Historias de camisetas: Un “Tanque” en el recuerdo

Pequeños relatos 02/08/2017 Por
En La Nueva Mañana te contamos la historia de una camiseta de Belgrano de la década del ’80 que fue usada una sola vez en su historia. Una perla de colección.

chapa_ed_impresa_01

Cada camiseta tiene una historia. No es un simple pedazo de tela cosido. Al tener al frente una pieza de colección, uno puede rememorar un jugador, un plantel, una jugada, un gol o una campaña entera. Una camiseta habla por sí sola. De un solo pantallazo te puede ubicar en el momento más glorioso de un equipo o demostrarte de la forma más cruda la crisis que vivía el club al momento de ser lucida por sus jugadores. Las camisetas de fútbol que han sido usadas en partidos tienen vida propia. Historias que merecen ser contadas.

En el fascinante mundo del coleccionismo, existen piezas aún más exclusivas. Las más difíciles de encontrar. Son los tesoros más preciados. Son las camisetas usadas durante un solo partido. Noventa minutos, o quizás menos. Y nunca más.
Las distintas épocas le brindan una estética diferente a la ropa que usan los jugadores. Pantalones cortos y ajustados, mangas cortas en verano y largas en invierno (nada de remeras térmicas del mismo color como ahora), medias de algodón y botines negros de grandes lengüetas acordonados por encima del tobillo.

La camiseta que presentamos en esta nota nos transporta a la década del `80. La más romántica para el Club Atlétic

o Belgrano. Hacía unos años que las marcas habían empezado a aparecer en las camisetas, y los escudos de los clubes también. La vorágine comercial no obligaba a las marcas a presentar diseños cada seis meses, entonces un mismo modelo podía sobrevivir por años. Por eso es que encontrar camisetas usadas una sola vez es una verdadera rareza. En este caso, la joya que atesora Leandro Fowler, un incansable buscador, fue usada los primeros días de Julio de 1988 por Ariel Ramonda, aquel legendario goleador celeste. También conocido como “El Suela”, o simplemente “El Tanque”.


El color celeste tradicional, la marca Topper en el pecho, las mangas largas de antes, y al medio un parche con la leyenda VISITE CÓRDOBA. Una rareza para disfrutar una sola tarde, aunque el partido fuera un pálido empate ante Huracán de Parque Patricios que eliminaría a Belgrano de la semifinal del reducido por el segundo ascenso.
Ramonda ingresaría aquella fría tarde en el segundo tiempo con el número 15 en formato Bodoni en la espalda como acostumbraba la marca por aquellos años. “El Tanque” cuenta que el detalle que hace especial a la camiseta es una cruz en la parte de abajo que le agregaba por cábala el masajista del plantel, el Pupo Araya, a quien varios de los jugadores consideraban casi un padre. La cinta que utilizaba Araya era de tela, y al sacarla después del partido quedaba marcada por el pegamento. Hasta el día de hoy.

El “Suela” fue uno de los jugadores que quedaron seleccionados en aquellas míticas pruebas que hacía Raúl Hipólito Arraigada en el ‘82, proveniente de Huracán de Las Varillas. Jugó en Belgrano hasta el año 1989, con un breve paso de unos meses por Estudiantes de Río IV en un Nacional. Integrante del equipo que logró el Regional de la mano del “Tito” Cuellar.
Así es como una camiseta nos puede llevar a rescatar a un Belgrano empantanado en su segunda participación en el Nacional B, a un jugador símbolo como Ariel Ramonda, y a un plantel capaz de sacarle una lágrima a los nostálgicos al recordar a Villagra, a Blasón, a Parmigiani, a Fonseca Gómez, a Strecchia y a Scatolaro.

Los dos técnicos del histórico partido tienen una fuerte vinculación Pirata. Tomás Rodolfo Cuellar en Belgrano y Sebastián Viberti en Huracán.

Belgrano formó con Tognarelli, del Mull, Celiz, Moreno y Chiera. Villagra, Reyna y JuanJosé López. Blasón, Scatolaro y Fonseca Gómez. Ramonda ingresó en el segundo tiempo por Reyna. En el banco visitante estaba un joven Antonio Mohamed.
Juan Carlos Crespi expulsó a La Chacha Villagra a los 4 minutos de juego por tumulto.

 

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar