Los que luchan y los que callan

Opinión 07/04/2017
El paro general ha sido un éxito a pesar de las actitudes dilatorias de los que no pudieron evitar convocarlo.

Córdoba, 06 de abril de 2017

El paro general ha sido un éxito a pesar de las actitudes dilatorias de los que no pudieron evitar convocarlo.

Mientras el grupo de gerentes de empresas se preparaba para asumir el gobierno, ellos dieron el nombre para ocupar el ministerio de Trabajo.

Cuando Macri devaluó nuestra moneda generando la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores y una brutal transferencia de recursos a los que más tienen, ellos guardaron silencio.

Cuando el gobierno de Macri implementó las primeras medidas y empezaron los despidos, las suspensiones, los cierres de pequeñas empresas… ellos dijeron que había que dejarlos gobernar y esperar.

Cuando vinieron los tarifazos en los servicios básicos y los aumentos desmedidos en los precios en general, ellos abonaron la teoría que era un sinceramiento de nuestra economía.

Cuando eliminaron las retenciones a la exportación minera y a los productos agropecuarios, ellos se quedaron en silencio.

Cuando se metieron con nuestros científicos reduciendo el presupuesto de Conicet y limitando los programas de investigación, nada dijeron.

Cuando a pesar de la promesa de bajarla, la inflación duplicó las cifras de años anteriores, ellos callaron ante el cinismo de afirmar que ahora se medía bien.

Cuando después de un año y medio de gobierno de gerentes se evidenció que había un millón y medio de nuevos pobres en el país, ellos corearon al unísono que era parte de la pesada herencia.

Cuando los trabajadores, los desocupados y el pueblo todo pedían a gritos un paro general para frenar la entrega del país y el saqueo a los bolsillos de los que menos tienen, ellos hicieron un acto.

Cuando en el acto los trabajadores reclamaron la fecha del paro, ellos dijeron que no era tiempo y salieron huyendo.

Cuando finalmente la fecha fue fijada porque los trabajadores ya estaban en la calle reclamando, ellos mandaron a quedarse en la casa.

Este 6 de abril, los que luchamos día a día al lado de nuestro pueblo estuvimos en la calle. Tratando de recuperar las mejores tradiciones de lucha de nuestra historia. El espíritu combativo que inspiró a los protagonistas del Cordobazo.

Seguiremos caminando las calles para ponerle freno a este plan económico que pretende dejarnos de rodillas frente a los poderosos.

Seguiremos luchando para que no sigan entregando la patria.
Los que callan, tendrán sin duda, un lugar reservado en las páginas de la indignidad, de la traición y el olvido.

Para frenar el saqueo del gobierno de los gerentes, para enfrentar la traición de ciertos dirigentes, necesitamos un movimiento obrero unido y movilizado.

*Mauricio Saillén - Secretario General “Nacional y Popular CGT Rodriguez Peña”

 

Te puede interesar