Inundaciones en Isla Verde, Buchardo y Arias afectaron la firmeza del suelo

Córdoba 08/07/2017
Los milímetros que cayeron en los últimos días complejizan el problema. En los campos las maquinarias se entierran. Están afectados los departamentos de M. Juárez, Roque Sáenz Peña y General Roca.
Isla verde

Distintas localidades y departamentos de Córdoba padecen por estos días inundaciones que se complejizan cada vez que cae más agua. Los pocos milímetros que cayeron sobre los departamentos de Marcos Juárez, Roque Sáenz Peña y General Roca zona sureste agravaron la situación hídrica.

En muchos casos el agua produjo la pérdida de la firmeza del suelo, agravada por el elevamiento de las napas y la poca radiación solar.

Matías Gvozdenovich, intendente municipal de Arias, dijo que la situación "se encuentra igual o peor" que unos meses antes.

"Desde Arias hacia Cavanagh, Guatimozín e Isla Verde, la cuenca de La Blanqueada ejerce una presión inmensa y eso provoca caminos cortados, pueblos amenazados y la falta de firmeza impide el ingreso de maquinarias tanto para sembrar como para sacar algunas cosechas que están embolsadas en sectores más altos", explicó a diario El Puntal de Río Cuarto.

Según el intendente el problema radica en que la mayoría de los establecimientos de campo contiguos a su localidad acumulan grandes masas hídricas, las superficies de laboreo se reducen y hay productores que tienen un campo de 300 hectáreas para sembrar -si pueden hacerlo- y la superficie de trabajo se reduce a menos de la mitad.

"Hace pocos días tuvimos una lluvia de escasa magnitud, alrededor de 20 milímetros, pero fue suficiente para que nos agrave la situación por el elevamiento freático. Las napas están muy elevadas, impiden trabajar, restan firmeza a los suelos. Destruyen caminos, no se pueden sacar las producciones del campo tales como granos cosechados, y en algunas zonas los pocos tamberos que quedan deben hacer milagros para pasar por los caminos, en su mayoría en pésimo estado de transitabilidad”, dijo.

En Isla Verde la situación también es crítica tanto en la zona urbana como rural. A mediados de esta semana, un productor decidió levantar lo poco que le quedaba de cosecha, pero las maquinarias quedaron virtualmente enterradas en el lodo de los lotes debido a que la napa está a nivel de la superficie.

Te puede interesar