La historia detrás de la foto con el ídolo

El cordobés Mateo García cumplió un sueño al intercambiar camiseta con Leo Messi pero, además, se llevó una tremenda sorpresa. Fue el 14 de mayo cuando Las Palmas recibió la visita del Barcelona. Allí García se sacó las ganas de conocer a su ídolo.
MATEO GARCIA

Estaba en las inferiores de Instituto y soñaba con alguna vez llegar a Primera. Y entre sus ilusiones, aún más lejanas, estaba la de conocer a su ídolo. Era una adolescente que recogía elogios por su juego, pero sabía que sus pretensiones eran a largo plazo. Se aferró a por ellos, y de manera vertiginosa, tal cual es la vida en ocasiones, Mateo García comenzó a cumplirlos.

Sin embargo, esos anhelos de purrete, siempre tuvieron un plus en el momento de concretarlos. Y sí, como cuando juega… siempre un plus.

Con 17 años, el 6 de junio de 2014, debutó en el primer equipo de “La Gloria”. Y mostró sus cualidades. Aunque ese año y en la primera mitad del 2015 sumó apenas un puñado de minutos, cuando llegó Héctor Rivoira a Alta Córdoba, en mayo del 2015, comenzó a tener más protagonismo. Y esas virtudes que mostró en La Agustina, que hizo que fuera citado a los seleccionados juveniles en varias ocasiones, las mostró en la B Nacional. Los ojos se posaron en él, y en agosto del 2016 fue contratado por la Unión Deportiva Las Palmas, de España, a cambio de 5 millones de pesos.

Y comenzó otra etapa en su carrera dertiva.

Tuvo varios partidos importantes en la Liga española, teniendo grandes actuaciones frente a Deportivo La Coruña y el Atlético Madrid del “Cholo” Simeone.

Pero tenía aún pendiente uno de sus sueños. Conocer a su ídolo Lionel Messi. Y se pudo concretar. El 14 de mayo último, cuando Las Palmas recibió la visita del Barcelona, Mateo García se sacó esas ganas. Sí, la historia dirá que ese día, el equipo culé goleó por 4-1 a los “Canarios”. Sin embargo, para el cordobés fue especial.

 

EL ENCUENTRO

Al finalizar el partido, Mateo se fue hasta la puerta del vestuario visitante. Esperaba que salieran los jugadores del Barcelona. Quería intercambiar su camiseta con su ídolo. Los nervios lo carcomían. Los minutos pasaban. El primero en salir fue Javier Mascherano. Se saludaron. El “Jefecito” le contó de una lesión que le impide jugar los últimos partidos del torneo. Los minutos pasaban y Messi no salía. Hasta que la puerta se abrió. Uno de los últimos en salir fue el capitán de la Selección argentina. El corazón al cordobés le latió más fuerte. Messi iba acompañado de Luis Suárez. El uruguayo se quedó a hablar con un compatriota y Leo se acercó a Mateo. Se saludaron. Comenzaron a charlar. Mateo primero le dijo, tímidamente, que él era argentino y que le quería cambiar la camiseta. Y para sorpresa del ex Instituto, Messi le respondió que claro, que lo conocía. “¿De qué parte de Argentina sos?”, fue la pregunta del mejor futbolista del mundo. Mateo le contó que era de Córdoba. Hablaron de la cercanía de Córdoba y Rosario, y demás, como por ejemplo “¿Cómo te está yendo? ¿Estás cómodo en el club? Messi ya estaba bañado. No tenía la camiseta consigo. Mateo tenía la suya en la mano. Pero no quedó ahí. Leo le pegó un grito al utilero y a los minutos… Messi, su ídolo, el “10” de la Selección, el que rompe récords, el mismo que cuando él era un nene lo admiraba por la tele, le estaba dando su camiseta. El intercambio se produjo. Se sacaron una foto. Fue mágico para Mateo García. Un momento único. Listo, uno de sus sueños cumplidos. Ahora va por otros...

Te puede interesar