Carucha Corti, el cordobés que hace sonreír a Santa Tecla

Opinión 22/05/2017
El equipo de la ciudad donde vivo, está de fiesta, y Ernesto Corti, es un responsable directo del éxito logrado en periodo menor a los doce meses. Por Robbie Ruud (periodista de El Salvador para LA NUEVA MAÑANA)
ERNESTO CORTI
Foto: Por Lissette Monterrosa, EDH Deportes.

Cuando pienso en los métodos, la manera de pensar, de hacer, de transformar de Ernesto Corti; recuerdo con nostalgia a Juan Quartarone Carbone.

Quartarone, que en paz descanse, fue uno de los mejores entrenadores argentinos en El Salvador. El exfutbolista de Racing de Avellaneda y Platense marcó historia en el "Pulgarcito" de América; y hoy por hoy, "Carucha" tiene las credenciales para emular al "Brujo" -como llamaban a Quartarone- y una huella importante por estos lares.

Ernesto Corti ha sido capaz de reforzar la identidad de Santa Tecla como un equipo sólido en todas sus líneas, sin individualidades que reclamen protagonismo mediático. El argentino tomó a Santa Tecla hace poco más de 10 meses, y se encargó de pulir la maquinaria que ya había logrado un título de primera división.

Mirá lo que has hecho Ernesto, fijate bien; con tu trabajo revolucionaste el fútbol salvadoreño; un fútbol precario. Precario porque fuera de este cafetal los equipos salvadoreños hacen poco en la última década, pero ahora eso puede cambiar si seguís con tu proyecto.

Carucha, campeón dos veces en tan solo seis meses. Eso es un justo premio al esfuerzo, al trabajo, a la valentía de aportar ideas frescas, a renovar las formas, a pasar el trapo, a encerar, a lucir... a imponer un estilo.

Corti, logró trasladar un poco de gloria, sí, esa gloria con la que se bañó en Instituto de Córdoba, Argentina. Ahí donde es ídolo desde hace años, y donde hoy no se habla más que de Paulo Dybala. Ahora, con certeza, aseguro que hay un poco de "La Gloria" en las venas tecleñas, no se ve por dónde esto pueda parar.

Santa Tecla FC es en la actualidad un equipo más que distinto. Juega bien al fútbol, y cada día mejor. Alta culpa de Carucha y su cuerpo técnico.

Corti dejó a Sebastián Abreu la oportunidad de colaborar en el equipo cuando la leyenda charrúa ganó su primer título en El Salvador. En el torneo que recién terminó supo darle cancha también a Carlos Bueno, otro oriental de mil batallas, para que este transmitiera sus conocimientos al grupo; que lo supo acoger y valorar.

Y es que para dimensionar bien el trabajo táctico, se requieren de conocimientos exactos y precisos para evaluar lo hecho en Santa Tecla. Sin embargo, me tomo el atrevimiento para señalar de forma muy breve un poco de sus logros (a parte de las dos ligas salvadoreñas obtenidas):

- Santa Tecla es un equipo ordenado en todas sus líneas. Todos -sin excepción- corren con un propósito estudiado y aplicado, con la voluntad de sumar en defensa y en ataque; e insisto, con un orden natural y armonioso.

- En todas las franjas se ve que el equipo forma triángulos cuando posee el balón, algo que desarma cualquier omnibus estacionado en cancha y cerca de la meta.

- Ernesto Corti hizo que los futbolistas del Santa Tecla sean capaces de tomar mejores decisiones en cancha, y en cuestión de segundos. Si en un instante no se pudo por la banda, van por el centro; si el centro está congestionado, la banda de nuevo, sino, de retroceso y de vuelta a los trazos mencionados. Con paciencia, y levantando la cabeza.

Suena simple y lo simple, es lo más difícil de hacer en el fútbol. Carucha trajo sus conceptos nada simples, para dotar de grandeza al Santa Tecla. Declaro culpable a Ernesto Corti de los cargos que se le imputan: devolver la alegría a una ciudad que no tuvo un equipo de fútbol en 50 años, y el de ser un profesional con todas las letras. Que viva el fútbol, orgullo de Córdoba. ¡Salud!

Te puede interesar