Cambiemos criticó a UPC por apoyar a Magario

Política 06/10/2016
La representación cordobesa de la alianza que gobierna el país cuestionó al peronismo local por respaldar a la intendenta de La Matanza al frente de la Federación Argentina de Municipios. “Unión Por Córdoba votó volver al pasado”.
Ampliar
El jefe de Gabinete y la intendente K juntos, mientras Mestre critica su elección en la FAM.

En un nuevo capítulo de este salto de fase y etapa previa a la campaña por las elecciones legislativas del año próximo, Cambiemos salió a cuestionar al peronismo cordobés por votar a Verónica Magario al frente de la Federación Argentina de Municipios (FAM).

Cabe recordar que la intendenta de La Matanza fue ungida al frente de la entidad que comandaba el también peronista K y jefe comunal de Florencio Varela, Julio Pereyra. Y la consagración de la reemplazante de Fernando Espinoza en el distrito más grande la provincia de Buenos Aires, se dio con la ausencia de los referentes no solo de Cambiemos sino también del PJ dialoguista que integra el Frente Renovador de Sergio Massa.

No obstante, contó con el respaldo de algunos gobernadores del peronismo como Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Sergio Uñac (San Juan) y Domingo Peppo (Chaco); y de más de 200 jefes comunales de todo el país, entre los que se encontraron varios cordobeses –no hubo primera línea del gobierno de Juan Schiaretti en el acto de Costa Salguero- lo que terminó provocando el malestar de la alianza en Córdoba.

La representación cordobesa de la coalición que se encuentra al frente del Ejecutivo nacional cuestionó a Unión Por Córdoba por apoyar a la referente kirchnerista y lo hizo emitiendo un duro comunicado. En el escrito difundido en las últimas horas del jueves y firmado por los radicales Ramón Mestre, Mario Negri y Orlando Arduh; además de los macristas Nicolás Massot, Javier Pretto, Darío Capitani y Gabriel Frizza; y los juecistas Ernesto Martínez y Daniel Juez, los representantes de la alianza en Córdoba dijeron que “Unión Por Córdoba votó volver al pasado”.

“Sentimos que el peronismo tiene la responsabilidad cívica de entender que perder una elección como la del año pasado no debe ser utilizada como una excusa para una revancha desestabilizadora. Sino, una oportunidad para emprender su demorada democratización interna” se animaron a fustigar radicales, macristas y juecistas. Casi como pretendiendo intervenir en el proceso que debe dar un partido, el Justicialista, que no forma parte del acuerdo tripartito que gobierna a nivel nacional.

Sin embargo, no quedó ahí. La alianza también señaló en el escrito: “La agonía del modelo Nacional y Popular, cuyos espasmos autocráticos sobrellevamos en los primeros meses del gobierno de Cambiemos, anuncia que no todos han comprendido cabalmente este concepto. Está claro que Unión por Córdoba y sus intendentes no asumen ni toleran, que han perdido una elección a nivel nacional”. Acusando incluso de “complicar la estabilidad política de los actuales gobernantes”. “El peronismo de Córdoba, tal como lo hiciera en 2011 entregando su lista de Diputados, hoy priorizó sus intereses partidarios y, a espaldas de la gente, votó a la ultrakirchnerista Magario” agregaron.

Sin embargo, y pese a la dureza como así también al enojo de radicales, juecistas y macristas, la realidad indica que uno de los anotados para ese cargo en algún momento fue el propio Mestre. Y que, la elección de Magario significa una derrota para el oficialismo nacional pero fundamentalmente para la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

La interna nacional afectó a Mestre

En medio de distintas versiones que surgieron en las últimas horas, una data de un revés que sufrió el propio Mestre en medio de la interna nacional que mantienen desde hace meses Vidal con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Y a propósito de esta puja, trascendió una foto del pasado martes por la noche en un restorán del barrio porteño de San Telmo y que incluyó a Peña, Magario y de la que también participó Fernando de Andreis, el Secretario General de la Presidencia.

Ante este escenario,  para muchos y a 700Km de distancia, quedó claro que el jefe comunal capitalino quedó rehén de la interna en la cúpula macrista. Por lo tanto, en la escala de afectados por la consagración de Magario, Vidal y Mestre quedaron a la par. Pero con el intendente dando un mensaje de presión al gobierno central mucho más explícito de lo expresado, hasta el momento, por la gobernadora bonaerense.

 

Te puede interesar