paso, Quinteros formó parte de las reuniones entre agrupaciones, invitados por el oficialismo, para dar paso a la instrumentación y reglamentación del flamante estatuto aprobado.

Resulta que ahora considera oportuno postularse al gobierno en Talleres. La cita es a fines de noviembre, ya con estatuto aprobado y reglamentado. De hecho participó en las charlas con el oficialismo más otras agrupaciones sobre dicha cuestión, lo que fue considerado como democrático por parte de la dirigencia actual.
Resta saber si desde los demás grupos políticos menores apoyarán a Quinteros o serán afines a Fassi. Está claro que el Grupo Viamonte estará otra vez cercano al proyecto de Pachuca en barrio jardín, impulsados por la motivación que les genera la creación del nuevo predio “Mundo Talleres” y además porque tiene a José Tanús Rufeil como vice y a “Cacho” Quiñones entre los lugares relevantes en la lista. Y porque a su vez, son leales a Rodrigo Escribano, compañero de fórmula de Fassi cuando fueron ungidos en el gobierno. Una relación estrecha que nace desde los tiempos del Fondo de Inversión en Talleres, en co-conducción con el órgano fiduciario junto al juez de la quiebra Carlos Tale.

La cuestión es que desde “Talleres es de su gente” no tienen el mejor recuerdo de Quinteros. Hoy es impensado imaginar una alianza, salvo que limen asperezas. Y a pesar del silencio, no descartan armar su candidatura. Las caras visibles siguen siendo David De La Colina, Facundo Flores y Gustavo Lawson.
¿Y los más antiguos? ¿Qué piensan Ernesto Salum, Hugo Bertinetti, Maslub y Alberto Escalante? Alejados de la vida política, repiten que “quieren lo mejor para el club”, no se muestran contrarios a Fassi (salvo el enojo con Escribano que sigue firme) aunque no ven con malos ojos la existencia de cierta oposición, como para que el ejecutivo de la Institución tenga pluralismo y no una línea vertical sin disenso ni antinomias. ¿Apoyarán a Quinteros?
Hoy Fassi luce indemne, con créditos de su gestión que son insoslayables, con una adhesión popular importante, y nada hace presagiar un revés en las elecciones. Y de acuerdo al nuevo estatuto, todo empieza de cero en su proceso, por lo que puede aspirar a otra reelección dentro de tres años. Por más que a algunos socios este último incidente no les cayó simpático, lo mismo su legitimidad sigue vigente. Como que a la hora de poner aciertos y errores en la balanza, volver a jugar contra Boca y River pesa por encima de cualquier paso en falso. Es la realidad.

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar