Malargüe, mucho más que nieve en la tierra del vino

Turismo 28/06/2017 Por
Más allá de Las Leñas, uno de los centro de esquí más importantes de Argentina que ya se viste de blanco, la aventura, el relax y la exquisita gastronomía invitan a sumergirse en este magnífico rincón del sur mendocino.
Ver galería La Pasarela
1 / 5 - - Siguiendo el cauce del Río Grande, en uno de sus puntos más angostos, se encuentra La Pasarela, un puente de madera que cruza el río sobre un desfiladero.

chapa_ed_impresa_01

Con las primeras nevadas en la Cordillera de los Andes y las vacaciones de julio que ya se respiran, aficionados y principiantes se preparan para disfrutar de la nieve; las mejores pistas de Sudamérica calientan motores y entre ellas está Las Leñas, el paraíso de los esquiadores de Mendoza.

La base se encuentra a 2.240 metros sobre el nivel del mar y la cumbre a 3.430 metros, por lo que es el más elevado del país. Posee 13 medios de elevación, que permiten acceder a 27 pistas de esquí y snowboard clasificadas en principiantes, intermedios, avanzadas y expertos.
El buen pronóstico de nieve sumado al trabajo de mantenimiento permanente de las pistas, aumentan las expectativas y hacen prever que serán muchas las tablas que llegarán hasta uno de los destinos de vacaciones invernales por excelencia del país.

Pero los paisajes no se agotan ahí. Camino a los valles por ruta 222, la geografía muestra obras naturales magnánimas como la Laguna de la Niña Encantada y el Pozo de las Ánimas en Los Molles, lugares místicos en torno a los cuales se generaron varias leyendas y que son ideales para la actividad fotográfica, ya que presentan múltiples facetas según la hora del día en que se los frecuente.
Hacia el sur por la ruta 40, a sólo una hora de la ciudad, Caverna de las Brujas es sinónimo de aventura y encanto. Se trata de la reserva más visitada del departamento tanto por la magia que encierra ingresar a la montaña y los misterios que atesora, como por la diversidad de formaciones (estalactitas, estalagmitas y velos) que adornan el interior.
El circuito se completa con Manqui Malal, donde se realizan caminatas sobre fósiles milenarios y en los días más fríos se puede ver una cascada congelada. El aire helado invita a quedarse en un refugio que hace de restaurante y en el cual se sirven comidas caseras como el tradicional chivito malargüino y por las tardes las clásicas tortas fritas. Un auténtico lugar de encuentro.

A solo tres kilómetros -siempre por la ruta 40- llegamos a Turcara, un recorrido que conjuga tirolesa, vía ferrata, puente colgante, escalada y la mejor vista panorámica de la zona en un deck living para las visitas VIP de los Andes.
Otro de los circuitos infaltables es el de la Payunia y sus campos volcánicos de Llancanelo, propuestos para ser declarados Patrimonio Natural Mundial. Enclavado a 200 kilómetros de la ciudad cabecera de Malargüe, en la precordillera mendocina, es el mayor parque volcánico del mundo, con cerca de 800 conos a lo largo de 450 mil hectáreas, únicas por su belleza y su energía.

Cerca de la ciudad, dos íconos de las rutas alimentarias del chivito y la trucha seducen con sus platos distintivos: Castillos de Pincheira, que además de su hermosa vista de la montaña ofrece uno de los mejores chivitos al horno de barro y Cuyam co, o “agua que nace de la tierra”, que alberga el único criadero de truchas del sur mendocino. Allí se sirve un menú gourmet donde el salmónido se degusta en distintas preparaciones y los postres tienen un ingrediente especial, ya que son rescatados de recetas ancestrales.
Con su moderna arquitectura y sus calles tranquilas, la ciudad nos llama a sumergirnos en ella. El Planetario Malargüe, el Parque del Ayer, el Mercado Artesanal, el Museo y el Observatorio Pierre Auger componen un verdadero circuito científico e histórico imperdible.

Más información:
www.laslenas.com,
www.malargue.gov.ar
www.malarguetegusta.com

Te puede interesar