Distribución de ingresos tributarios gana espacio en la agenda política

Economía 04/09/2016
El gobierno bonaerense reclama redistribución de una parte del Impuesto a las Ganancias. Sin embargo, a diferencia del resto del país, sus habitantes reciben subsidios por servicios públicos. El Congreso deberá resolver las asimetrías del sistema tributario.
Ampliar
Reforma tributaria - El Congreso deberá resolver asimetrías en la distribución de recursos

Según un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), se necesita un replanteo integral de roles entre Nación, provincias y municipios.

El escenario legislativo, con la discusión del presupuesto 2017, es el ámbito propicio para atacar un problema fundamental para la economía nacional.

Haciendo historia, el Fondo del Conurbano se creó para compensar a la Provincia de Buenos Aires por su relativamente baja participación en la distribución de la coparticipación, asignándole de manera directa el 10 por ciento de la recaudación del Impuesto a las Ganancias.

Posteriormente, se trató de contemplar los intereses del resto de las provincias asignándoles a ellas el 4 por ciento de la recaudación de Ganancias y fijando que Buenos Aires siguiera recibiendo el 10 por ciento de ese tributo pero con un tope de $650 millones, mientras que el excedente se distribuiría al resto de las provincias.

La desactualización del tope llevó a que Buenos Aires perdiera participación pasando del 10 por ciento de la recaudación de Ganancias a apenas el 0,13 por ciento.

Coparticipación versus subsidios

El reclamo de la Provincia de Buenos Aires implicaría aumentar sus ingresos en desmedro del resto de las provincias en unos 55 mil millones.

Sin embargo, los habitantes del Primer Estado Argentino son subsidiados por fondos nacionales que se usan para sostener tarifas de electricidad, agua, cloacas y transporte artificialmente bajas en beneficio de los habitantes de Buenos Aires, cuando en el interior los usuarios pagan niveles mucho más cercanos a los costos.

Se estima que el total de subsidios económicos a la energía y al transporte que pagará la Nación alcanzarán a aproximadamente 150 mil millones. De esa cifra, 75 mil millones van para los bonaerenses.

¿Por dónde pasa la solución?

Además del rediseño de la política tributaria, la cuestión implica también el traspaso de los servicios de la Nación al gobierno bonaerense y al de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Para IDESA la solución pasa por un amplio acuerdo político para replantear funciones entre jurisdicciones. Esta solución se da en varios niveles. Un primer componente es el repliegue del nivel nacional eliminando históricas superposiciones de roles con las provincias y los municipios. Otro punto clave es una reforma tributaria que simplifique y racionalice los impuestos buscando dar mayor autonomía a las provincias. El tercer componente clave es un régimen de coparticipación federal más simple y pequeño que se concentre exclusivamente en compensar las disparidades de desarrollo entre regiones con reglas que induzcan al buen uso de los recursos públicos. 

Te puede interesar