Tango somos todos

Córdoba 11/07/2017
Fue triste ver a las autoridades del Zoológico mostrarse sorprendidas por la obtención de un santuario para el león, cuando esta gestión viene siendo buscada hace años. Tango debe ser devuelto a su hábitat natural, donde será cuidado y dejará de ser un objeto.

Fue triste escuchar la noticia que circuló en algunos medios donde las autoridades del Zoológico de Córdoba, más precisamente su director Daniel Villarreal, manifestó que el león Tango se encuentra en buen estado de salud, cuando las imágenes y filmaciones demuestran lo contrario.

Además, Villarreal se mostró sorprendido ante la iniciativa de trasladar al felino a un santuario en Sudáfrica, cuando en realidad estas gestiones que parecen repentinas vienen siendo desarrolladas desde el año 2011 por varios de nosotros ,abogados proteccionistas.

La noticia que a muchos nos alegró, al menos a los que amamos los animales, no causó el mismo efecto en el director del Zoo, quien es probable que ponga trabas para el traslado del león, porque es un negocio y la gran vedete del lugar. Como lo anticipó este lunes, cuando se escudó en que Tango es propiedad de la Municipalidad de Córdoba. 

Tengamos en cuenta que Tango es un león grande, de 12 años, y que merece pasar sus últimos días, meses o años en un espacio donde no sea un objeto.

Los santuarios son lugares donde van animales zoologizados y que no pueden recuperarse para volver a su hábitat natural pero pasan los días en espacios amplios, sin jaulas, en contacto con la tierra, agua y clima idóneo, además de estar con más de su especie. Esto pareció no agradarle a las autoridades y allí dejan en evidencia en afán de lucro y exhibición que se realizan en los zoológicos, estando las condiciones dadas, porque no permitir y alegrase de ese traslado que la Dra. Beatriz Torres gestionó a Sudáfrica.

Como plan b, en breve este miércoles llevaremos a cabo una reunión entre distintas organizaciones, como Córdoba sin Zoo y Cordobeses contra el Zoo, además de la doctora Torres, para fijar y determinar el destino y si no hay diálogo acudiremos a las vías legales.

Si la Municipalidad va truncar esta gran posibilidad, que la gente lo sepa y el municipio también sepa que vamos a presentar un amparo, una acción judicial que hasta ahora le da la mano a los animales zoologizados por parte de la justicia como lo fue el caso de la orangutana Sandra y la chimpancé Cecilia. En tal caso la Justicia decidirá el futuro y destino de Tango sin mediar dialogo previo, Tango se va o se va.

Además se consiguieron algunos sponsors interesados en participar y posibilitar el traslado de Tango a cambio de publicidad, me refiero a grandes empresarios y grupos económicos. A través de la página Liberen a Tango, intentaremos concientizar a la sociedad sobre la importancia de respetar a los animales como sujetos de derecho no humanos.

Las condiciones para que sea trasladado a un santuario están dadas. Sólo dependemos de la toma de conciencia y capricho de las autoridades. Si piensan en el bienestar animal, la respuesta es clara y una sola: Tango se debe ir del Zoo. A un santuario en Sudáfrica, México o Estados Unidos, pero se debe ir.

*Christian Casas Cassataro es abogado, especializado en Derecho Animal, y activista en la lucha contra el maltrato.

Te puede interesar