“El ciberacoso es una problemática de las sociedades violentas”

Sociedad 17/06/2017 Por
Así lo asegura Cecilia Pastorino vocera de Argentina Cibersegura. La viralización de juegos como la Ballena Azul o el Abecedario del Diablo obligaron a repensar el uso de las nuevas tecnologías.

chapa_ed_impresa_01

Las nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y en especial las redes sociales revolucionaron el mundo de la comunicación y, es imposible no ser consciente de este cambio.


Si bien han expandido las posibilidades de sociabilizar, estas nuevas herramientas pueden generar prácticas y situaciones de riesgo de las que los chicos se vuelven partícipes o víctimas directas, como ocurre con el ciberbullying y el grooming.
Para Cecilia Pastorino, vocera de Argentina Cibersegura -asociación civil especializada en la concientización y educación sobre el uso seguro de Internet-, “el ciberacoso es una problemática que se presenta en una sociedad que, de por sí, es violenta”.
“El bullying, es decir, la humillación y agresión a otro, es un fenómeno que se registra en todo el mundo, desde hace ya tiempo; la tecnología solo le dio un nuevo formato que se extiende y le da permanencia”, indicó la especialista.
Recientemente, una polémica serie estadounidense 13 Reasons Why (traducida como “Por trece razones”, en su versión en español) puso nuevamente sobre la mesa la discusión sobre el bullying escolar y su nueva faceta: el ciberacoso. También, la viralización de juegos peligrosos como “La Ballena Azul” o el “Abecedario del Diablo” abrieron el debate sobre los riesgos en la red.
El primer estudio, y el más reciente, sobre esta problemática fue publicado en 2015 por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), y arrojó como dato que el 63% de los jóvenes de las escuelas secundarias públicas y privadas de la ciudad Capital fue víctima de bullying alguna vez, mientras que el 53% padeció ciberacoso.
La muestra estuvo compuesta por 3.500 adolescentes de la ciudad de Córdoba, de 11 a 20 años, a los cuales se les administró el Test Ciberbullying, que evalúa agresiones “cara a cara” o mediadas por las tecnologías de la información y comunicación.
“Los resultados fueron y son preocupantes, sobre todo si se tiene en cuenta que la gran mayoría de los jóvenes consultados dijo haber visto situaciones de violencia y agresión entre sus compañeros en el colegio al que asisten”, señaló Griselda Cardozo, psicóloga y directora del proyecto.
La investigadora manifestó que los datos sólo son aplicables a la ciudad de Córdoba y que aún queda relevar y sistematizar datos correspondientes al interior provincial.
Por su parte, Pastorino destacó: “Es un fenómeno que preocupa en las escuelas, donde se están realizando distintas actividades para prevenirlo y eliminarlo. Las autoridades están más familiarizadas porque el bullying es una problemática de hace más años, aunque ahora alcanza
más impacto y permanencia con los medios digitales”.

Grooming: un enemigo silencioso detrás de la pantalla

El Código Penal en su artículo 131 establece penas de entre seis meses y cuatro años de prisión para el delito del ‘grooming’, práctica referente a la “utilización de medios electrónicos destinados a ejercer influencia sobre un menor para que realice prácticas sexuales explícitas o actos con connotación sexuales”. También, establece el mismo tenor de penas cuando “el material pornográfico obtenido” por la conducta referida “sea utilizada para obligar al menor a hacer o no hacer algo en contra de su voluntad”.
En diciembre pasado, la Justicia cordobesa dictó el primer fallo por grooming en la provincia que condenó a Marcos Dávila, un carpintero de 36 años, a nueve años de prisión efectiva por los delitos de “coacción calificada, publicación de imágenes privadas y lesiones graves” a una jovencita de 14 años, a través de su usuario falso “Brian Love”.
Pastorino afirmó que “esta forma de acoso se hace efectiva cuando un adulto contacta a jóvenes o niños, a través de Internet, mediante la manipulación o engaño, y ocultando la condición de adulto”. Y completó: “En muchos casos, el acosador se hace pasar por un par, generando un vínculo amistoso con la víctima. Luego de obtener imágenes o videos de contenidos sexual, amenaza con la difusión de ese material si no se accede a un encuentro personal”.
El grooming es una problemática a la cual debe prestarse particular atención en Córdoba, ya que en el último informe de gestión del Ministerio Público Fiscal publicado en 2016, se detalla de la totalidad de la de las causas judiciales en las que intervino la Unidad de delitos informáticos (18 casos en el periodo 2014 – 15), el 28% estaban relacionadas a hechos de gromming y la pornografía infantil.
Por otro lado, desde marzo a noviembre de 2015, se recibieron 102 reportes de pornografía infantil en línea, resultados obtenidos como consecuencia del convenio firmado por el Ministerio Público Fiscal de Córdoba y el Centro para Niños Desaparecidos y Explotados (“Ncmec” con siglas en inglés). Estos datos fueron procesados y remitidos a las dependencias correspondientes: la Unidad judicial de Delitos contra la integridad sexual y las fiscalías del Interior.
Las redes sociales, dotadas de facilidades técnicas para procurar el anonimato de sus interlocutores y la masividad de los destinatarios, son el ámbito propicio donde los pedófilos publican, distribuyen y comercializan material con contenido sexual infantil y captan a sus víctimas, destacó finalmente el Ministerio Público Fiscal en su informe anual.

Nuevas propuestas desde Córdoba

La Defensoría de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de Córdoba, un organismo autónomo de control que vela por garantizar en todos los ámbitos que se respete el interés superior del niño, presentó el pasado 7 de abril el Programa de Protección Digital, una iniciativa de trabajo conjunta con el Ministerio Público Fiscal provincial que tiene como misión la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia.
“Ya sea porque los adultos no estamos imbuidos en la lógica digital o porque no hemos comprendido que también en el mundo virtual los chicos necesitan ser acompañados, vemos que ellos terminan expuestos a nuevos peligros”, manifestó Amelia López, titular de la Defensoría. “Por eso, el objetivo de este programa es salir a la calle; que la Defensoría esté cerca y a disposición de los chicos con un medio más directo”, agregó.

La iniciativa busca concientizar y asesorar a los adultos acerca de las buenas prácticas y el uso saludable que deben tener niños y adolescentes en relación a las nuevas tecnologías e Internet. Además, intenta sensibilizar y prevenir acerca de los peligros a los que niños y niñas están expuestos en el mundo virtual, fomentando el diálogo y la confianza para educar sobre los usos de las nuevas tecnologías, con el fin de protegerlos.

Desde la perspectiva de la Defensoría de NNyA, se trata de “un programa integral que irá incorporando nuevas herramientas para responder al dinamismo tecnológico. Es el inicio de una acción articulada desde diferentes ámbitos del Estado, acompañando a adultos, padres y docentes en la tarea de compartir con los chicos los espacios virtuales y construir una ciudadanía respetuosa tanto en el mundo real como en el mundo virtual.”


Uno de los pilares fundamentales es una aplicación digital gratuita llamada “Chic@s App”, que puede descargarse en los celulares y que permite realizar un control parental de la actividad de los niños con su celular. Al respecto, Larisa Amaranto, responsable del Programa de Protección Digital expresó: “Esta herramienta es absolutamente innovadora. Tiene una funcionalidad que permite hacer el rastreo y la monitorización de las llamadas que tiene su hijo y, en siguientes actualizaciones, va a poder rastrear su localización así como imágenes y videos que resulten inadecuadas, pero siempre apuntando a respetar la privacidad y el consentimiento de los niños, niñas y adolescentes”.

La Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes brinda asesoramiento a consultas sobre las distintas problemáticas vinculadas con las redes a través de su página web: https://www.ddna.cba.gov.ar o contactándose por vía telefónica al (351) - 42

Además, los padres pueden enviar desde la App consultas a la Defensoría, creándose así un canal bidireccional de comunicación. La misma aplicación permitirá además que el niño esté contactado con la Defensoría y hacer consultas.
“La idea es cuidar a los chicos en la red, al igual que lo hacemos en la vida real frente a todos los peligros a los que están expuestos. Debemos conocer y comprender que en el mundo virtual también hay riesgos por lo cual es importante formar una ciudadanía real y digital responsable”, precisó Larisa Amaranto.
Todos aquellos interesados en descargar la App de la Defensoría pueden hacerlo desde su tienda de descarga, buscándola como DDNApp.

¿Cómo hacer frente a las amenazas en las redes?

Para la especialista Griselda Cardozo, la clave está en el diálogo. “Hablar es el mejor antídoto para cualquier problema. Sin embargo, muchos adultos creen que el acoso es una práctica que se da entre chicos y no le dan la importancia necesaria como para hablarlo en familia”, declaró.
Desde Argentina Cibersegura, se recomienda generar un diálogo fluido con los adolescentes para conocer cuáles son sus actividades en Internet, no alejarse y dejarlos solos, y al mismo tiempo respetar su privacidad.
Asimismo, Cecilia Pastorino, vocera de la organización, comentó que no hay que negarles el acceso a Internet. “No los podemos privar de conocer y disfrutar de un medio de comunicación y aprendizaje tan rico, porque, además, con él están adquiriendo habilidades que van a necesitar para el futuro”, afirmó.

 

Te puede interesar