Comerciantes aguardan que Epec modere el impacto de tarifas

Política 11/07/2017 Por
A partir de negociaciones entre representantes del comercio cordobés, autoridades de la empresa de energía y el Gobierno provincial, Epec prometió cambiar la categorización de comercios chicos.
almacen

chapa_ed_impresa_01

Desde hace un mes se vienen efectuando reuniones entre el directorio de Epec y los representantes del comercio de toda la provincia. A esa mesa de diálogo también se sumó el Ministerio de Industria y Comercio de la Provincia. La idea es generar condiciones que alivien el impacto del alza de las tarifas, que pone en jaque a muchos negocios, sobre todo los que son de pequeña escala.
Fruto de las negociaciones, el primer aliciente para los comerciantes cordobeses es la promesa de las autoridades de la empresa prestadora del servicio eléctrico de mejorar las condiciones para los pequeños y medianos estabvlecimientos.

Hoy la situación marca que hay una promesa de Epec que todavía no se concretó. Se espera para los próximos días algún anuncio que rectifique el esquema tarifario actual para los monotributistas, que son los más perjudicados por el incremento de la factura de la energía. La expectativa de los comerciantes pasa por lograr un beneficio de alrededor del 20 por ciento. La situación deja en evidencia que existe un problema presupuestario que hace muy difícil modificar una situación que se vive con mucha preocupación en el ámbito de las organizaciones que representan al comercio cordobés.
El punto más frágil del sector comercial hoy está representado por aquellos locales en los que se depende de la energía para mantener cadenas de frío o para la producción de alimentos, como en el caso de panaderías con hornos eléctricos.
Se da la paradoja de que muchos establecimientos tienen elevado consumo eléctrico del nivel de las grandes empresas, pero son pequeñas superficies, negocios de barrio, que sufren el impacto del aumento de la tarifa. “Eso genera costos fijos que hacen que se tornen inviables”, aseguró Darío Tamagnini, representante del Centro Empresarial y de Servicios de San Francisco en Fedecom, la entidad de segundo grado que agrupa a 62 centros comerciales de toda la provincia.

El componente impositivo

Dentro de la tarifa eléctrica están incluidos algunos ítems que, para las grandes empresas quizás no representen un impacto significativo pero en los pequeños comercios otra es la historia. “Epec hace muchas retenciones de Ingresos Brutos y otros tipos de impuestos que los grandes consumidores si las recuperan y el que es monotributista no las recupera. Eso también afecta el costo”, remarcó Tamagnini.
“Estamos tratando de negociar para que cambien el régimen de estos negocios chicos, que son los más vulnerables en el sentido de que no tienen mucho respaldo, ya que viven al día prácticamente. Cuando te afectan dos meses que vas a pérdida estás en un problema grave”, advirtió.

La raíz del problema

Para los comerciantes, el origen de la situación que pone en riesgo la continuidad de muchos emprendimientos es el financiamiento del presupuesto del Estado en todos sus niveles y particularmente de la empresa que provee la electricidad a los cordobeses.
“Córdoba y Santa Fe, que están las dos más o menos en el mismo nivel, tienen un costo más alto que otras provincias. Eso es lo que estamos relevando. Por ahí uno lo que les pide no es que bajen sino que se acomoden con otras provincias que están haciendo la distribución de la energía”, indicó el dirigente del sector comercial.
Un punto sensible dentro de la estructura del precio de la energía es el valor de la distribución de la electricidad. “La energía vale para todo el país igual pero en la parte de distribución está la diferencia nuestra”, aclaró Tamagnini.

Los impuestos municipales

Otro elemento que desnaturaliza la ecuación para los comerciantes cordobeses es el impacto de la tasa municipal que se aplica sobre la factura de la electricidad. El OIM es la imposición que cobran los municipios para el mantenimiento del sistema de alumbrado público. La alícuota varía según las disposiciones de cada localidad, pero es innegable que representa un compromiso para el equilibrio en los números de los emprendimientos comerciales.
“Cada porcentaje que se pueda bajar es un punto menos que tiene que pagar el consumidor. Como la alícuota se aplica sobre el monto total de la factura, significa mucho a la hora de pagar la factura”, sostuvo el representante del comercio sanfrancisqueño.

Discusión política de las tarifas

En el ámbito de los comerciantes se observa que el nivel de ventas muestra una incipiente mejora, aunque lejos de las expectativas y necesidades del sector.
En este panorama, la incidencia de las actualizaciones de tarifas en porcentajes que superan la inflación afectó claramente el margen de rentabilidad, que en algunos casos se transformó en negativo.
Es por ello que las entidades que representan al comercio apuestan al diálogo con las autoridades de Epec y del gobierno provincial para reformular la situación y evitar el inexorable cierre de negocios derivado del ahogo por los elevados costos.
Sin embargo, no se descarta que si las negociaciones se dilatan pueda tomarse alguna medida de acción directa como la que tuvo lugar hace un par de semanas en Río Cuarto, cuando se realizó un “apagón” de vidrieras para exponer a la sociedad el malestar por la situación.
“Va a llegar el momento en que va a haber una discusión política en serio, porque el gobierno va a tener que tomar una resolución”, recalcó la fuente consultada, en referencia a la necesidad de avanzar en una política tarifaria razonable por parte de Epec.

...

Tapa Edición Impresa

Seguí el desarrollo de esta noticia y otras más,
en la edición impresa de La Nueva Mañana
 
[Desde junio en todos los kioscos de la capital de Córdoba]


Te puede interesar