Monsanto fue hallado culpable de "ecocidio" por un tribunal en La Haya

Sociedad 19/04/2017
Un Tribunal Internacional Popular también encontró a la empresa culpable de violaciones de los derechos a un medio ambiente sano y equilibrado. El fallo no tiene validez jurídica pero sus conclusiones podrían ser usadas en posteriores juicios.

La firma multinacional Monsanto, recientemente comprada por la empresa Bayer, dedicada a los agroquímicos fue condenada como culpable de cometer “ecocidio” por parte de un Tribunal Internacional Popular convocado en La Haya. La acusación, sin validez jurídica, fue dictaminada por cinco “jueces” que analizaron testimonios de tres decenas de damnificados, testigos y el aporte de más de mil organizaciones ambientalistas.

La empresa Monsanto, que desde principios del siglo XX ha comercializado productos altamente tóxicos, como el PCB, el 2,4,5-T, el herbicida Lasso y el famoso Roundup, elaborado a base de glifosato, fue sometida a un tribunal ético integrado por cinco prestigiosos jueces, entre ellos, la argentina Eleonora Lamm, subdirectora de derechos humanos de la Suprema Corte de Mendoza. Para ello, se utilizaron los mismos procedimientos que utiliza la Corte Penal Internacional de La Haya, pero la compañía se negó a participar, según informó Infobae.

La idea fue impulsada por más de mil organizaciones no gubernamentales de todo el mundo. Si bien el tribunal era simbólico, sus conclusiones empezarán a ser usadas en demandas a lo largo y ancho del planeta, y se usarán para intentar que se modifique el Estatuto de Roma y se incluya la figura del ecocidio.

La conclusión de los jueces no dejó lugar a dudas. "Si el delito de ecocidio se reconociera en el derecho penal internacional, las actividades de Monsanto posiblemente constituirían un delito de ecocidio en la medida en que causan daños sustanciosos y duraderos a la diversidad biológica y los ecosistemas, y afectan a la vida y la salud de las poblaciones humanas", advirtió el fallo.

"Monsanto ha incurrido en conductas que tienen efectos graves y negativos en el medio ambiente y han afectado a innumerables personas y comunidades de muchos países, así como a la salud del propio entorno, con las consiguientes repercusiones en las plantas y los animales y en la diversidad biológica", estimó el tribunal.

El tribunal también destacó los "daños producidos en el suelo, en los nutrientes, que influyeron negativamente en las condiciones que requieren los cultivos, y en las corrientes de agua utilizadas para el mismo trabajo agrícola".

Te puede interesar