Donald Trump se defiende de un nuevo escándalo

Mundo 17/05/2017 Por
Tras la versión periodística de que el presidente estadounidense Donald Trump habría revelado “información clasificada” a los rusos, el mandatario ensayó una defensa de su gestión.
trump

El pasado lunes 15, el diario Washington Post publicó que el presidente estadounidense Donald Trump había compartido información secreta con miembros del gobierno ruso. En una nota firmada por Greg Miller y Jeff Gaffe, el diario acusó a Trump de haber revelado “información altamente clasificada al Ministro de Asuntos Exteriores y al embajador de Rusia la semana pasada en la Casa Blaca, según funcionarios y ex funcionarios que dijeron que las filtraciones del presidente pusieron en peligro a una fuente de inteligencia crítica sobre el Estado Islámico”.

Se suma así otra polémica entre Trump y la comunidad de inteligencia, después de haber despedido a James Comey, director de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés). Y es que justamente un día después del despido, Trump recibió en la Casa Blanca al Ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y al embajador de ese país en los EE.UU., Sergey Kislyak. En esa reunión –siempre según la versión del Washington Post-, Trump “se salió del guión” y habría descrito detalles sobre “una amenaza terrorista del EI (Estado Islámico), relacionada con el uso de laptops en aeronaves”. Lo más alarmante, de acuerdo al Post, es que Trump habría dicho a los funcionarios rusos en qué ciudad del territorio de la organización terrorista habrían conseguido ese dato.

Si bien la revelación de esos secretos no sería ilegal, algunos funcionarios manifestaron preocupación por la capacidad del mandatario de comprender las potenciales implicaciones de esa indiscreción, que algunos analistas dicen que podrían comprometer seriamente las capacidades de inteligencia estadounidenses. Por su parte, Donald Trump admitió haber compartido información sensible con Rusia, pero “con fines humanitarios, y porque quiero que Rusia dé un paso importante en la lucha contra el terrorismo y el EI”.

Rápido de reflejos, el vocero de la Casa Blanca argumentó que “de ninguna manera la declaración de Trump es una admisión de que haya revelado información clasificada”. Mientras tanto, una buena parte de los medios de comunicación norteamericanos siguen expresando preocupación por este último escándalo, sin tener en claro qué consecuencias podría tener.

Te puede interesar