Oktoberfest, más auténtica y tradicional que nunca

Turismo 10/10/2016
La Fiesta Nacional de la Cerveza sigue justificando por qué es una de las más convocantes del país. En esta edición estrenó un nuevo predio, duplicó el recorrido del clásico desfile y varió su propuesta cultural, turística y también gastronómica.
Ver galería
1 / 17 - Foto: Municipalidad de Villa General Belgrano.

Si de algo puede vanagloriarse Córdoba es de que cuenta con uno de los calendarios de fiestas y festividades más nutridos de todo el país.

La Oktoberfest, ese combo de cultura y tradición cargado de sabor, es una de las que se impone dentro de la agenda federal cada vez que llega octubre. Y en esta edición de un modo especial, porque al ritual cervecero de raíces centroeuropeas incorporó una serie de propuestas gastronómicas y culturales renovadas que, sin perder su sello identitario, la hacen aún más abarcativa y plural.

De todo eso se pudo disfrutar por primera vez en un nuevo predio, un “Bosque Cervecero” de seis hectáreas y media que durante 11 días albergó un anfiteatro natural con capacidad para 3.800 personas y por el desfilaron 1.700 artistas; 30 stands de comidas; artesanías típicas y 60 variedades de cerveza.

“La Oktoberfest cumplió 53 años de vida y estamos contentos por la inauguración de la casa propia, un bosque natural con gran cantidad de stands donde se puede ver el escenario desde muchísimos lugares por la geografía que tiene el predio, ubicado junto a un arroyo y con vista a las sierras”, explica Pablo Sgubini, Secretario de Turismo de Villa General Belgrano en diálogo con La NUEVA Mañana.

“Este es un espacio muy simbólico para nosotros porque en el año ’75 la Comisión del Centro de Comercio junto con el jefe comunal de ese momento decidieron hacer el predio acá. Luego llegó la dictadura, ellos fueron detenidos y ese deseo quedó en la nada”, cuenta. Y destaca: “Después de un referéndum que propuso el intendente actual, Sergio Favot, el 70 por ciento de los votantes eligió este lugar. Pasaron 41 años, la historia se reencauza y el ‘Bosque de los Pioneros’ que muchos soñaron hoy es una hermosa realidad”.

Derroche de espuma y algo más

En Villa General Belgrano la fiesta que termina en el predio comienza a palpitarse desde temprano en cada rincón del pueblo. Las calles son un estallido de música, sabores y colores a través de los trajes típicos que visten familias de inmigrantes enteras, reivindicando que la tradición no pasa de moda.

El desfile, que antes atravesaba sólo el Centro, este año duplicó su recorrido y a lo largo de tres kilómetros cruza la ciudad de norte a sur para llegar al Bosque Cervecero, donde los gauchos a caballo ponen el broche de oro “haciéndola más popular y más nuestra”, dicen desde Turismo. Trasladarse de un punto a otro ahora también es mucho más sencillo gracias a los Bier Bus, los colectivos gratuitos que dispuso el municipio y que cubren todos los trayectos hasta el corazón de la celebración. 

Con el espíritu festivo ya instalado entre el público, el "espiche" - como se denomina a la apertura del primer barril de la jornada - es el momento más esperado por todos; un ritual que continúa en los alrededores regado con distintas variedades de cerveza y acompañado por la más exquisita gastronomía. La fiesta se hace interminable y sigue subiendo a la par de la espuma.  

Natalia Guantay

nguantay@lmdiario.com.ar

Te puede interesar